10 dic. 2013

Diciembre 6 de 2013
LLAMADO DE MARÍA ROSA MÍSTICA A LOS HIJOS DE DIOS





NO TENGÁIS MIEDO
Hijitos, que la paz de Dios y el amor de esta Madre estén con vosotros. A partir del momento en que mi adversario haga su declaración y se dé a conocer al mundo, comenzarán los últimos tres años y medio de su reinado; los cuales serán de total purificación para el Pueblo de Dios. De nuevo os digo hijitos, que no debéis de temer, porque esta Madre que tanto os ama, no permitirá que las fuerzas del mal os hagan daño.

Acordaos, que todo pasará tan rápido, si permanecéis unidos a nuestros dos corazones. Sufriréis si, porque es purificación, pero os será más llevadera. La purificación económica será una de las más fuertes que tendréis que superar, ya que nadie os venderá nada, si no tenéis la marca de la bestia. Ya todo está listo, las naciones al servicio de mi adversario tienen todo planeado, todo el montaje está listo para anunciarle a la humanidad la venida del falso mesías.

La guerra ya está planeada, sólo falta que se agote el último segundo de misericordia, para que comience el reinado final de mi adversario. No tengáis miedo hijos de la luz, el cielo no os desamparará, si permanecéis firmes y leales a Dios en las pruebas. No temáis a la transformación de la creación, todo se moverá, pero vosotros permaneceréis incólumes como aquel hombre sensato que levantó su casa sobre la roca.

Las naciones al servicio de mi adversario serán las que recibirán con mayor fuerza al castigo de la justicia divina. Los hijos de Dios que vivan en alguna de estas naciones impías, van a ser avisados por el cielo una semana antes del castigo divino, para que tengan tiempo de salir y refugiarse en los lugares que esta Madre les mostrará a través de sus instrumentos.

Disfrutad en familia este último tiempo de misericordia que el cielo os regala. Compartid con vuestros familiares y afianzad los lazos que os unen; amaos y perdonaos los unos a los otros, para que mañana cuando lleguen los días de justicia divina podáis permanecer unidos en el amor de Dios y nada ni nadie os pueda separar.

No olvidéis orar por los más necesitados de la misericordia de Dios en vuestras familias, para que las pruebas que se avecinan no los hagan desviarse del camino de la salvación.

Vivid el presente, no planeéis el futuro, porque el pasado y el futuro no existen; Dios es un eterno presente y así también debéis vivir vosotros; amad, perdonad, cumplid los santos preceptos y no temáis. Confiad y confiad siempre en el amor de Dios y el perfecto amor que todo lo puede, os ayudará a superar todas las pruebas. No perdáis la fe para que mañana podáis decir: Soy ciudadano del cielo y más allá del sol tengo una casa, donde me esperan mi Padre y mi Madre. Más allá del sol.

Vuestra Madre que os ama, María Rosa Mística.
Dad a conocer mis mensajes, hijitos de mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario