11 may. 2018

10 may 2018 - EE.UU: Dios Padre: La humanidad ha recibido oportunidad tras oportunidad de corregirse...

10 de Mayo del 2018
Mensaje Público
 
 
Nuevamente veo una gran llama que he llegado a reconocer como el Corazón de Dios Padre.  Dice: “Yo soy el Padre de todas las eras. Piensen en los efectos de un mundo que nunca ha tenido ninguna intervención celestial.  Hoy no existiría.  Hace mucho que Mi Ira lo hubiera destruido.  La sociedad no tendría Mis mandamientos.  La población del mundo no me conocería ni me amaría.”
 
“Pero, en verdad, la humanidad ha recibido oportunidad tras oportunidad para corregir sus hábitos erróneos y para restablecer su manera de vivir para agradarme a Mí.  Algunos ven Mis esfuerzos como castigo.  Ellos no me conocen ni me entienden.  Otros responden bien a Mi gracia y corrigen su comportamiento.  Yo sigo intentando captar la atención del hombre.  Recen pidiendo la gracia para que se les muestren sus errores y respondan a Mi corrección.
 
Lean Jonás 3:1-10
La palabra del Señor fue dirigida por segunda vez a Jonás, en estos términos:  “Parte ahora mismo para Nínive, la gran ciudad, y anúnciale el mensaje que yo te indicaré”.  Jonás partió para Nínive, conforme a la palabra del Señor.  Nínive era una ciudad enormemente grande:  se necesitaban tres días para recorrerla. Jonás comenzó a internarse en la ciudad y caminó durante todo un día, proclamando:  “Dentro de cuarenta días, Nínive será destruida”.  Los ninivitas creyeron en Dios, decretaron un ayuno y se vistieron con ropa de penitencia, desde el más grande hasta el más pequeño.  Cuando la noticia llegó al rey de Nínive, este se levantó de su trono, se quitó su vestidura real, se vistió con ropa de penitencia y se sentó sobre ceniza.  Además, mandó proclamar en Nínive el siguiente anuncio:  “Por decreto del rey y de sus funcionarios, ningún hombre ni animal, ni el ganado mayor ni el menor, deberán probar bocado:  no pasten ni beban agua;  vístanse con ropa de penitencia hombres y animales;  clamen a Dios con todas sus fuerzas y conviértase cada uno de su mala conducta y de la violencia que hay en sus manos.  Tal vez Dios se vuelva atrás y se arrepienta, y aplaque el ardor de su ira, de manera que no perezcamos”.  Al ver todo lo que los ninivitas hacían para convertirse de su mala conducta, Dios se arrepintió de las amenazas que les había hecho y no las cumplió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario