17 sept. 2014

Mensaje 13 septiembre 2014 - Jacareí - Brasil - Conviértanse

“Queridos Hijos Míos, Yo Soy la Rosa Mística. Hoy, día 13, cuando terminan Mi Trecena y conmemoran más una vez Mis Apariciones en Montichiari, vengo para decirles: “Mi Mensaje de Montichiari clama venganza al Cielo, porque no fue obedecido, porque no fue escuchado, porque no fue atendido y es por eso que los Grandes Castigos de la Justicia de Dios continuarán cayendo sobre el mundo hasta que venga el GRAN CASTIGO que Yo profeticé en Akita, en Japón, donde lloré Lágrimas más de cien veces y di tres gravísimos Mensajes a Mi hijita Agnes Sasagawa”.

Mis Apariciones en Montichiari claman venganza al Cielo, porque Mi Voz fue silenciada por muchos Sacerdotes, Obispos y Papas, que en vez de hacer Mi Mensaje dar la vuelta al mundo, anunciándolo en todas las Iglesias y en todos los medios de comunicación de que la Iglesia disponía. En vez de eso, persiguieron Mis Apariciones en Montichiari, las negaron, ridiculizaron Mis Imágenes de Mi Aparición en Montichiari, la Rosa Mística, que lloraron hasta Lágrimas de Sangre por el mundo entero, haciendo con que muchos de Mis Hijos que pudieron haber llevado en serio Mis Mensajes y Mis Lágrimas, no hiciesen. Esas almas continuaron en el pecado y fueron endureciendo el corazón cada vez más, hundiéndose cada vez más en el lodo del pecado y Satanás fue cegando sus almas más y más, de modo que ahora, salvo por un milagro directo de Dios, esos Mis Hijos no podrán más salvarse porque ya se tornaron completamente insensibles a todo llamado venido del Cielo.

Cuantos hijos Míos se sumergieron en la impureza y en la lujuria hasta la cabeza y por causa de eso se tornaron insensibles y fríos como mármoles a Mi Voz. El pecado de la lujuria deja en el alma una mala marca que impide al alma de escuchar la Voz del Señor, de ser sensible a Mi Voz, a Mis Señales, a todo aquello que Yo hago para salvarles y cuantos hijos Míos que cayeron en ese pantano de lodo porque tantos Obispos y Sacerdotes, negaron Mis Mensajes dados a Mi Hijita Pierina Gilli y Mis Lágrimas hasta de sangre, señales extraordinarias de Mi Dolor y de Mi Amor para intentar salvar a todos Mis hijos.

Recen, recen mucho, para reparar tan grande pecado. Recen, recen mucho para reparar tan gran mal causada a las almas. Recen para que todavía un milagro de la Divina Misericordia toque a estos Mis hijos tan perdidos en el pecado, tan ciegos en el pecado, de modo que pueda traerlos de nuevo al camino de la Conversión, de la Oración, de la Santidad, de la Pureza, del Amor y de la Paz.

Mis Apariciones en Montichiari claman venganza al Cielo porque muchos de Mis Hijos Laicos que sabían de Mis Mensajes y podían haberlos divulgado, no lo hicieron; por pereza, por comodismo, por desinterés, por egoísmo, por amarse demasiado a sí mismos, por amarse más a sí, a su comodismo, a su bienestar de que a Mí y por eso, no anduvieron, no hablaron, no predicaron Mis Mensajes, no hicieron todo lo que podían para llevar Mis Mensajes, Mi Trecena y el conocimiento de Mis Lacrimaciones a todos los confines del mundo. 

Cuantas manos permanecieron ociosas a lo largo de todos estos años. Cuantos labios que podían haber anunciado Mis Mensajes permanecieron mudos, callados durante estos años, encerrados en sí mismos.

Cuantos corazones podían haber transmitido Mis Mensajes de Amor, Mis Lágrimas y no lo hicieron porque estaban demasiado ocupados consigo mismos y sus intereses.

Por  todo eso, el Señor va mandar un Gran Castigo al mundo por la dureza de corazón, delante de Mis Mensajes, por su insensibilidad a Mi Dolor. Yo no quiero que sufran en el futuro hijitos.

Por eso les digo: Vayan,  salven lo que todavía puede ser salvado, anuncien Mis Mensajes de Montichiari a todos.  Den Mi Trecena a conocer a todos, hagan con que todo el mundo conozca Mis Lacrimaciones hasta de Sangre, para que viendo lo cuanto  Yo sufro por la pérdida de las almas, por la pérdida de cada uno de Mis hijos, los corazones de los hombres puedan abrirse para que Yo derrame en ellos Mi Llama de Amor.

Y a ejemplo de Mi hijito Marcos ellos Me amen y Me entreguen sus vidas, Me entreguen todo su ser, cuerpo y alma, para que Yo viva en ellos, reine en ellos y en ellos haga Mi Reino de Amor.
Sean  como Mi hijito Marcos,  que a lo largo de estos veintitrés años nunca cesó de divulgar el amor a Mí, en Mi Aparición en Montichiari, como Rosa Mística. Nunca cesó de anunciar Mis Mensajes de Oración, Sacrificio y Penitencia… Mi Trecena. Nunca dejó de hablar de Mis Lacrimaciones hasta de Sangre y de mostrarlas a Mis hijos para que ellos se arrepintieran de sus pecados, se convirtiesen, mudasen de vida. Y de hijos de la serpiente, se transformasen en hijos Míos,  que Me amasen de todo corazón, que viviesen por Mí, para Mí, para el Señor, Conmigo y por medio de Mí.

