1 mar. 2017

Mensaje 26 feb 2017 - Jacareí: Lo que experimentaran conforme se unan intimamente a Dios...

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Queridos hijos, hoy, nuevamente llamo a ustedes a abrir sus corazones para el verdadero Amor a Dios.

El Amor de Dios procura corazones para entrar en ellos. El Amor de Dios es también Mi Llama de Amor, es el Espíritu Santo. Si Él encuentra un corazón completamente desapegado de sí mismo, de las cosas mundanas y de las criaturas, entra luego en ese corazón con todas Sus Gracias, con todo Su Poder y realiza en ese corazón grandes cosas, grandes transformaciones. Entonces, el alma comienza a sentir en sí misma el Amor Divino fluyendo y llenando completamente todo su ser. Ese Amor da a ella un gran hambre de oración, una gran sed de oración y de estar unida con Dios por la oración profunda del corazón, el alma entonces comienza a experimentar y a saborear las delicias de la intimidad, de la unión y de la comunión con Dios, comienza a sentir Su presencia, la presencia del Señor, comienza a experimentar las dulzuras de Sus Palabras, o sea, de Sus santas inspiraciones cuando Dios la visita en la oración profunda, el alma comienza a sentir que Dios se aproxima de ella, que la toma en Sus brazos, que la carga en los brazos con amor y que la lleva con amor por el camino de la santidad. El alma comienza entonces poco a poco, a disgustar de las cosas mundanas que antes tanto le apetecían, tanto le agradaban y entonces, la oración, la unión con Dios, la intimidad, el silencio, el estar profundamente unido con Él en la oración, se torna agradable, dulce, sabroso para el alma y el alma quiere siempre más. Y cuanto más ella se va uniendo con Dios, cuanto más ella va creciendo en esa intimidad con Dios, más el Amor Divino, Mi Llama de Amor, el Espíritu Santo va trabajando y actuando en ella. Entonces, el alma ve por una luz clarísima del Espíritu Santo sus defectos, sus pecados, sus faltas, sus miserias y entonces, queda horrorizada con lo que ve y ve entonces, cuánto está lejos de la santidad, cuánto está lejos de la perfección y del amor que Dios quiere de ella. Y entonces, el alma sufre, sufre porque ve que solita jamás podrá alcanzar a su amado Señor, el esposo de su alma. Entonces, el alma se vuelve para Mí, la Madre de la Misericordia y recurriendo a Mí por el Rosario, por la oración profunda, el alma encuentra la esperanza y encuentra la escalera cierta y segura por el cual podrá finalmente llegar hasta Dios. Entonces, conducida y enseñada por Mí, día tras día, en Mi escuela de perfección y santidad, el alma va creciendo cada vez más en las virtudes que agradan a Dios y va haciendo guerra a los defectos que Yo misma le voy apuntando en la oracion y contra los cuales ella debe luchar. El alma entonces, irá cada día más progresando hasta alcanzar aquella perfecta santidad y aquella perfecta unión que Dios quiere tener con el alma de ella y de cuando en cuando, la consuelo con Mis Gracias de Amor, la consuelo con Mis visitas amorosas de Madre, la dejo sentir Mi dulce y suave presencia para animarla en la lucha por su santificación y para que ella no zozobre en medio de la guerra reñida y larga que ella deberá trabar contra sí misma, contra las tentaciones y contra el mundo para llegar a la perfecta santidad. Si ella persevera, si ella se deja guiar y conducir por Mí, llegará felizmente a la meta, llegará a la unión perfecta con Dios. En ese punto deseo explicar: que los defectos, que las faltas, no son al principio un impedimento general para la unión con Dios, pero si el alma con el pasar del tiempo no lucha para extirpar los propios defectos y pecados, tendrá mucha dificultad de unirse con Dios, pues, esos defectos llevados durante mucho tiempo en el alma, acabarán por oscurecerla, acabarán por separarla y alejarla de Dios, pues entonces, formará como que un caparazón* en el alma que impedirá la entrada de las nuevas gracias e influjos del Espíritu Santo, que Dios quiere dar a ella. Por eso, es preciso, poco a poco, pero con firmeza, luchar, hacer guerra a los defectos, extirparlos y sobre todo, esforzarse para todos los días mejorar y unirse más a Dios por el amor, por la conformación de la propia voluntad a la Voluntad de Él y por la oración.

Recen Mi Rosario todos los días, pues, a través de ello, Yo haré con que ustedes vean sus propios defectos y puedan luchar contra ellos para ser Santos.

Imiten a Mis Pastorcitos Francisco, Jacinta y Lucía, que son verdaderos maestros de santidad, perfección y amor a Dios y a Mí. Imitándolos ustedes conseguirán verdaderamente alcanzar aquella gran santidad que Dios espera de ustedes aquí y que Yo también quiero de ustedes. Imitándolos ustedes verdaderamente se transformarán en Llamas incesantes de Amor que todo el tiempo darán a Dios el Amor-Filial y perfecto que el Señor hace tanto tiempo desea y espera de ustedes.

Vivan el Mensaje de Fátima y divulguen el Mensaje de Fátima sin demora, porque ese Mensaje hasta hoy no es obedecido en su totalidad. El mundo no tiene paz, los errores de Rusia aún se esparzen por el mundo causando guerras, persecusiones de los buenos y destrucción de muchas Naciones. Recen Mi Rosario y divulguen Mi Mensaje de Fátima, para que cada vez más, el mundo lo conozca, lo viva, para que pueda tener paz. La vida de Mis Pastorcitos de Fátima es Mi Mensaje de Fátima viva, divúlguenla para que entonces, todos Mis hijos, sobre todo los niños y los jóvenes, sigan a esos Mis tres Ángeles de Amor, a esas Mis tres Llamas incesantes de Amor en las cuales encontré un amor tan grande, una obediencia tan grande y una total docilidad a Mi voz materna.

A todos Yo bendigo con amor y especialmente a ti Marcos, el más amado y obediente de todos Mis hijos y también bendigo a Mi hijo predilectísimo Carlos Tadeo. Adelante hijo Mío, no desanimes nunca, continúa haciendo Mis cenáculos por todas partes y salvando almas. Tú y Mi hijo Marcos, Mis dos cazadores de almas, no deben desanimar jamás. Adelante siempre, porque Yo todavía tengo muchas almas que salvar por medio de los dos y voy a salvarlas, y por medio de los dos Mi Llama de Amor finalmente abrasará y llenará con el Amor Divino los corazones de Mis hijos amados. Adelante, adelante Marcos, siga adelante tu camino sin mirar para la derecha ni para la izquierda, nada te detenga, ve intrépido, valeroso, valiente y sin detenerte por nada y por nadie.

A todos Yo bendigo con amor: de FÁTIMA… de BEAURAING… y de JACAREÍ.”


*Caparazón “Cubierta o envoltura que protege total o parcialmente el cuerpo de las tortugas, los crustáceos y otros animales.”

*Mensaje de las Apariciones de Fátima:
http://apostolesdelosultimostiempos.blogspot.com/p/fatima-portugal-1917.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador