19 ago. 2014

Mensaje 17 agosto 2014 - Jacareí

17 de Agosto del 2014
Mensaje de la Virgen María a Marcos Tadeu

FIESTA DE LA ASUNCIÓN DE LA MADRE DE DIOS AL CIELO

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Amados Hijos Míos, hoy, están celebrando aquí la Fiesta de Mi Asunción al Cielo en cuerpo y alma. Soy la Virgen asunta al Cielo, brillante como el sol, terrible como ejército en orden de batalla, bellísima, blanca como la luna, que con Su Luz ilumina el mundo entero con el esplendor de la Santísima Trinidad.

Soy la Mujer Vestida de Sol asunta al Cielo y por eso, ilumino el mundo entero con la Luz de la Gracia, del Amor de Dios, de la Santidad, de la salvación y de la Paz. La Madre del Cielo subió al Cielo en cuerpo y alma para dejar para ustedes un camino luminoso que todos ustedes pueden ver y seguir para también llegar en la Gloria del Paraíso donde estoy, donde podrán ser felices Conmigo por toda la eternidad.

En este camino de Luz todos ustedes deben caminar para alcanzar la “Bienaventuranza Eterna” Siguiéndome todos los días por el camino de la Oración, de la Penitencia, del Sacrificio, del Amor, de la Fe y de la Gracia. Síganme por el camino luminoso que les dejo, viviendo todos los días en una gran unión: de vida, de corazón, de alma y de voluntad, con un amor y la Voluntad del Señor, para que la voluntad de ustedes sea la misma que la de Él, y así, ustedes puedan caminar todos los días sobre la tierra, cumpliendo siempre más el Plan que el Altísimo trazó e hizo para ustedes.

Síganme por el camino luminoso que les dejo, caminando siempre más en la confianza y en la esperanza, en el amor y en la donación total de ustedes mismos al Señor y también al trabajo de la salvación de las almas, para que ustedes puedan verdaderamente salvar muchas almas con su ejemplo, su palabra, sus oraciones, y su testimonio y así, todo el mundo encuentre el camino de su salvación y de su Paz definitiva.

Síganme por el camino luminoso que les dejo, siguiendo el suave perfume que Mi Cuerpo Inmaculado asunta al Cielo desprende para ustedes, para que así, puedan encontrar siempre más el camino de la perfección espiritual y de la santidad, al cual Yo llamé a todos ustedes aquí Mis Hijos.

La Fiesta de hoy, de Mi Asunción al Cielo en cuerpo y alma, es una Fiesta de gran esperanza para ustedes, porque la Madre Celeste elevada y entronizada a la derecha del Altísimo, hoy muestra toda la potencia de Su Gloria, del Poder y de la Autoridad que le fue dada por la Santísima Trinidad, y ésta Su Madre asunta al Cielo, tan Gloriosa y Poderosa, sentada sobre los Querubines y Serafines, sobre el mundo y todo el universo, es la misma que está aquí y que les dice solemnemente: ¡Por fin, Mi Corazón Inmaculado Triunfará!

Por eso, adelante. Aquellos que trabajaren por Mí, no perecerán y tendrán como paga: la Vida Eterna. Aquellos que Me aman, aman la vida. Aquellos que actúan, que viven por Mí, vivirán eternamente. Mientras que aquellos que se aborrecen en Mí, tendrán como paga: la muerte eterna. Porque Mi Hijo ama a los que Me aman y aborrece a aquellos que Me aborrecen. Por eso, caminen por el camino que Yo les apunté, sirviéndome con amor y constancia todos los días de su vida y Yo les prometo: “Que Mi Corazón, que Mi Vida será la vida de ustedes y la vida de ustedes será la Mía. El camino de ustedes será el Mío y el Mío será el de ustedes" y entonces, Mis Hijos, unidos así, en el Perfecto Amor tan grande y tan profundo, Yo les conduciré siempre más para dentro del conocimiento, del Amor de Dios, del misterio de este Amor de la Trinidad, que Me creó Inmaculada, que me dotó de tantos privilegios, que Me hizo ser Madre de Dios y Madre de ustedes, y que Hoy, Me elevó a Su derecha para allá, junto del Rey Eterno, alcanzar para ustedes Mi Hijos, todo bien y toda Gracia del Señor.

Continúen rezando el Santo Rosario todos los días, pues, quién Me sirva por el Santo Rosario no perecerá. Continúen haciendo todas las Oraciones que les di aquí y anuncien sin miedo, a todos Mis Hijos: “Que la Madre del Cielo bajó de Su Trono del Cielo porque Su Amor por Sus Hijos que es tan grande, no podía dejarla inerte, viendo a Sus Hijos perdiéndose en el pecado, cayendo en las manos de Satanás y por eso, Yo, Su Madre del Cielo, bajé presurosa para alcanzar la salvación para ustedes, para llamar a Sus Hijos, Mis Hijos, de vuelta a Mi Corazón Inmaculado y al Corazón del Señor, y así obtener para todos lo mismo que la Reina Ester obtuvo del Rey Asuero: la salvación”.

Todos los días pido al Señor lo mismo que Ester (que era una figura de Mi persona) pidió al Rey: “Concédame la vida, salva a Mi Pueblo”. La Madre del Cielo intercede por ustedes noche y día, la Madre del Cielo baja del Cielo todos los días para mostrarles lo que deben hacer para ser salvos. Adelante Mis Hijos, confianza, echen la semilla de Mis Mensajes y verán como en medio de tantos espinos, de tantas almas empobrecidas por el pecado, cogerán muchos lirios vistosos para que Yo pueda ofrecer al Señor como Don más precioso de Mi Corazón Inmaculado.

A todos ustedes en este día bendigo con amor: de MONTICHIARI…, de PELLEVOISIN…y de JACAREÍ.

La Paz Mis Hijos Amados. Derramo sobre ustedes ahora Mi Bendición Especial y Maternal que continuará con ustedes hasta el fin de sus vidas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario