7 feb. 2014

Mensaje 26 de enero 2014 - Jacareí - Brasil

 Mensaje del Divino Espíritu Santo a su amado hijo Marcos Tadeu


(María Santísima. Esposa Divinal del Dios Espíritu Santo)

“Amados Hijos Míos, Amado Pueblo Mío, Yo el Espíritu, el Espíritu Santo, la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, vengo nuevamente hoy para bendecirles y darles la Paz.

Soy la Verdad, Yo Soy la Vida, Yo Soy aquel que da al hombre las Virtudes, los Dones, conocimiento de Dios, Yo Soy aquel que era la vida de sus vidas. Yo Soy aquella Luz, sin la cual todo hombre camina en las tinieblas.

Vengan a Mí, quién viene a Mí encontrará la Vida, encontrará la Paz, encontrará el Amor que su corazón busca, busca inútilmente en las cosas del mundo, donde Yo no estoy, donde Yo no habito. Y por causa de eso, cuantos más placeres se dan a sí mismos, cuanto más cosas materiales y vanas dan a sí mismos, más vacíos quedan.

Vengan a Mí y Yo les daré Mi Amor, amor tan grande y tan fuerte que con lo cual no tendrán más ninguna necesidad de placeres, de pecados de impureza para que se sientan felices, completos y con la alegría en plenitud.

Yo Soy la alegría, fuera de Mí no pueden tener alegría, en el pecado no pueden nunca encontrar la alegría.

Yo Soy la felicidad y la Paz, fuera de Mí, en el pecado, en lo que es contrario a Mí, en lo que Me ofende, solo encontrarán ilusión y amargura.

Vengan a Mí, porque Yo, Yo les daré la Verdadera Paz.

¡Paz, Paz, Paz! Ésta es la finalidad de Mis Apariciones aquí con Mi Esposa Mística, acompañada de todos los Ángeles y Santos, de Jesús y del Padre Eterno. Ésta es la finalidad de Nuestras Apariciones aquí, darles la “Verdadera Paz del corazón”, enseñarles que con el pecado, en el pecado nunca tendrán la Paz. Donde hay pecado no puede haber Paz, en los placeres, en los pecados de la carne, en las cosas vanas del mundo, nunca, nunca encontrarán la felicidad y la Paz porque solo Yo puedo dar la Paz y en esas cosas Yo no estoy y nunca estaré.

Vengan a Mí para que Yo pueda darles la Paz, la Paz del corazón, que sus almas tanto busca y nunca encontrará. Ya están cansados, fatigados de buscar la Paz y la felicidad sin nunca encontrar. Gastaron sus vidas en los caminos equívocos del pecado buscando la felicidad, la plenitud de la vida y de la alegría.  

Yo estoy aquí para despertarles de sus errores, para quitarles de esa ceguera espiritual y para hacerles entender que solamente en Mí y Conmigo tendrán la Verdadera Paz, tendrán la Verdadera Felicidad que sus corazones buscan.

Yo Soy la Vida, fuera de Mí todo es muerte, todo es caos, todo es fin, todo es sufrimiento. Solamente en Mí la vida de ustedes será bendita, solamente en Mí tendrán la Paz de la vida, solamente en Mí tendrán el amor, la Paz y la alegría del Cielo que ya les hará ante gozar, ante vivir aquellas delicias que las almas de los Santos, de los Bienaventurados gozan en el Paraíso junto a Mí y en la plena visión de Mí.

Vengan a Mí, pues, Yo Soy aquel que su corazón busca. Yo Soy aquel por el cual tu alma clama. Yo Soy aquel por el cual tu alma gime día y noche. Venga a Mí Mi Hijo, no importa como estés y como seas, ven a Mí y Yo te daré Mi Gracia, daré Mi Amor. La única cosa que exijo de ti es la renuncia sincera del pecado, que desprecies este Mi enemigo que tanto Me ofende y Me deja triste.

Y si Yo veo que en ti hay de verdad la renuncia sincera del pecado, no puedes imaginar las locuras divinas de amor que Yo haré por ti, para inflamarte de Amor, para elevarte, para purificar tu alma, perfumarlas con Mis Gracias y Dones, para transfigurarlas, elevarlas, divinizarlas, o sea, transformarlas en Mí mismo. O sea, unirte tanto a Mí, al punto que participes un día de Mi Gloria y de la Felicidad que Yo doy en el Paraíso, que Yo tengo en el Paraíso.

Entonces, verás Hijito Mío, cuanto amor te tengo, como Soy para ti verdaderamente, Padre, Maestro, Hermano, Amigo, Esposo, Defensor y Pastor.  Verás cómo verdaderamente aquí en estas Apariciones que Yo no podía hacer más por ti de lo que tengo hecho.

He aquí a Mi Esposa Divinal, María, tú la has hecho llorar, tú la hiciste sufrir Hijo Mío, tu tardanza en atender Sus súplicas, tu preferencia por ti mismo y por el pecado. La has torturado todos los días, sin nunca hacer cesar el martirio de Su Inmaculado Corazón. Dejen de torturarla, dejen de martirizarla, dejen de hacerla sufrir así, o si no Me enojaré contigo y te repeleré de Mi faz, te expulsaré de Mi faz y te entregaré a merced de tus y Mis enemigos. Y digo: “Que grande será tu ruina, grande será tu tormento”

No torturen más a María, Mi Castísima Esposa, que tanto te ama y aquí ha buscado tu bien, ha buscado tu salvación por todos los medios y de todas las formas. Vea el sufrimiento de esta tu Madre que incluso siendo herida por ti, incluso siendo traspasada por ti día y noche por tus pecados, omisiones, pensamientos, tu sensualidad, tu impureza, tu rebeldía, tu vanidad, tu lujuria, tu soberbia, tu auto adoración, tu auto gobierno. Incluso siendo traspasada por ti continuamente, rebelde como Satanás, rebelde como el demonio, la has hecho sufrir.

Incluso así, Ella ha esperado por ti, Ella ha luchado por ti, Ella ha ofrecido Sus Lágrimas y Sus dolores por ti, delante de Mí, todos los días de tu vida para que Yo no castigue, para que Yo no te trate como merecen tus pecados, para que Yo tenga aún paciencia contigo, que aún no voltee Mi rostro contra ti, pero que aún te extienda la mano y te de Mi Gracia.

Ve como por Ella, por el Amor que Ella te tiene y por el amor que Ella tiene a Mí, aún una vez te extiendo la mano. No vengo para condenarte pero vengo con Mi Gracia, para curarte, para liberarte y santificarte. Si hoy, si hoy sale de tu corazón un acto sincero de amor, de arrepentimiento de tus pecados, de renuncia a ellos, si hoy sale de dentro de tu corazón un acto de entrega, de donación un “sí” sincero a Ella y a Mí, hoy mismo comenzaré a hacer en ti maravillas tan relucientes que ni siquiera podrás reconocerte a ti mismo con aquello que he de hacer por ti.

¿Qué es imposible para Mí? ¿Para Mí que abrí con el Padre y el Hijo el mar rojo para Moisés y su pueblo electo? ¿Qué hice brotar agua de la roca, caer el maná del Cielo? Yo con que hice que una mujer vieja, estéril, concibiese El Precursor. Yo que hice con que una doncella, concibiese, diese a luz al Verbo, sin dejar de ser Virgen, permaneciendo intacta toda la vida. Yo que di a tantos Santos y Mártires el coraje heroico para hacer todo lo que hicieron y transformar el mundo. ¿Qué será imposible para Mí en tí? ¿Qué me podrá detener en tí?

Ah! Bien debes saber que la única cosa que podrá detenerme en ti es “tú mismo”, con tu voluntad rebelde, mala, llena de malas inclinaciones, sensual y vanidosa, soberbia y orgullosa. Solo tú mismo con tu “no”, tu obstinación podrán impedirme de actuar en ti. Porque respeto tu libertad, porque te amo y espero tu “sí”, no porque seas más débil de que tu voluntad, de que tú mismo. Bien podría obligarte, haciendo caer sobre ti castigos y males físicos para hacerte curvar delante de Mí, pero no sería obediencia por amor.

Quiero la obediencia de amor, quiero amor de obras, quiero obediencia de obras, quiero adoración de obras, quiero el “sí” de obras, como fue el sí de los Santos y de Mi hijito Marcos.

Si Me dieran hoy este “sí” concreto y verdadero, no podrás imaginar las locuras divinas de gracia y de amor que realizaré en tu alma. Tú serás un sol resplandeciente de santidad y contra ti las tinieblas de Satanás nada podrán e iluminarás el mundo entero, reflejando Mi luz. Y toda alma viendo tu claridad querrán también entrar en esta claridad para finalmente ver la verdad, recibir Mi Amor, recibir Mi Paz, tener el influjo de Mi gracia en sí.

Con tu claridad en este mundo tenebroso, envuelto en tinieblas, oscurecido por Mi enemigo, finalmente será iluminado y libertado y Mi Reino de Amor vendrá a ustedes, vendrá en este mundo y ustedes conocerán un largo, un gran periodo de paz, alegría y santidad que Yo estoy preparando para ustedes.

Generación Mía, Pueblo Mío, Mis hijos, hijo Mío que Me escuchas ahora, no temas en aproximarte de Mí, porque Yo vengo para salvarte. Vengo una vez más para llamarte para el refugio seguro, para el aprisco, para Mi Amor. Donde Yo te pastorearé, donde Yo mismo te guardaré, te alimentaré  y te nutriré con los alimentos saludables y salvíficos de Mi Mano.

Ven a Mí, hijo Mío que tanto amo. Yo que quiero habitar en ti, en el templo de tu alma, entroniza en tu corazón a María y viéndola ahí Yo no resistiré, bajaré a tí y en ti viviré y permaneceré para siempre.

Hijo Mío, el amor que te demostré en estas Apariciones no lo demostré ni a muchas generaciones, ni a muchos Pueblos y Naciones y te lo demostré a ti. Yo podría haber venido a otros muchos más santos que tú y mientras tanto vine a ti, criatura pecaminosa, que solo Me ofendías y Me traspasabas. Y en vez de juzgarte y castigarte como tú merecías, vine a tí con amor, para levantarte del lodo de tu pecado, del pantano de tu impureza, de la miseria de tu indigencia espiritual y aquí te favorecí, te elevé, te enriquecí con Mis gracias, Mis dones, Mi paz y Mi amor.

¿Qué más Yo podría hacer por tí? Te di aquí todos los tesoros de Mi Corazón de manos llenas, tú puedes coger tanto cuanto el recipiente de tu alma pueda cargar y recibir.

Te amo, te amé con amor eterno y en este amor te seguiré amando hasta que Me escuches, hasta que Me entiendas, hasta que te des a Mí.

Yo deseo que continúen rezando todas las Oraciones que aquí se les fueron dadas todos los días, por ellas estoy transformándoles en templos perfectos, perfumados, iluminados, santificados para Mí. Por ellas realizo en ustedes las grandes obras de amor, del corazón de María y también del Mío. Por ellas verdaderamente transformo tu alma en Mi segundo Cielo, en Mi Jardín de descanso.

Estoy mirando ahora para cada uno de ustedes con amor, penetro en sus corazones, sondeos sus almas, veo todo lo que hay en ustedes, y les digo: “Les amo, les amo por todo, les amo a pesar de todo, les amo por encima de todo y quiero salvarles contra todo y más que todo”.

Vengan a Mí, Yo les amo, fui Yo quien les atraje de toda iniquidad y les traje al camino de la vida. En los sufrimientos, en las pruebas y dificultades, Yo estoy con ustedes y aunque tengan que atravesar el valle de la muerte no están solitos. Yo estoy con ustedes en la tribulación , el sufrimientos y nunca les dejaré. Quien está Conmigo nunca caminará en las tinieblas, nunca caminará solito.

A todos ustedes bendigo por María, con María y en María: de JERUSALÉN..., de NAZARETH...y de JACAREÍ.

La Paz Mis hijos, reciban Mi Paz, reciban Mi Gracia, reciban Mi Amor, reciban la Fortaleza, reciban Mi Piedad, reciban el Santo Temor de Dios, reciban el Consejo, la Ciencia, la Sabiduría, el Amor y todos Sus Frutos.

La Paz Marcos, el más obediente y dedicado de Mis Siervos, tu vida siempre fue un incienso ardiente de adoración y perfecto amor a Mí, a María, a quién amas inflamadamente como Yo mismo te enseñé y te hice amar. Y cuando este incienso que es tu vida se consuma todo, subirás a Mí, hasta Mi Trono de Gloria en el Cielo y aquí recibirás de Mí la Corona Luminosísima que te está reservada.




(Marcos):“También quería pedirte Señor Espíritu Santo y a ti también Mi Amadísima Madre del Cielo que bendigan estas dos imágenes peregrinas que están aquí, una que irá con mi amigo Luis Marcos para Colatina-ES, para que él pueda peregrinar en las casas, dígnense bendecirla para que todas las familias visitadas reciban la bendición de ustedes, la gracia de ustedes, sean salvadas. Y también esta otra que mi amigo Gabriel llevará consigo para su región para ser entronizada en una capilla que ellos hicieron en lo alto de un monte y que va ser consagrada, dedicada a ti Madre del Cielo, con el título de: Nuestra Señora Reina y Mensajera de la Paz de Jacareí.

Por favor, dígnense de bendecir estas imágenes, para que ellas lleven las gracias de ustedes y todas las promesas de ustedes se cumplan en ellas.

Hasta pronto Mi Señor y Mi Dios, Madre Mía razón de Mi vivir, razón de Mi rezar, razón de Mi existir”

No hay comentarios:

Publicar un comentario