31 jul. 2017

Mensaje 31 jul 2017 - EE.UU - Dios Padre: Recen a los angeles del lider de Corea del Norte (Samuel) y del lider de EE.UU (Zacarias)

30 de Julio del 2017

Mensaje Público


Nuevamente veo una gran llama que he llegado a reconocer como el Corazón de Dios Padre.  Dice:  “Estoy aquí, Dios, su Creador, el Patriarca de los que me conocen y de los que no me conocen, de los buenos y de los malvados.  Nadie desafiará Mi Reino.  En el mundo, ustedes tienen muchos líderes malvados;  líderes que adoran el poder sobre todas las cosas.  Ahora, estos malvados han adquirido armas de aniquilación masiva;  armas que en manos malvadas pueden destruir el mundo como lo conocen.  El primero que utilice esas armas provoca desolación.  Esa persona atrae su propia destrucción.  El líder malvado de Corea del Norte tiene un ángel, igual que todas las personas lo tienen.  El nombre de este ángel es Samuel.  Recen pidiendo que Samuel pueda transmitir a quien está bajo su custodia las consecuencias de cualquier demostración de fuerza.  Sería el fin de ese líder y el fin de la vida habitual.  Toda existencia sería puesta en peligro.  Ningún lugar geográfico sería una protección.”


“Además, recen por la fortaleza y sabiduría de su Presidente para que mantenga a raya este mal.  El ángel de su Presidente es Zacarías.  Él también es el ángel de este País.  Recen pidiendo que su Presidente pueda demostrar el poder de este País de tal forma que impacte los planes malignos de Corea del Norte.”


Lean el Salmo 25:1-3

Dios mío, yo pongo en ti mi confianza;  ¡que no tenga que avergonzarme ni se rían de mí mis enemigos!  Ninguno de los que esperan en ti tendrá que avergonzarse:  se avergonzarán los que traicionan en vano.


Jeremías 4:19-22

¡Mis entrañas, mis entrañas!  ¡Me retuerzo de dolor!  ¡Las fibras de mi corazón!  ¡Mi corazón se conmueve dentro de mí, no puedo callarme!  Porque oigo el sonido de la trompeta, el clamor del combate.  Se anuncia un desastre tras otro, porque está devastado todo el país:  mis carpas fueron devastadas de repente, mis pabellones, en un instante.  ¿Hasta cuándo tendré que ver la señal y oír el sonido de la trompeta?  Ciertamente, mi pueblo es necio, ellos no me conocen;  son hijos insensatos, faltos de entendimiento;  son sabios para hacer el mal, pero no saben hacer el bien.


Baruc 4:21-22

¡Ánimo, hijos, clamen a Dios, y él los librará de la tiranía y del poder de sus enemigos!  Porque yo espero que el Eterno les dará la salvación, y el Santo me ha llenado de alegría por la misericordia que pronto les llegará del Eterno, su Salvador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario