2 ene. 2014

Mensaje 31 de diciembre de 2013 - EE.UU


“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.  Les doy ahora Mi mensaje de Año Nuevo.”
 
“He venido, como siempre, para traer Mi amor al mundo.  Yo no soy un Dios de Justicia, sino un Dios de misericordia y amor.  Mi Justicia solamente llega por medio de la elección de la libre voluntad.  La paz y  seguridad en el mundo está en proporción al Amor Santo en los corazones.  Si ustedes se empeñan en destruir la vida –en el vientre materno– con actos de guerra y terrorismo, entonces están eligiendo Mi Justicia.”
 
“La verdad siempre es la verdad y ningún poder en la tierra la puede cambiar.  El pecado siempre es pecado y es una transgresión a los Diez Mandamientos, mismos que están personificados en el Amor Santo.  El pecado los separa de la Divina Voluntad de Mi Padre.  Esta separación es la que determina todo error en el mundo e invoca Mi Justicia.”
 
“La confianza en lo poco confiable traerá más catástrofe al mundo.  El liderazgo traerá cambios, pero no la paz.  Enfocarse en la unidad mundial no proviene de Mí si no está basada en el Amor Santo.  Cualquier otra unidad está inspirada por el deseo de controlar al extremo.  Incluso la unidad que supuestamente promueve la justicia social tiene como objetivo un único gobierno mundial bajo un solo líder y una sola religión.  No se dejen engañar.”
 
“En el corazón del mundo hay duplicidad de propósito y engaño.  Todo esto redirige, aparentando bien, hacia un objetivo nocivo.”
 
“Permanezcan fieles al Amor Santo.  Propaguen la Consagración del Corazón del Mundo a Nuestros Corazones Unidos.  Yo los ayudaré.  Encuentren siempre un asilo acogedor en el Corazón de Mi Madre.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario