12 feb. 2017

Mensaje 5 feb 2017 - Jacarei - Vean en que desolacion se encuentra la humanidad...


FIESTA DE SANTA ÁGUEDA DE CATANIA
VIRGEN Y MÁRTIR (231-251)



MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA



“Queridos hijos, hoy, en la fiesta de Mi hija Santa Águeda, Yo vengo del Cielo para nuevamente decir a ustedes: “Amen el Amor.”

El Amor es Jesús. El Amor es Dios. Dios es Amor. El Amor es Dios. El Amor es Jesús.

Amen el Amor que no es amado. Amen el Amor que es despreciado por los hombres y que es pisado por los pies ingratos de tantos hijos que, sin embargo creados con tanto amor por su Padre Creador, esos hijos desprecian el Amor del Padre todos los días, colmándolo y saturándolo de ofensas, ingratitudes, pecados y sacrilegios.

Amen el Amor. El Amor que aquí vino al encuentro de ustedes, para salvar a todos ustedes. El Amor que aquí se reveló por medio de Mí, reveló Su Faz dulce, tierna, cariñosa, suave, Su Faz amorosa que quiere salvar a todos Sus hijos, que quiere salvar a todos ustedes.

Amen el Amor. El Amor que aquí no ahorró esfuerzos para aproximarse de todos ustedes, para revelarse a ustedes, para darse a ustedes, para arrancarles del lodazal del pecado, para arrancarles del lodazal de la confusión espiritual, de la apostasía, de la indiferencia en que ustedes estaban, el Amor que aquí no midió sacrificios ni esfuerzos para salvarles y para enriquecerles con Sus Gracias y Sus Dones de Amor.

Amen el Amor que aquí Me envió para ser la Mensajera del Amor y de la Paz, para ser señal del Amor de Dios entre ustedes, para ser la puerta para este Amor y el camino que lleva a ustedes para este Amor.

Amen el Amor que aquí a través de Mí, con palabras simples, con palabras claras y luminosas, se hizo conocer a ustedes, se hizo sentir por ustedes, se hizo ver por ustedes, se dejó encontrar por ustedes.

Amen este Amor que es Dios, que es Jesús, y que Yo traigo Conmigo en Mis Apariciones aquí. Abran sus corazones a Él y dejen que Él entre en el corazón de ustedes y en ellos Reine como entró y Reinó en el corazón de Mi hija Ágata, Águeda.

Si ustedes abrieren sus corazones para Jesús, para el Amor como Ella, Dios dará a ustedes una fortaleza inquebrantable contra la cual ni el demonio y ni diez mil demonios podrán hacer nada para derribarles y para robar de ustedes la Corona de la Vida Eterna.

Si ustedes abrieren los corazones para este Amor, que es el propio Jesús, que es Dios, que es el Espíritu Santo, y que aquí ustedes conocen como “Llama de Amor del Corazón Inmaculado de María”, este Amor va a transformarles en los Grandes Santos como el mundo nunca vio, ustedes serán testimonios valientes como Mi hija Águeda y a través de la palabra, del ejemplo, de los méritos y también de los sufrimientos de ustedes como un pequeño martirio cotidiano, millones de almas serán salvas y entonces, la Mística Luz de Mi Corazón Inmaculado se irradiará para el mundo entero, transformándolo en el Reino de Amor de Mi Corazón y del Señor.

Este Amor está tan cerca de ustedes, es Mi Llama de Amor, extiendan la mano, tóquenlo, siéntanlo, recíbanlo, colóquenlo, enciéndanlo en sus corazones.

Mi Llama de Amor entonces iluminará el interior de ustedes, disipando toda tiniebla de pecado, toda tiniebla de confusión espiritual y dará a ustedes la fuerza y la energía interior necesaria, para que ustedes se arrojen en los brazos de Jesús y ustedes amen a Jesús como nunca Él fue amado sobre la faz de la tierra.

Entonces, Mi enemigo habrá perdido la mayor de todas las batallas: la batalla del corazón de ustedes, porque eso es lo que él quiere. Como usurpador, él desea tomar de Mi Hijo, el lugar que pertenece a Él en los corazones de ustedes. Y si ustedes dieren sus corazones a Jesús, que es el Amor, Satanás será derrotado, perderá la batalla del corazón de ustedes y entonces, su derrota definitiva en la guerra final entre Mí, la Mujer Vestida de Sol y él, entre Mi Hijo y él, esa derrota sucederá en un brevísimo periodo de tiempo.

¡Oh Mis hijos! Esparzan Mi Llama de Amor por toda la tierra. Vean la desolación en que se encuentra la humanidad. Miren, todo el mundo hundido en el lodo del pecado. Miren, todo el mundo dilacerado por las guerras, por las discordias, por las luchas fraticidas, por el aborto, por la perdición de la juventud, por las familias sin oración, sin fe, viviendo como Paganos y criando hijos no para Dios, pero para perderse en las cosas mundanas. ¡Miren Mi dolor! ¡Miren Mi Corazón que es puro dolor por la pérdida de tantas almas!

Enciendan Mi Llama de Amor en las almas y en los corazones, haciendo Mis cenáculos de oración por todas partes. Dando a todos un luminoso ejemplo de amor, de oración, de fidelidad a Dios, testimoniando valientemente la Fe Católica como Mi hija Águeda. Y si por esa causa viniere a ustedes la cruz de la persecusión, de la incomprensión o hasta del martirio, abrácenla valientemente para la salvación de tantas millones de almas atribuidas a ustedes y que sin las oraciones y sacrificios de ustedes, sin el amor de ustedes, no podrán salvarse.

Nubes oscuras, densas, recubren toda la tierra. Es la nube de la apostasía. Es la nube de la pérdida de la Verdadera Fe Católica. Es la nube de la confusión espiritual. ¡Ayúdenme a disipar esas nubes densas con la luz de la fe, de la oración y del amor de ustedes! Si ustedes Mis hijos, colocaren el amor de ustedes en colaboración con Mi Llama de Amor, esa Mística Luz de Nuestros Corazones pulsando juntos, ahuyentará las tinieblas y de nuevo brillará el sol de la salvación y de la paz para toda la humanidad.

Nubes rojas cubren toda la tierra. Es la nube del protestantismo, del socialismo, de la revolución contra Dios. Ayúdenme hijos con la Mística Luz de Mi Llama de Amor unida a la luz de sus oraciones, sacrificios generosos y luminosos ofrecidos a Mí todos los días, podremos ahuyentar esa nube, esa nube pestilenta y mortal que aún está suspendida sobre el Brasil, América Latina y tantos lugares del mundo.

Vean el mundo recubierto Mis hijos, con la nube gris del protestantismo y de las sectas. Con la Luz de Mi Llama de Amor unida a la luz de los rosarios, ayunos y sacrificios que ustedes ofrecen a Mí, pueda ahuyentar esa nube gris del protestantismo, del Brasil y del mundo entero.

Vengan, vengan a Mí. Vengan y denme sus corazones y entonces, Nuestros Corazones pulsando juntos, emitirán una luz tan fuerte, que Satanás y los demonios quedarán paralizados como estatuas y no podrán más seducir a las almas para el error y para el pecado. Yo cuento con el “Sí” del corazón de ustedes y con la generosidad de ustedes para realizar todo aquello que Mi Hijo Jesús, el Padre y el Espíritu Santo, aquí Me mandaron hacer.

Yo Soy María, aplastadora de la serpiente infernal, Señora de todos los pueblos y Reina de todos los Santos. Y aquí, en la persona de Mi hijito Marcos, el más obediente de Mis siervos, Yo emano Mi Mística Luz que cada vez más atrae más corazones para Mi Llama de Amor y para formar aquí Mi falange* invencible de almas incesantes de amor y en su persona levanto aquí siempre más, Mi Santuario, Mi fortaleza invencible de fe, amor y oración. Y de aquí emanaré Mi Mística Luz junto con la luz de los corazones que Me respondieron “Sí” y entonces, en el momento marcado por Dios, pararé a Satanás para siempre y Nuestra Luz unida al brillo que emitirá el Espíritu Santo en el Segundo Pentecostés, terminará por arrojar y aprisionar a Satanás y los demonios para siempre en las profundidades del infierno. El mundo será renovado, Satanás será derrotado, el mal y el pecado serán desechados de la tierra y en fin triunfará Mi Corazón Inmaculado y Dios será de nuevo servido y adorado para siempre.

Continúen rezando Mi Rosario todos los días. Por medio de ello, Mi Llama de Amor hará cada vez más con que ustedes amen el Amor que es Dios, que es Jesús y entonces Mis hijos, la luz brillará y las tinieblas del mal finalmente serán disipadas.



A todos Yo bendigo con amor ahora: de LOURDES… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”



*Falange: “Es una organización táctica para la guerra.”

*Duns Escoto: “Se refiere al Beato Juan Duns Escoto (Escocés, 1266-1308), que defendió valientemente en su tiempo, en un debate religioso, el Dogma de la Inmaculada Concepción que la Iglesia solo aprobaría en 1854.



MENSAJE DE SANTA ÁGUEDA DE CATANIA


“Amados hermanos Míos, Yo, Águeda de Catania, estoy muy feliz por venir aquí hoy con la Madre de Dios una vez más para bendecirles y para decir: “Amo a todos ustedes, amo con todo Mi Corazón, amo a ustedes y he protegido a ustedes de todos los males que ahora en el momento presente, hacen caer a tantas almas en las manos de Satanás y perder la salvación.”

Amo a ustedes. He oído las oraciones de ustedes y a nadie he dejado abandonado ni desamparado.

Amo a ustedes y pido a ustedes: “Amen el Amor Divino que Me amó y que Me transformó en una estrella brillantísima en el Cielo, que aún hoy, arroja rayos luminosos en medio de la oscuridad de la humanidad sin Dios, para iluminarla y mostrar para ella, el camino cierto de la salvación.”

Amen el Amor Divino, abriendo para Él, las puertas de los corazones de ustedes. No tengan miedo de ese Amor. No tengan miedo de experimentar ese Amor. Den una oportunidad a ese Amor y ustedes verán de lo que Él será capaz de hacer. No lo bloqueen, no lo frenen, no lo mantengan más reconcentrado en el Corazón de Jesús y de María, pero antes, dejen ese Amor Divino, esa Llama de Amor, bajar a ustedes y transformarles en Llamas incesantes de Amor.

Amen el Amor Divino, renunciando a las cosas mundanas, que impiden a ustedes recibir y vivir ese Amor, dar los frutos de ese Amor y también transfigurarse en esa Llama de Amor, tornándose la Perfecta Humanidad Realizada en Dios como la Virgen María es.

Entonces, ustedes serán transformados en la imagen y semejanza de Dios, tendrán Su Amor, tendrán Su Gracia, se tornarán herederos de la felicidad eterna y el Padre revelará a ustedes los Secretos de Su Amor, que Él sólo revela a aquellos que abren sus corazones para Él, tornándose Sus amigos y amigos íntimos.

Dios mandó a Nuestra Reina Santísima aquí para ofrecer a ustedes esa amistad con Él, la amistad del Amor, el Amor-Amistad. Si ustedes aceptaren ese Amor, Dios vendrá a ustedes, revelará a ustedes los Secretos de Su Amor, o sea, dará a conocer a ustedes lo que Él quiere, lo que Él desea, lo que Él siente por ustedes, lo que Él espera de ustedes. Él revelará a ustedes Sus Misterios que son escondidos de los hombres, de los mundanos, que no quieren ese Amor y entonces, el alma de ustedes será traspasada con los rayos del Amor de Dios, los Secretos Arcanos del Cielo serán desvelados delante de ustedes y ustedes entonces verán, pero no con los ojos de la carne, con los ojos del alma ustedes verán cuanto Dios les ha amado, cuanto Dios ha hecho por ustedes. Ustedes verán la Gloria de Dios, la belleza de Dios y la extensión infinita del Amor de Dios por ustedes.

Fue eso lo que sucedió Conmigo, Yo abrí Mi Corazón al Amor-Amistad de Dios en las tardes que Yo pasaba en oración ininterrumpida en Mi jardín. Y cuando Yo abrí Mi Corazón para el Amor-Amistad por el Señor, Él vino a Mí, Él Me hizo sentir Su Amor, Él Me hizo experimentar Su Amor, Él Me reveló Su Faz amorosa, Él desveló delante de Mí Sus Secretos, Él Me hizo ver aquello que Él quería de Mí, aquello que Él esperaba de Mí y cuando Yo lo vi, cuando vi la Faz del Señor con los ojos de Mi alma, con los ojos del Amor, entonces, Mi alma se ligó a Él para siempre, Mi alma se arrojó en Él como hierro en el horno. Y entonces, Mi alma se fundió con Él, se tornó una sola cosa con Él y entonces, Él pasó a vivir en Mí y ya no era más Yo que vivía en Mí, pero era Él que vivía en Mí. Si ustedes abrieren sus corazones a ese Amor, lo mismo sucederá con ustedes.

Dios no tiene ningún amigo, mientras todos ustedes tienen tantos. Sólo Él y Su Madre no tienen ningún verdadero amigo que tenga por Ellos el Amor-Amistad y que quieran unirse con Él por el Amor de intimidad. Sean ustedes las almas que quieran tener ese Amor con Ellos, mientras tantos no quieren tener. Y entonces, Yo digo a ustedes: “Ustedes también se transformarán en otras Águedas, otras Ágatas, que iluminarán el mundo con la luz del Amor, con la luz del Amor Divino y entonces, todas las almas conocerán ese Amor y conociendo ese Amor, conociendo esa Verdad, serán salvas por esa Verdad. Yo les ayudaré con Mis oraciones.”

Continúen rezando Mi Coronilla siempre que ustedes pudieren, porque a través de ella, voy a dar a ustedes muchas y copiosas gracias.



*Coronilla de Santa Águeda de Catania:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador