4 abr. 2017

Mensaje 2 abr 2017 - Jacarei

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Mis queridos hijos, hoy, invito a todos ustedes a aumentaren todavía más las oraciones de ustedes por la paz en el mundo y por la conversión de los pecadores.

Todavía son muchos aquellos que no conocen a Mi Hijo Jesús ni a Mí. Recen muchos Rosarios para que también a ellos llegue la salvación y para los pecadores llegue la conversión.

Ustedes deben divulgar todavía más Mis Mensajes de Bonate, pues, grandes castigos todavía continúan viniendo al encuentro de ustedes porque Mi Mensaje de Bonate no es conocido.

Deseo que todo día 13 ustedes hagan el cenáculo en reparación a Mis Apariciones de Fátima, de Bonate y de Montichiari, pues, esas tres que son profundamente interligadas entre sí por no haber sido ni obedecidas ni dadas a conocer al mundo, son Apariciones que claman venganza al Cielo.

Recen por lo tanto para desagraviar el dolor de Mi Corazón Inmaculado por lo que fue hecho contra estas Apariciones y den estas Apariciones a conocer a todos Mis hijos a través de las películas que Mi hijito Marcos hizo para Mí.

No hay mejor modo de conocer estas Mis Apariciones sino por esas películas que él hizo, a través de esas películas que él hizo, pues, allí Mis Mensajes son completas, perfectamente meditadas e interpretadas y cualquiera puede comprender aquello que Yo quiero y que Yo deseo.

Deseo también que en los días 7 de cada mes, ustedes también hagan cenáculos, esta vez para dar a conocer Mi Aparición aquí en Jacareí y que hagan el Rosario en reparación por todo el mal que fue hecho contra Mis Apariciones aquí, pues, digo Mis hijos: “El Padre Eterno mandará un día un gran castigo al mundo por todo lo que fue hecho contra Mis Apariciones aquí.” Hagan esos cenáculos para impedir esos castigos y para conseguir la conversión de los pecadores.

Lean más Mi vida revelada a Mi Hijita María de Ágreda. Lean y mediten “Imitación de Cristo” y también procuren tener más en sus corazones las virtudes que más queridas Me son, para que verdaderamente, Yo pueda ofrecer a ustedes como rosas místicas de amor al Padre para la salvación de toda la humanidad.

Pidan el don de la sabiduría del Espíritu Santo, este don que Mi hijito Marcos ahora acabó de pedir en su oración.

El don de la sabiduría del Espíritu Santo hace con que el alma aprecie debidamente las cosas divinas y celestes, las estime encima de las cosas mundanas y las prefiera, discerniendo lo que es precioso de lo que es vil.

El don de la sabiduría hace con que el alma conozca la Voluntad de Dios, la estime y la ame encima de su y más que su propia voluntad, y prefiera esa Voluntad más que la propia.

Este don abre los ojos del alma y hace con que ella vea las cosas mundanas como polvo, humo y nada, y vea las cosas divinas como preciosas, como eternas, como dignas de todo el amor, estima y aprecio del ser humano. Entonces, el alma desprecia valerosa y firmemente las cosas del mundo y abraza las cosas celestes para amar, agradar y contentar a Dios.

El don de la sabiduría también hace y ayuda al alma, hace al alma amar a Dios y tenerlo como el más valioso que todas las cosas del mundo, inclusive más que a sí misma y por eso, el alma que tiene el don de la sabiduría, se mueve continuamente en la dirección de Dios y subiendo cada vez más alto para Dios, y con esa sabiduría, el alma que posee ese don, ayuda a sus hermanos a también adquirir ese don, para así de igual modo, estimaren como polvo y ceniza las cosas mundanas, y estimaren como muy preciosas las cosas celestiales.

Pidan ese don para que puedan comprender perfectamente todo lo que es recto, todo lo que es sublime, apreciar rectamente todas las cosas divinas y preferirlas, para que así, la Voluntad del Señor se realice en ustedes como se realizó plenamente en la vida de Mis Pastorcillos de Fátima, que sin embargo muy nuevos, tuvieron una gran sabiduría y con ella supieron preferir las cosas celestes que las cosas mundanas y por eso están ahora en el Cielo ocupando el lugar que los ángeles caídos dejaron vacíos. Ellos se tornaron Serafines aquí arriba, porque prefirieron el Señor y lo prefirieron con todas sus fuerzas. Hagan eso también y ustedes un día podrán ocupar esas bellas Moradas Celestes al lado de ellos.

Continúen rezando Mi Rosario todos los días para que se realice aquí Mis planes comenzados en Fátima.

En la persona, en la palabra y en la obra de Mi hijito Marcos, termino aquello que comencé en Fátima y llevaré Mi gran obra de salvación a su plena conclusión exitosa. Ayuden a Mi hijito Marcos y las almas que lo ayudaren serán queridas y preferidas de Mi Corazón Inmaculado como las rosas más mimosas que Yo guardaré, cuidaré y mantendré siempre Conmigo por toda la eternidad en el Cielo.

A todos Yo bendigo con amor ahora: de FÁTIMA… de HEROLDSBACH… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario