27 dic. 2013

27 de Diciembre del 2013 - Mensaje Jacareí - Brasil

27 de Diciembre del 2013 - Mensaje del Ángel San Manuel al Vidente Marcos Tadeu


(Marcos): “Gracias Querido Manuel por estar con nosotros hoy en esta noche. ¿Cuál es el Mensaje del Señor para Nosotros?...”


MENSAJE DEL ÁNGEL SAN MANUEL 



“Amados Hermanos Míos, Yo, Manuel, me alegro por estar con ustedes hoy y darles Mi Mensaje y Mi bendición.

Estoy con ustedes en todos los momentos de sus vidas y nunca les abandono. Crean en esto, tengan Fe en esto y sus corazones no desanimarán, ni se lanzarán tan profundamente en el abismo de la tristeza, de la depresión y de la desesperación.

Estoy con ustedes y voy enfrente de ustedes abriendo el camino para ustedes, para conducirles por la ruta segura que los conducirá a la salvación y al Cielo.

Ustedes deben continuar rezando el Santo Rosario Meditado todos los días, pues quién lo reza no será condenado en el infierno, pues el infierno nunca conoció un Verdadero Devoto del Santo Rosario de María Santísima.

Practiquen las enseñanzas que la Santísima Virgen les da en cada misterio del Rosario y ustedes serán Santos, agradarán a Dios y aplastarán la cabeza de Satanás. Donde el Rosario es rezado, Satanás no puede permanecer y él siempre es vencido donde la oración del Santo Rosario es hecha con amor y perseverancia todos los días.

Continúen con todas las Horas Santas de Oración que la Madre de Dios les dio aquí y les mandó hacer; por medio de ellas, Nosotros los Ángeles nos unimos mucho con ustedes. Nuestra Misión es llevar sus oraciones a Dios y traer Su bendición para derramar sobre ustedes. Y también transmitirles las santas inspiraciones del Espíritu Santo para que ustedes puedan siempre más renunciar a todo lo que es malo y buscar todo lo que es bueno y santo.

Nosotros también continuamente todos los días, alejamos de ustedes muchos peligros y trampas de Satanás, ayudamos a las almas que más nos aman y más nos son devotas a reconocer las tentaciones del diablo y a renunciar a todas ellas.

Nosotros también guiamos con una Luz especial a aquellos que rezan Nuestra Hora Santa con amor todos los martes y Nosotros los Ángeles, guardamos estas almas con Nuestras Alas y Escudos de Luz, no permitiendo que ningún dardo inflamado del maligno la acierte para tumbarla en el pecado mortal.  

A las almas que rezan Nuestra Santa Hora de Oración todos los martes, gozarán siempre de una gran y especialísima protección Nuestra tanto en la vida como en la hora de la muerte.

Además, en aquella hora final, Nosotros la cercaremos y circularemos con Nuestras armas y Alas de Luz y los demonios no podrán aproximarse de esa alma para atormentarla y tumbarla. Y el alma expirará suavemente y feliz sobre Nuestra dulce mirada y conducida triunfalmente por Nosotros, ella entrará en la Gloria del Paraíso, donde con Nosotros gozará de delicias que ojo humano jamás vio, ni boca humana jamás pudo decir o contar. Por eso, vengan, vengan a Nosotros, los Santos Ángeles, que Nosotros les amamos tanto y queremos ayudarles.

Sean vigilantes, estén alertas, porque el tiempo de los tiempos llegó, es el fin de los fines, el tiempo de la conversión se termina y el día de la Justicia del Señor se aproxima. ¡Ay! de aquellas almas que dejaron el aceite de sus lámparas terminarse, acabarse. O sea, ¡Ay! de aquellas almas en cuyo corazón el Verdadero Amor a Dios y a Su Madre ya se acabó, el celo por las Cosas Santas se extinguió, el discernimiento entre el pecado y las Virtudes no existe más. ¡Ay! de aquellas almas donde lo cierto y lo equivocado ya se convirtieron en la misma cosa, el bien y el mal ya no se distingue más.

¡Ay! de aquellas almas que yacen en la ceguera espiritual, porque cuando el Señor venga y encuentre a estas almas locas con sus lámparas apagadas, mandará a Sus Siervos a agarraren a estas almas y lanzarlas en las tinieblas eternas, donde ellas gritarán por toda la eternidad sin con todo tener siquiera a nadie que alivie su gran tormento.  

Si no quieren ser del número de estas almas infelices y locas, despiértense del sueño de muerte de donde ustedes están, conviértanse sinceramente, cambien de vida porque el Rey de la Gloria está a las puertas, el machado está puesto en las raíces de los árboles y todo árbol que no estuviere cargada de buenos frutos, va a ser cortada y tirada en el fuego eterno. Enderecen sus miradas, el Rey de la Gloria está más cerca de ustedes que la aurora.

Yo, Manuel, les bendigo con amor y a todos les digo: “Yo les amo y estoy con ustedes siempre y en todo lugar”

A todos bendigo con amor y especialmente a ti Marcos, el más Querido de Mis Amigos y que tanto has hecho con que Nosotros, los Santos Ángeles, seamos más conocidos y más amados por las almas del mundo entero. A todos bendigo con amor.”


(Marcos): “Hasta pronto Querido Manuel. La Paz…”

No hay comentarios:

Publicar un comentario