14 ago. 2014

Mensaje 9 agosto 2014 - Jacareí - Santa Lucía

“Amados hermanos Míos, hoy nuevamente vengo del Cielo a decirles: Conviértanse sin pérdida de tiempo. No jueguen con su salvación que es el negocio más importante de toda la vida de ustedes y por la cual deben luchar hasta la sangre, hasta las últimas fuerzas de sus vidas.

Cuantos de ustedes andan descuidados con su salvación, siendo displicentes (apáticos) y negligentes con un asunto tan importante. Recuérdense que sólo tienen un alma y que sólo tienen una vida para salvarse. Si usaren mal el don de la vida, sino cuidaren de sus almas, o peor si la entregaran al pecado, ustedes mismos serán los artífices de su ruina.

No sean que ustedes mismos destruyan su casa, o sea, su alma, poniendo a perder la salvación de ustedes por placeres pecaminosos. Sino antes, vuelvan a Dios por el camino de la oración, de la penitencia y del verdadero amor.

El tiempo urge y ahora no pueden más vivir indecisos entre Dios y el pecado como vivieron hasta hoy. Decídanse por el Señor para que la salvación de ustedes sea completa.

Miren para las señales de los tiempos: la gran sequía que se abate (azota) sobre ustedes, en otros lugares: huracanes, terremotos, guerras y rumores de guerras. Son las señales de la regreso inminente del Señor, ¿no están viendo? ¡Como son ciegos!

Cuantos de ustedes dejaron albergar en su corazón los demonios: de soberbia, de lujuria, de impureza, de vicios, de blasfemia, de traiciones al Señor.
¡Como son ciegos!, están en tinieblas y no ven que espesas son esas tinieblas.

¡Levanten! Abran sus ojos, para que la Luz del Cielo entre en sus almas e ilumine sus almas. Récenme más, para que ilumine sus ojos, porque solamente Yo los podré quitar de las tinieblas, de la ceguera del pecado quien ya no ve más, y no discierne más el bien del mal, lo correcto de lo equivocado, lo puro de lo impuro.

Yo Soy la amiga de ustedes, su hermana y su abogada. Quien me invocare con confianza no perecerá. Antes, procuraré todas las gracias para el alma que Me invocare con confianza. Ustedes fueron escogidos por la Madre del Señor, para que lleven Su Luz desde este lugar para el mundo entero, son los Apóstoles de los Últimos Tiempos. Lleven la luz de la salvación, ustedes que son la última esperanza de la Tierra, la última esperanza del mundo.

Recen, trabajen, vivan en la santidad como el Gran San Benito vivió. Él que entre Nosotros en el Cielo brilla con una luz de extraordinario fulgor por las virtudes, por el amor, por la fidelidad tan grande que tuvo al Señor.

Sigan las pisadas de Él, sigan las pisadas de todos los Santos, porque Nosotros dejamos para ustedes un camino cierto, seguro para el Cielo y quien Nos sigue no se perderá.

Amen, amen al Señor con todo el corazón de ustedes, amen a la Madre de Dios con todo el corazón de ustedes y dediquen su vida en hacer lo que Nuestro amadísimo Marcos desde siempre hace: mostrar a todos cuán grande es el Amor de la Madre de Dios y todo lo que Ella hizo por el bien y por la salvación de todos. Así, las almas se enamorarán por Ella y le entregarán sus corazones y cuando esto suceda, Cristo reinará en todos los corazones y el Reino de Dios vendrá para la Tierra.

Vayan, anuncien a todos sus hermanos, especialmente a los que están más lejos, todo lo que la Madre de Dios hizo y ha hecho en todas Sus Apariciones hasta aquí para salvar a todos. Para que las almas muertas por el pecado, puedan resucitar en el amor y por el amor de la Madre de Dios.

Hoy les bendigo. Bendigo Mis imágenes que están aquí y todas las otras que llevarán con ustedes hoy, mañana y siempre.

Donde quiera que una de esas imágenes estuviera, bien como la de todos los otros Santos y de la Madre de Dios, allá Yo estaré llevando grandes y abundantes bendiciones del Señor para ustedes y para todas sus familias.

Gracias por todas sus oraciones, continúen rezando y no aflojen ningún instante, porque sus oraciones salvan muchas almas y destruyen los planes de Satanás y de sus secuaces.

A todos les bendigo con Amor: de SIRACUSA… de CATANIA… y de JACAREÍ”

No hay comentarios:

Publicar un comentario