Sí, en la palabra y en el trabajo de Mi hijito Marcos, derramo siempre más Mi Mística Luz que se tornará cada vez más fuerte cuanto más densas fueren las tinieblas a envolver todas las almas y todas las cosas.

Sí, especialmente por el video que él hizo de Mi Aparición en Montichiari a Pierina Gilli y de Mis Lacrimaciones, muchas almas ya fueron tocadas, convertidas y mucho más todavía serán.

En verdad, esos videos que Mi hijo Marcos hace, que ahora son despreciados por tantos, y que tantos miran con fastidio, desinterés y frialdad, ellos serán buscados más que el agua en la sequía, cuando se aproxime el  GRAN AVISO .

Sí, después del AVISO, millones buscarán esto y esto valdrá más que oro puro, porque todos encontrarán en esos videos, en esas Trecenas , en estos Rosarios Meditados la verdad,  el amor que siempre buscaron, la paz, la felicidad,  la luz y la riqueza que los tornarán plenos, plenos de DIOS, plenos del Espíritu Santo, plenos de la sabiduría del Cielo, plenos de la Paz que puede llenar el corazón de todo el hombre y tornarlo feliz, sumamente feliz.

Sí… ¡Ay de aquellos que ahora desprecian esos Rosarios, esas Trecenas, esos videos que Mi hijito predilecto hizo de Mis Apariciones!. Ellos irán llorar lágrimas de sangre de desesperación en el día del AVISO por haber estado tan cerca de tanta luz y hubieron preferido las tinieblas. Por haber estado tan cerca del remedio que los podrían curar y prefirieron permanecer con el cáncer del pecado.  Por haber estado tan cerca de Mí, de la verdad y haber preferido el diablo, y sus mentiras, por haber preferido las tinieblas.

Esos, en aquel día del AVISO golpearán sus cabezas contra los muros, llamando a la muerte. Y por otro lado la muerte solo les aumentará su Castigo, el fuego que caerá del Cielo, sobre aquellos que despreciaron toda la verdad que aquí es divulgada por Mi hijito Marcos: por la palabra, por los Rosarios, por las Oraciones gravadas por él, por los Videos hechos por él. Sí, el fuego que les quemará será más terrible de que el de los pecadores que pecaron por ignorancia.

Y la quemadura provocada por ese fuego no podrá ser curada por ningún remedio de la Tierra, y los demonios llevarán esas almas consigo para quemarlas y torturarlas con tormentos indescriptibles, torturas inauditas en el infierno para todo siempre.

Ahora es el tiempo de la conversión. ¡C O N V I É R T A N S E! y aprovechen de tantos tesoros que tienen aquí dados para la salvación de ustedes, mientras todavía pueden, porque muy pronto procurarán por ellos, pero ya será demasiado tarde.

¿No ven que Mis Apariciones aquí a Mi hijito Marcos continúan y terminan Mis Apariciones a Pierina Gilli en Montichiari? Ésta es la Señal para ustedes, la Señal de la Madre del Hijo del Hombre, de que el regreso del Hijo del Hombre es inminente.

El Señor está a las puertas y antes que venga el día de Su Justicia les está dando un largo día de Misericordia para la conversión de ustedes.
Hace veintitrés años que este día largo de Misericordia  les es dado aquí por medio de Mis Apariciones en este  Santo Lugar. Por eso, aprovéchenlo hijitos y muden de vida, porque la espada tiende sobre sus cabezas y falta poco para que se rompa el hilo que la sujeta y que la impide de caer sobre ustedes.

Mi Corazón gime de dolor, porque a pesar de Mis avisos e incluso a pesar de este  Mi vehemente aviso de esta noche, muchos continuarán ciegos en sus pecados, fríos e insensibles a Mi Voz.
¡P E N I T E N C I A! ¡PENITENCIA para salvar a los pecadores! Recen, menos conversaciones, más oración, es eso lo que Yo deseo, porque el mundo nunca se encontró en un peligro tan grande como ahora.

Recurran a los Santos como Mi hijito Marcos les enseñó, porque quien recurre a los Santos, quien los amare, los imitare y fuera verdadero devoto de ellos no perderá la verdadera Fe Católica, se mantendrá fiel a DIOS y a Mí. Y a éste, el Padre Omnipotente le mirará con amor y cubrirá con las más abundantes Gracias y Bendiciones de Su Corazón Misericordioso.

Yo la Madre de ustedes les amo mucho, cada uno de ustedes es precioso a Mi Corazón y no quiero perder a ninguno de ustedes siquiera. Por eso hijitos, vigilen y oren, porque los dragones infernales todos los días planean la perdición de ustedes y solamente con mucha oración pueden escapar de las trampas de ellos, que quieren hacerles caer en el pecado y perder el Cielo.  Solamente con la oración ustedes pueden permanecer en Mi Manto.

Yo quiero protegerles, Yo quiero ayudarles, Yo quiero salvarles, pero ustedes tienen que dejarme ayudarles por medio de la oración y del ‘SÍ’ sincero de ustedes.

Recen, recen, porque sobre ustedes Yo tengo grandes planes. Recen para que todos ellos se cumplan lo cuanto antes en ustedes y Yo les lleve con toda la humanidad al Triunfo de Mi Corazón Inmaculado.

A todos les bendigo: de MONTICHIARI… de LA SALETTE… y de JACAREÍ”

No hay comentarios:

Publicar un comentario