23 jun. 2014

Mensaje 19 junio 2014 - EE.UU - Defiendan la verdad

19 de Junio del 2014
Mensaje Público

“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

“La sociedad ha dado grandes pasos para redefinir la libertad como el derecho a pecar.  Pero Yo les digo que la libertad de practicar el cristianismo públicamente es cada vez más atacada.  Eliminaron la oración de las escuelas para reemplazarla por la violencia.  Exhibir los Diez Mandamientos en los tribunales es controversial.  ¿No es de extrañar que el sistema legal apoye el pecado?”

“Incluso en este entorno, en este lugar, quienes tienen influencia atacan la oración.”

“Mis hermanos y hermanas, deben reconocer en sus corazones lo que está bien y lo que está mal.  No estén de acuerdo con la opinión popular o con la mayoría.  Manténganse firmes en la verdad del bien contra el mal.”

La línea entre el bien y el mal se irá difuminando cada vez más debido a la confusión actual.  El pecado no se considerará como pecado, sino como una especie de derecho.”

Aquellos de ustedes con el valor para defender la verdad tienen que dar a conocer sus opiniones.  Esta es la única forma como puede crecer el Resto.  Ahora ustedes tienen la libertad de hacerlo.  Úsenla.

Lean 2ª Timoteo 4:1-8
Te conjuro en presencia de Dios y de Cristo Jesús que ha de venir a juzgar a vivos y muertos por su Manifestación y por su Reino:  Proclama la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, amenaza, exhorta con toda paciencia y doctrina.  Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por sus propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades;  apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas.  Tú en cambio pórtate en todo con prudencia, soporta los sufrimientos, realiza la función de evangelizador, desempeña a la perfección tu ministerio.  Porque yo estoy a punto de ser derramado en libación y el momento de mi partida es inminente.  He competido en la noble competición, he llegado a la meta en la carrera, he conservado la fe.  Y desde ahora me aguarda la corona de la justicia que aquel Día me entregará el Señor, el justo Juez;  y no solamente a mí, sino también a todos los que hayan esperado con amo su Manifestación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario