22 nov. 2013

Mensaje en Jacareí, Brasil 18/11/2013

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
18 de Noviembre
Jacareí - Brasil
Amados hijos, hoy, nuevamente les invito a la conversión. Conviértanse verdaderamente, renunciando a todo pecado, renunciando cada uno de las malas obras de sus manos, a la violencia, a la sensualidad, al orgullo, a la soberbia, a la dureza de corazón para con Dios, para con sus Palabras, para con el Evangelio de Mi Hijo Jesús y también renunciando cada uno a su egoísmo que cierra su corazón en ustedes mismos y que les impide de rezar y de trabajar por la salvación de sus hermanos tan incitados por las tentaciones de Mi enemigo, que todos los días lucha para arrastrar el mayor número de almas para el pecado, alejarlas de Dios y llevarlas a la perdición.

Mientras aquellos que deberían defender la verdad, aquellos que deberían ayudarme a tornar Mis Llamados de conversión conocidos por todos Mis hijos, mientras ellos niegan Mis Mensajes, el demonio gana más y más terreno todos los días y emplea todo su poder para alejar a las almas de Dios, de la verdadera fe, la fe católica llevando las almas para el pecado. Por eso lloro hasta Lágrimas de Sangre en muchas Imágenes Mías, por eso, continúo gritando como una voz en el desierto por todos los rincones del mundo en Mis Apariciones para despertarles de esa Ceguera Mortal en que sus almas se encuentran.

Vengan a Mí Hijitos, únanse Conmigo para convertir Mis Mensajes conocidos de todos Mis Hijos, porque es la única cosa que puede salvar al mundo de la perdición amenazadora. Den a conocer a todos Mis Hijos Mis Mensajes, Mis Rosarios Meditados hechos por Mi Hijito Marcos y que tanto Me agradan, tanto Me consuelan y tanto hacen con que las almas “vean” el estado de pecado en que se encuentran y se decidan a convertirse.

Esparzan el Rosario de Mis Lágrimas para todos Mis Hijos, porque por medio de él muchos de Mis Hijos serán librados de las garras de Mi enemigo por el poder de Mis Lágrimas, también den a conocer todas Mis Horas de Oración que aquí les di, porque por medio de ellas, ustedes aprenden a amar correctamente a Dios, a Amarme, a amar al Espíritu Santo, a amar a los Ángeles, los Santos, en fin, todo el Cielo de modo como Dios desea y entonces, verdaderamente ustedes viven en Nosotros y Nosotros vivimos en ustedes.

Vengan a Mí Hijitos, no escuchen a aquellos que niegan Mis Mensajes, sean quienes fueren, no escuchen a aquellos que les dicen que Mis Mensajes no valen nada, porque “esos” hablan en nombre de Mi enemigo, hablan por él. Sigan por la ruta de la Oración, de la Penitencia, y de la Conversión al cual Yo les llamé aquí, porque esa es la Voluntad de Dios para ustedes y en el final, cuando suene la Hora de la Justicia de Dios, ustedes bendecirán el momento en que Me dijeron “Sí” y que ustedes decidieron cumplir, obedecer Mis Mensajes.

A todos les bendigo hoy Mis Queridos Hijos, que aquí tanto Me aman, Me consuelan, Me glorifican y que tanto Me ayudan a convertir Mis Mensajes conocidos trabajando Conmigo todos los días y especialmente te bendigo Mi Querido Marcos, Predilecto de Mis Predilectos, que Me defiendes tanto con tus palabras, con tus obras, con tu vida y con tu heroica valentía a quedarte a Mi lado aunque esto tenga que ser siempre para ti motivos de persecución, incomprensión, abandono, traición, juicios y condenaciones. Yo te bendigo porque supiste verdaderamente discernir lo que es precioso de lo que es vil, lo que es verdadero de lo que es falso, lo que verdaderamente merece estar en primer lugar y ser amado, que es la Verdad, que no debe ser cambiado, ni vendido, negociado o entonces despreciado por nada, preferido por nada. Y tú hiciste eso Mi Hijo, fuiste fiel cargando tu penosa cruz Conmigo, tu pesada cruz Conmigo, te bendigo por eso, y bendigo a todos cuanto aquí Me aman, Me escuchan, Me obedecen, dejan el pecado y caminan en la ruta de la Gracia. Aquí verdaderamente Soy glorificada, consolada, amada y verdaderamente obedecida por Mi Hijito Marcos, que como un pequeño trueno, como un pequeño león ruge, Me defiende de todos Mis enemigos y defiende la Verdad de Mis Mensajes y después por Mis Esclavos de Amor y por Mis Hijitos que Me dieron su “Sí” y Conmigo luchan en la Oración, en el Amor, en la Fidelidad a Dios y a Sus Mandamientos.

A todos en este momento bendigo con Amor: de LOURDES… de FÁTIMA… y de JACAREÍ. La Paz Mis Hijos Amados, gracias por haberme colocado en primer lugar, por haber preferido Mis Mensajes en vez del pecado y por ser Mis Verdaderos Hijos

No hay comentarios:

Publicar un comentario