16 jul. 2017

Mensaje 9 jul 2017 - Jacarei: Por la Coronilla de Mis Lagrimas hare muchos milagros...

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Queridos hijos, hoy, cuando ustedes ya celebran aquí el aniversario de Mis Apariciones en Montichiari, vengo a pedir a ustedes: “Sean esencia de amor, o sea, amen a Dios con todo el corazón de ustedes, con todo el alma, con toda fuerza y que la vida de ustedes sea una continua esencia de amor de Dios y a Dios, esparciendo por todas partes el suave perfume de la gracia de Dios, del amor de Dios, para que este mundo afeado por el pecado, pueda ser finalmente transformado, renovado y se torne verdaderamente jardín de gracia y belleza de la Santísima Trinidad.”

Sean esencia de amor, rezando todos los días con amor, haciendo muchas oraciones de amor, actos de amor, sacrificios de amor, penitencias de amor, esfuerzos de amor por Dios, por Mí, por la salvación de las almas, para que verdaderamente la vida de ustedes sea una esencia perfumada, deliciosa, para que entonces, la vida de ustedes verdaderamente atraiga a todas las almas para Dios y las almas puedan sentir el agradable aroma del amor y de la bondad de Dios.

Sean esencia de amor, donándose cada día más a Dios y a Mí, procurando siempre hacer algo a más para que el amor de ustedes por el Señor, por Mí, por la salvación de las almas crezca y ustedes entonces sean rosas místicas perfumadas de amor cuyo perfume sea más fuerte, más dulce y agradable aún de que el nardo, para que entonces, el mundo entero afeado, destruido por Mi enemigo, pueda sentir ese dulce suave perfume del amor de Dios y así, todas las almas busquen a Dios, Su Gracia, busquen la reconciliación con Él y así, las almas se tornen verdaderamente rosas místicas de amor por Dios.

Sean esencia de amor, viviendo continuamente de amor y por amor. El amor es Dios y quién vive en el amor, vive en Dios y Dios vive en él. Yo vine en Montichiari buscar almas que como Mi hijita Pierina, como Mi hijito Marcos, fuesen rosas místicas de amor y de sacrificio, que se dejan macerar, aplastar, para que entonces, la dulce suave esencia del amor en pura transformación de la Caridad Divina, pueda esparcirse por el mundo entero, convirtiendo a los pecadores, trayendo a las almas para Dios como una fuerza invencible, imparable e indestructible de conversión y de salvación para el mundo.

Si ustedes Mis hijos fueren esas rosas místicas, entonces, por medio de ustedes, Mi Llama de Amor actuará poderosamente convirtiendo a muchos pecadores y trayendo a todos ellos para la salvación.

Sean esas rosas místicas de amor que emanan esa esencia divina de amor, para entonces purificar este mundo del olor fétido del gas mortal que liberan todas las rosas negras de Mi enemigo que él plantó en la humanidad, que son: el pecado, la violencia, la idolatría a los nuevos ídolos modernos, el placer, el dinero, el poder, la fama, la gloria, el prestigio, la sensualidad, para que entonces, el mundo finalmente sea liberado del gas mortal que esas rosas negras de Mi enemigo liberan y así, todas las almas puedan de nuevo respirar el aire de la gracia de Dios, el aire de la salvación.

Continúen rezando Mi Rosario todos los días.

Continúen rezando la Coronilla de las Lágrimas todos los días, porque así como por ella hice muchos milagros para Mi hijo Marcos y a través de él a todos, así también haré para ustedes Mis hijos. Todo lo que ustedes Me pidieren por la Coronilla de Mis Lágrimas, todo siempre será concedido, porque Mi sufrimiento, Mis dolores junto con Mi Hijo fueron tantas y tan intensas, que si fuesen llamas, disolverían todo el mundo y hasta otros mundos. Por eso, todo lo que fuere pedido por los méritos de Mis acerbísimas lágrimas y dolores, Mi Hijo les dará. Recen esa Coronilla y ustedes cogerán muchas victorias.

Mi amadísimo hijo Carlos Tadeo, sé que hoy volverás para tu tierra, para tu casa. Gracias por haber estado aquí Conmigo estos tres días consolándome y consolando a Mi hijito Marcos. Gracias por la alegría que tú diste al Corazón de Nosotros dos. Gracias porque tu presencia aquí alegra Mi Corazón y Me hace olvidar muchos dolores que Mis hijos Me dan. Gracias hijo, porque mientras tú estás aquí, Mis lágrimas no caen. Gracias porque mientras tú estás aquí, Mi Corazón recibe el calor de tu amor y así el hielo con el cual Mis hijos Me tratan, se derrite y Mi Corazón se calienta de nuevo y vuelve a derramar sobre la humanidad entera las gracias abundantes y eficaces de Mi Llama de Amor.

Gracias por ser amor y por vivir continuamente de amor a Mí. Continúe firme y ni mires atrás. No mires ni para la derecha ni para la izquierda, ni abajo ni atrás, mire siempre para la estrella, para María, para Mí y ve en frente Mi hijo y no temas nada, porque por medio de ti, allá en tu tierra, y en muchos corazones en el mundo entero, Yo triunfaré y a través de ti y de Mi hijito Marcos, haré la esencia de Mi Amor llenar el mundo entero y para hacer las almas respiraren de nuevo el aire de la gracia de Dios y así, el mundo será salvo.

Yo te bendigo con amor y bendigo a todos Mis amados hijos aquí: de MONTICHIARI… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”



MENSAJE DE SAN ELESBÁN


“Amados hermanos Míos, Yo, Elesbán, Me alegro por venir hoy por la primera vez aquí en Jacareí.

Gracias amados hermanos por haber venido hoy a alabar y amar a Nuestra Reina Santísima.

Yo, Elesbán, que fui un rey de la raza negra, vengo hoy para decir a todos ustedes: “Sean el jardín de amor de la Inmaculada como Yo fui, viviendo en el amor de Ella, en el amor de Dios, viviendo siempre más en oración, en penitencia, en sacrificio, luchando por las almas y practicando así la obra de las obras y la caridad de las caridades, la oración y el sacrificio."

Sean los jardínes de la Inmaculada, cultivando en sus almas todos los días las más bellas flores de amor, de obediencia, de humildad, de sumisión a Ella, para que Ella verdaderamente pueda vivir y reinar en todos ustedes.

Sean los jardínes de la Inmaculada, procurando todos los días dar a la Inmaculada más y más numerosas flores de sacrificio, de donación, de dedicación, luchando por Ella, sufriendo por Ella, haciendo todo por Ella, consumiendo su vida en amor por Ella.

Sean los jardínes de la Inmaculada, haciendo verdaderamente con que Ella reine en todos ustedes y a través de ustedes transforme los desiertos de todos los corazones en jardínes de rosas perfumadas de amor.

Amado hermano Carlos Tadeo, Yo, Elesbán, te amo mucho, rezo por ti en el Cielo todos los días y a todo momento. También te acompaño porque de una cierta forma tú también tienes que gobernar a las almas que la Inmaculada te confió a ti y guiarlas por el camino de la santidad y de la salvación.

Grande es la gracia y la responsabilidad dada a ti. Yo que goberné Mi reino guiando a toda una Nación en la obediencia al Señor y a la Madre de Dios, te ayudaré a guiar, a gobernar esas almas, siempre más dirigiéndolas por el camino de la salvación, del bien, de la gracia y del amor.

Cuente conmigo, confíe en Mí, llámame y Yo vendré a ayudarte siempre. Todo lo que tú precises, todo lo que tú quisieres, ven a pedirme y Yo siempre te ayudaré de la mejor manera posible que el Señor permita.

Yo estoy a tu lado siempre, nunca te dejaré. Sepas amado hermano que la gracia que tú recibiste de haber sido escogido por la Inmaculada para tan gran misión, para también tener la honra, la gracia, el privilegio y misión de ser padre del hijo de las profecías de Ella, del hijo del vidente más obediente, dedicado, valeroso y fiel a Ella, esa gracia Yo daría todo para volver a la tierra y poseer. Y tú posees.

Entonces amado hermano, alabe a Dios, alabe a la Madre de Dios y ámelos con todas las fuerzas de tu corazón por esa gran gracia y favor que te dieron. Agarre esa gracia con todas tus fuerzas y no la dejes por nada, por nada. Piensa en el inmenso amor de la Madre de Dios que te favoreció mucho más que a Mí, mucho más que todo Mi reino en África. Sí, eran millones los que rezaban conmigo, millones los que sirvieron a Dios conmigo y millones que inclusive hasta fueron martirizados y no recibieron tamaña gracia que tú recibiste.

Debes pues sentirte feliz, debes pues amar mucho a este Dios y a esta Madre que te favorecieron más que a Mí y más que a Mi reino. Sí, alabe a Dios, ámelos y ama también el hijo que Ellos te dieron, pues, por él ganaste lugar en el Cielo, por él ganarás muchas más gracias de la Inmaculada y de Dios, por medio de él, tú serás transformado en Llama incesante de Amor.

Reza el Rosario todos los días y siempre que tú pudieres, rece cuando sea posible, tres veces una jaculatoria en Mi honor y Yo vendré siempre para ayudarte, bendecirte y darte la sabiduría y la prudencia para que tú gobiernes a las almas que la Madre de Dios te confió, construyendo y plantando el reino de amor de Ella en los corazones de ellos.

Te amo mucho y te doy Mi bendición y Mi paz, y a todos ustedes amados hermanos digo: “Recen el Rosario.”

En Mi tiempo no había aún el Santo Rosario, por lo menos Yo no lo conocí. Ustedes tienen esa arma invencible que la Madre de Dios les dio y aún por encima tantas Coronillas y de entre ellas, la Coronilla de las Lágrimas, Coronilla de poder, tantas Coronillas de poder. Récenlas y ustedes conseguirán todas las gracias que pidieren, inclusive la salvación eterna.

Amen el Rosario, propaguen el Rosario, vivan el Rosario, sean un vivo y ardiente Rosario de amor.

A todos Yo bendigo con amor y especialmente a ti Marcos, el más obediente, dedicado, valeroso, siervo e hijo de la Madre de Dios, que por Ella tuviste el coraje de sufrir tanto, pequeño mártir de la Inmaculada, rosa mística de amor macerada en alabanza de la Inmaculada, cuya esencia de amor hoy se esparce y llega a 190 países de la tierra y lleva millones a la Inmaculada. A ti rosa eterna de amor y a todos Mis hermanos aquí bendigo con amor ahora.”



(Vidente Marcos): “Querida Madrecita del Cielo ¿Tú Señora y San Elesbán pueden tocar en estos rosarios y cuadros que hicimos para tus hijos, para protección de ellos? Gracias por el cariño.”

La Madre de Dios y San Elesbán accedieron y tocaron en los sacramentales. Luego la Madre de Dios añadió: 

(María Santísima): “Conforme prometí: adonde quiera que estos objetos religiosos lleguen, allá estaré viva, realizando las mayores gracias y bendiciones del Señor. Llévenlos Mis hijos, porque son reliquias, son objetos tocados por la Madre del Salvador, por la Madre de Dios, la mujer más brillante que el sol, que es Su Madre.

Yo quiero de este modo ayudarles, bendecirles y protegerles. Llévenlos con amor y cuiden de ellos con devoción. A todos, a todos Mis hijos, a Mi pequeño mártir de amor, a mi rosa mística de amor, Mi hijito Marcos y a ti también Mi pequeño sol y luz que Yo encendí en este mundo para clarear las tinieblas, Mi pequeño hijo Carlos Tadeo.

Mi amadísimo hijo, te amo, te bendigo, te cubro con Mi Manto y digo: “Quede en la paz del Señor, ve en la paz del Señor y sirve siempre más al Señor. Estaré contigo para siempre más bendecirte, protegerte y guiarte.”

(Vidente Marcos): “Hasta breve Madrecita.”



SAN ELESBÁN

PATRONO DE ETIOPÍA

BREVE BIOGRAFÍA

Elesbán (¿500?-555) fue un rey del Imperio Axum (actual Ciudad de Aksum, Etiopía) entre 519-531. Fue el rey 47ª de su dinastía. Según la tradición, era descendiente del rey Salomón y de la reina de Saba.

En el Siglo VI, Elesban consiguió expandir el reino cristiano de Etiopía a través del mar rojo hasta la península arábica y el Yemen, convirtiendo a los Árabes y Judíos a la fe católica.

En el año 523, Danaán, Judío del Reino Himiarita (actual Yemen), arrojó una rebelión contra Elesbán y masacró a los Cristianos de su reino, incluyendo al vice rey instalado por Elesbán en la Ciudad de Safar.

Con el apoyo de Justino I, Emperador Bizantino, Elesbán reacciona y consigue vencer a Danaán en una guerra, restableciendo la fe católica y colocando en el trono de Danaán a un rey cristiano, Esimifeu.

Al final de su vida, Elesbán abdicó de su trono en favor de su hijo y repartió sus riquezas entre los pobres. En Jerusalén depositó su corona en la Iglesia del Santo Sepulcro y pasó a vivir como ermitaño. Murió en el año de 555. Su fiesta es el 27 de Octubre.

San Elesbán, ruega por nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario