1 abr. 2014

Mensaje 31 de marzo de 2014 - España

NO PERDÁIS LAS GRACIAS QUE SE OS DAN A TRAVÉS DE LA ADORACIÓN AL SANTÍSIMO, PEREGRINACIONES, RETIROS, EJERCICIOS, CHARLAS, ETC

Hijos de Dios, Soy el Santo Espíritu de Dios que os habla, vuestro Maestro interior que trabaja en vuestras almas y, os ayuda a perseverar en la gracia. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Quisiera que cada alma fuera una obra única en el plano sobrenatural, porque al igual que cada uno sois diferentes en la fisonomía, así también deseo que cada alma sea diferente en la fisonomía de su alma, para que el Omnipotente se recree en ellas y sea cada alma como un jardín lleno de colorido y de belleza espiritual. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Pero para que Mi acción sea efectiva debéis colaborar Conmigo y poner lo que esté de vuestra parte. Debéis hacer que no se pierdan las gracias que os doy. Debéis ser modelables y dejaros hacer, sin poner resistencia a los planes de Dios, porque El lo que desea es haceros bellos por dentro para que luego en el Cielo haya una gran multitud de almas diferentes todas con su encanto personal y el grado de gloria según sus méritos. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Y lo mismo que en el físico todos tenéis ojos, cabello, cejas y demás, así también en el alma se os da a cada uno las gracias de Dios, aunque en cada una será diferente según el aprovechamiento de esas gracias. Porque las mismas gracias no a todos aprovecha por igual. El efecto de la gracia divina es según vuestra correspondencia a la misma, vuestra fe y vuestro amor a Dios Uno y Trino. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.


Quien aprovecha una gracia que Yo le doy, se predispone a recibir más gracias, porque cada gracia trae consigo otras, y así como una gran cadena de gracias que no os dejo de dar, si las sabéis aprovechar. Quien malogra Mis gracias, va malogrando otras, una por una, porque cada vez que una gracia no la aprovecha, la pierde y, pierde de esta forma una cadena de otras muchas gracias. Por eso hijos de Dios, de ahí la variedad de almas, todas tan diferentes a los ojos de Dios, a pesar de que a muchas se les dio las mismas gracias. Yo, Espíritu de Dios, os hablo. Es lo mismo que los que tienen iguales nóminas e iguales circunstancias, a unos les llega su sueldo hasta final de mes y a otros no, porque unos saben aprovechar su economía y otros la administran mal. Así que hijos de Dios, tratad de no perder las gracias que se os dan, muchas veces a través de la adoración al Santísimo, peregrinaciones, retiros, ejercicios, charlas, etc. Yo, Espíritu de Dios, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario