5 jul. 2017

Mensaje 1 jul 2017 - Jacarei: La tibieza llevo a muchas almas a la condenacion... sepan como evitarla...

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Queridos hijos, hoy, con gran amor invito a todos una vez más a dilataren sus corazones para Mi Llama de Amor.

Solamente rezando más y procurando sacrificarse más, donarse más a Dios, sus corazones se dilatarán y entonces Yo podré depositar en ellos más ardientemente y más abundantemente Mi Llama de Amor.

Solamente con Mi Llama de Amor ustedes podrán vencer la tibieza que es un mal terrible y muy peligroso para el alma.

El alma que descuida de la oración, de la meditación, que descuida de cultivar en su alma el amor, va enfriando gradualmente hasta el punto de caer en la indiferencia y de la indiferencia para el endurecimiento del corazón y para caer en el pecado, el espacio de tiempo es muy corto.

Por eso, tomen cuidado con la tibieza que es peligrosísima, pues, cuando el alma está tibia, ella es apática, nada hace para mejorar, no lucha para salir del estado en que está, afervorarse y servir al Señor con mayor amor.

Cuando el alma está tibia, no tiene ánimo, no tiene entusiasmo en el servicio del Señor, todo hace de mala voluntad, con pereza, desánimo, es fría en la oración, es lenta, es vagarosa, es perezosa en el servicio del Señor, procura todas las disculpas para no tener que rezar y para no tener que servir a Dios, es siempre la última en llegar en la oración y siempre la primera en dejarla, es siempre la primera en dormir y la última en levantar, es la última en llegar en cualquier trabajo y la primera en salir de ello, siempre arroja las responsabilidades y los trabajos para los otros para poder quedar en su tibieza y languidez.

La tibieza es peor de que ser frío, porque el alma que está fría, puede calentarse, puede afervorarse de nuevo con un rayo de la gracia del Señor o con un esfuerzo sobrehumano de ella al verse en tal estado.

Pero el alma tibia no, el alma tibia se cree fervorosa, se cree ardiente en la oración, se cree celosa en el servicio del Señor cuando en verdad todo lo que hace es sin amor, sin entusiasmo y sin celo por Dios. Por eso, Satanás va cada vez más endureciendo más su corazón, va cada vez más oscureciendo su mente, embotando su espíritu hasta que ella se torne completamente obtusa e incompetente para la oración y para el servicio de Dios hasta tal punto en que el alma finalmente desmerece la gracia que recibió, es abandonada por la gracia divina y queda a merced de sí misma cayendo en el pecado.

Es preciso luchar contra la tibieza con todas las fuerzas si el alma quiere salir de ella, recuperar el fervor y salvarse. Por eso Mis hijos, recen mucho para que ustedes no caigan en ese triste estado que ya llevó a tantas almas electas a la condenación eterna.

Recen Mi Rosario con el corazón, recen con el corazón todos los días, abriendo cada vez más sus corazones para Mi Llama de Amor. Mediten y sobre todo, cultiven dentro de ustedes mismos la vida unitiva del amor verdadero para con Dios y para Conmigo, que es la única forma de que sus almas se mantengan ardientes en el amor de Dios.

Continúen rezando Mi Rosario todos los días y viniendo aquí todos los sábados y domingos. Erran aquellos que vienen sólo en los sábados y erran aquellos que vienen sólo en los domingos. Yo pedí sábados y domingos. Los sábados para Mí y el domingo para el Padre Eterno.

En los sábados, ustedes Me consolarán de un modo especial y en los domingos amarán, alabarán y consolarán al Padre que es tan olvidado y despreciado por Sus hijos.

El Padre Eterno pedirá cuentas a todos aquellos que podían estar aquí los sábados y domingos y no estuvieron. Sean celosos con estos cenáculos que son la última gracia que Nosotros damos a toda la humanidad.

Lleven las Coronillas de la Misericordia nuevas que Mi hijo Marcos hizo para ustedes y den 10 de cada una para 10 personas, para que Mis hijos conozcan estas Coronillas de la Misericordia maravillosas, mediten en esos Mensajes y así, alcancen la gracia de Mi Hijo Jesús, la gracia de la conversión.

Conviértanse rápidamente Mis hijos, porque en breve ustedes serán sorprendidos por la Justicia de Dios.

A todos Yo bendigo con amor: de MONTICHIARI… de BANNEUX… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador