10 feb. 2014

Mensaje 27 enero 2014 - Jacareí - Brasil

27 de Enero del 2014

Mensaje de la Virgen María a su hijo amado Marcos Tadeu

(Marcos): “Sí, gracias Madre del Cielo, continuaré…sí, sí, sí. Intentaré, sí, sí…”

“Mis Amados Hijos, Yo Soy la Madre de ustedes y Mi misión es guiarles siempre más al Señor.

¡Paz, Paz, Paz! ¡Paz a sus corazones! Alégrense Conmigo, porque sus nombres están escritos en el Cielo. Ustedes, los que Yo llamé para conocer Mis Apariciones aquí, tienen sus nombres escritos en Mi Inmaculado Corazón, son los elegidos. Alégrense por eso y den Gloria al Señor, que les miró con tanta Bondad y Misericordia.

¡Sean Santos como Dios es Santo! ¡Sean Santos como Yo Soy Santa! Sigan por el camino de la Oración, del Sacrificio, de la Penitencia, del desprecio del mundo y sus reglas, sus modas, su sensualidad, sus glorias. Y sigan por el camino, el camino que les apunté: “de la Renuncia, de la Humildad, de la Pureza, de la Fortaleza y de las Virtudes que tanto agradan a Dios”

Recen mucho, recen porque la Hora de la Justicia Divina se aproxima, para punir los pecados del mundo que a cada día aumentan más y más como una bola de nieve que no para de crecer.

Los Ángeles Castigadores, ejecutores de la Justicia, dentro de poco pasarán por la tierra y ¡Ay! de aquellos que pecaron tranquilamente, ¡Ay! de aquellas almas consagradas a Dios, que traicionaron sus votos, que como higueras estériles no dieron frutos de santidad. Cuando Mi Hijo venga y busque en ellos los frutos y no encuentre, los maldecirá como maldijo aquella higuera del Evangelio y este árbol secará, morirá y serán lanzados en el fuego que jamás se apaga. ¡Ay! del alma religiosa, traidora de su vocación, de los votos que hizo a Dios y que no vivió en la santidad como Dios quería.

¡Ay! de las familias que envés de convertirse en jardines de santidad, son pantanos de pecado, envés de ser escuelas de Amor a Dios, se convirtieron en escuelas de pecado y de perdición, escuelas para que los hijos vivan según el mundo, no según la Voluntad de Dios.

¡Ay! de la humanidad, ¡Ay! de los dueños y de aquellos que frecuentan los salones de baile, donde la Pureza se pierde, donde la Inocencia es completamente aniquilada, y donde Satanás domina como el rey de los corazones.

¡Ay! de la humanidad ingrata a Dios, después de tantos siglos de continuas Apariciones Mías, de continuos avisos de Mis Apariciones y Lágrimas de Sangre, no se enmendó. Dios va a derramar Su Cólera y donde haya más pecado, más Su Cólera ahí se concentrará.

Enmienden sus vidas, sean santos, vuelvan al buen camino, aún es tiempo. Yo Soy la Madre de ustedes y no quiero verles sufriendo en el futuro, por eso les digo:“Hoy digan en su corazón-“YO QUIERO CONVERTIRME. YO QUIERO VOLVER A DIOS”

Si lo hacen, tomaré la mano de ustedes y le llevaré por el camino seguro, que conduce a Dios.

Continúen rezando el Santo Rosario todos los días y todas las Oraciones que les di aquí, por ellas llegarán a la Gran Santidad, meditando, contemplando lo que les digo y después, no tendrán como no, alcanzar la Gran Santidad.

Yo vine del Cielo para amarles, para avisarles, para amonestarles, corregir, arrancarles de la ceguera del pecado. No vengo para condenarles, mas para darles los remedios para la salvación de ustedes y esto que acabo de hacer Hijitos es la gran prueba del inmenso Amor que les tengo. Porque si les llamo a la conversión es porque Me importo con ustedes y no quiero perder a ninguno de ustedes.

¡Paz, Paz, Paz! Que la Paz triunfe en sus corazones y en el mundo entero. Pidan la Paz, busquen la Paz y ella les será dada en sus corazones.

A todos bendigo generosamente con amor: de FÁTIMA…, de LA SALETTE…y de JACAREÍ”



(Marcos): “Hasta pronto Amada Madre del Cielo…”

No hay comentarios:

Publicar un comentario