14 nov. 2014

Mensaje 14 noviembire 2014 - España - ¡Cuantas devociones os he dado y que poco os servis de ellas!

CUÁNTOS MEDIOS PARA SANTIFICAROS OS HE DADO Y HASTA MIS SACERDOTES LOS IGNORAN

Hijos Míos, cuántos medios para santificaros y haceros más llevadero el camino hacia la eternidad os he dado, y que pocos os servís de ellos, que hasta Mis sacerdotes los ignoran. Yo, Jesús, os hablo. 

Ahí tenéis:
la devoción a Mi Corazón divino con todas sus promesas y todas sus gracias
el Santo Rosario que tanto honra y agrada a Mi Madre, también cargado de promesas y gracias; 
la devoción a Mi Preciosísima Sangre; 
las letanías de Mi Sagrado Corazón; 
la devoción a Mis Santas Llagas;
los siete domingos a San José; 
los dolores de Mi Santísima Madre; 
el santo Escapulario del Carmen;  
las oraciones de Santa Brígida; 
la coronilla de la Divina Misericordia, 
y tantos y tantos medios que existen en Mi iglesia, indulgenciados la mayoría de ellos y cargados de gracias y bienes espirituales, para vosotros y Mis difuntos. Yo, Jesús, os hablo.

El Cielo no para de daros medios para mejor santificaros pero no los consideráis, porque vivís al día, sólo pendientes de las cosas cotidianas y nada más. No desperdiciéis estás devociones inspiradas todas por el Cielo, porque entonces es como si un enfermo desperdiciare las medicinas para mejorar su salud. No os digo que practiquéis todas las devociones, sino que escojáis aquella o aquellas que mejor se adapten a vuestro ritmo de vida, a vuestra psicología, sensibilidad y forma de ser. Yo, Jesús, os hablo.

Pido a los sacerdotes que no quiten el rezo del Santo Rosario en sus parroquias, aunque sólo vayan dos o tres personas, porque con respecto a ellos es la perseverancia en las cosas espirituales lo que les santifica y da gloria Dios, y no la cantidad de gente que asista. Yo anduve por los caminos de Palestina y venía mucha gente tras de Mí, pero a mucha más gente no le importaba lo que decían de Mí ni por curiosidad, y no por eso, dejé de hacer lo que daba gloria a Mi Padre.

Vosotros sacerdotes, no eliminéis de vuestra agenda estas grandes devociones que tantos santos han dado a Mi Iglesia. Ponedlas en práctica y animad a los fieles a que las hagan, siempre confesando y comulgando. Hijos Míos, Yo os dejé un arsenal de armas espirituales muy completo y llevadero, no desperdiciéis lo que os ayudará más velozmente en vuestra peregrinación al Cielo, y son devociones que odia Mi enemigo mortal porque con ellas ha sido vencido multitud de veces. Yo, Jesús, os hablo y os instruyó. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica

No hay comentarios:

Publicar un comentario