5 nov. 2014

Mensaje 1 noviembre 2014 - Jacareí Brasil - Santa Lucia - Cada uno de ustedes es importante para el Cielo

Jacareí, 01 de Noviembre del 2014
MENSAJE DE SANTA LUCÍA DE SIRACUSA


“Amados hermanos Míos, Yo, Lucía de Siracusa, vengo una vez más hoy para decirles: ¡Sean Santos! La Santidad es fácil para aquellos que abren su corazón al Señor.

Abran el corazón a Él, dejen que Su Amor entre dentro de sus corazones, transforme sus corazones, llene sus corazones cada vez más de: Amor, Paz, Alegría y Gracia.

Si ustedes dejaren de querer el mal, y comenzaren por lo menos a desear el bien, ya será lo suficiente para que el Espíritu Santo entre dentro de sus corazones, llene sus corazones con Su Gracia hasta rebosar, transformándoles en sus templos verdaderos. Y el corazón de ustedes será un oasis de Paz, un oasis de Gracia, un oasis de Amor.

Yo deseo que sean verdaderamente Santos, por eso estoy aquí para tomar sus manos y para conducirles todos los días siempre más para lo alto, para el Cielo.

Vengan a Mí, entréguenme todas sus limitaciones, flaquezas, todos sus problemas también. Porque Yo quiero actuar en sus vidas, quiero transformar, quiero llevar la vida de ustedes a su completa realización en DIOS, o sea, a la Santidad.

Comprendan que ustedes fueron creados para la santidad, para el Cielo, no para el infierno. Por eso, dejen el camino del pecado que sólo les llevará para lejos de DIOS y sigan el camino de la Gracia como Yo seguí.

Cada uno de ustedes es importante para el Cielo, son la última esperanza de la Tierra, son la última esperanza de hacer la luz de la verdad triunfar sobre la mentira, la Gracia sobre el pecado, el amor sobre las guerras y el bien sobre el mal. Por eso no cierren sus corazones para DIOS, para la Madre Santísima en el día de hoy.

Pero antes, den a Ellos el “Sí” de ustedes, para que el Plan de Amor de Ellos se realice en ustedes y por medio de ustedes plenamente para la salvación de tantas almas que están perdidas y alejadas de DIOS en este mundo, sufriendo sin el amor de Él.

¡Sean Santos! Transformando la vida de ustedes en un continuo “Sí”. La Santidad es hecha de muchos y muchos peldaños y en cada uno de ellos está escrito: “Sí”. En todo momento deben decir “Sí” a DIOS, “Sí” a la Madre de DIOS y renunciando a la voluntad de ustedes y aceptando la de Ellos.

Cuando ustedes confluyan su pensamiento con el Pensamiento de DIOS y la voluntad de ustedes con la Voluntad de DIOS, la santidad será fácil para ustedes y atingirán un máximo grado de santidad en poco tiempo como hicieron los Pastorcillos de Fátima, como hizo San Gerardo, como hizo también San Gabriel de la Dolorosa, Santa Gemma, Yo misma y la propia Santa Filomena.

La Santidad sólo es difícil para aquellos que resisten a conformar su modo de pensar con la del Altísimo y su voluntad con la del Altísimo. Esto es lo que impide la santificación rápida.
Digan “No” a ustedes mismos y “Sí” a DIOS en todo momento y verán como la santidad de ustedes será completa, rápida y serán verdaderamente obras maravillosas de perfección espiritual en las manos del Señor.

A todos pido ahora: continúen rezando el Santo Rosario todos los días, no pueden imaginar cuantos males ya habrían sucedido a sus familias y no sucedieron porque rezan el Santo Rosario todos los días. El Rosario es la mayor armadura y escudo de sus familias. Récenlo para que así los ataques del enemigo sean todos repelidos y ustedes sean guardados en paz en el Amor de DIOS, en la Gracia de DIOS.

Continúen también rezando Mi Coronilla por lo menos una vez por semana, porque a través de ello Yo tengo grandes Gracias que sólo podrán ser dadas a ustedes por medio de Mí, por medio de Mis Méritos ofrecidos al Altísimo.

Yo los alcancé, alcancé esos favores, esas gracias para ustedes, pero sólo puedo darles si ustedes rezaren Mi Coronilla al menos una vez por semana y colmaré sus vidas de muchas bendiciones, gracias y favores que el Altísimo Me concedió.

A todos bendigo ahora con amor: de SIRACUSA… de CATANIA… y de JACAREÍ”

No hay comentarios:

Publicar un comentario