9 dic. 2013

6 de Diciembre de 2013, Jacareí

Mensaje de María Santísima

“Amados Hijos Míos, hoy nuevamente les invito al Verdadero Amor a Dios que es agradable a Él y que los convierte agradables a Él.

Abran sus corazones al Perfecto Amor a Dios, de modo que este Amor en sus corazones como una llama inflamada, consuma dentro de ustedes todo lo que no los santifica, todo lo que no los lleva para Él, todo lo que les impide de la elevación de ustedes de las cosas puramente carnales a las cosas Divinas y Espirituales. De modo que sus corazones como un pájaro, siempre más libre, puedan volar bien alto en el Cielo de la Santidad y en la Gracia de Dios.

Dios está delante de sus corazones, quiere realizar en ellos grandes cosas. Por eso, solo pide el “Sí” de ustedes, que verdaderamente abran las puertas de sus corazones y se entreguen decididamente a Él. Y Él vendrá con Su Gracia transformadora y les dará una Paz, una Luz, una Felicidad, un Amor, que nunca antes experimentaron en sus corazones. Y Yo les ayudaré a que abran cada vez más las puertas de sus corazones a este Inmenso Amor del Señor, porque es llegado el momento de la mayor exaltación del Padre Eterno, es llegado el momento de que Su Amor sea derramado sobre toda la tierra como un diluvio que verdaderamente hace con que todas las almas sean inmersas en Su Amor.

Es llegado el momento de que Su Nombre sea Glorificado, Amado, Conocido, Servido y Obedecido. Entonces, verdaderamente todas las naciones cantarán a una sola voz la alabanza y la Gloria del Señor y verdaderamente todos lo amarán, Él será Su Dios y todos serán Su Pueblo Santo. Y Yo tengo la misión de conducir a toda la humanidad a este Perfecto Triunfo del Padre Eterno en todos los corazones, seré finalmente reconocida como Señora de todos los pueblos, como la Señora de todas las naciones, de todos los corazones.

Yo Soy la Inmaculada Concepción y aquí en Mis Apariciones en Jacareí, voy a conducir a todos ustedes al Perfecto Amor, a la Perfecta Alabanza a Dios, a la Perfecta Adoración que Él quiere de ustedes: que es la “adoración de obras”, que es el amor de obras. Y así, voy a transformarles en los Grandes Santos que Él desea suscitar en estas Apariciones para Su Mayor Gloria, para Su Mayor Triunfo sobre Satanás, para la mayor confusión de Mi adversario, el demonio, para la mayor justicia de Sus enemigos y para la mayor alegría y júbilo de Nuestros Verdaderos Hijos y Amigos.

Recen, recen el Santo Rosario todos los días, cada vez con mayor amor y perseverancia, estoy contentísima con sus oraciones, pues por ellas tengo triunfado en muchos corazones. Y estoy también felicísima con Mis Hijas Dina, Liliana, Ana y todos los demás Hijos que de todas partes del mundo ya están llegando a este Mi Jardín de Gracia, a este Mi Pequeño Cielo en la tierra que es Mi Santuario, donde voy a bendecirles con Gracias riquísimas de Mi Inmaculado Corazón en estos días de Mi Inmaculada Concepción.

Hoy, ustedes, con sus presencias aquí Me dan una inmensa alegría y consolación y por eso les bendigo ahora: de LOURDES…., de PELLEVOISIN….y de JACAREÍ. La Paz Mis Hijos Amados, Yo les bendigo y les cubro con Mi Manto. Gracias por haberme colocado en primer lugar y por haber dejado todo para estar aquí Conmigo. “

No hay comentarios:

Publicar un comentario