18 nov. 2014

Mensaje 16 noviembre 2014 - Jacareí Brasil

Jacareí, 16 de Noviembre del 2014
MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Mis Amados Hijos, hoy, cuando aún están conmemorando aquí la Fiesta de Mi Sagrada Faz y al mismo tiempo reflexionando sobre la grandiosidad de Mi Mensaje en Fátima, Yo les digo: “Mi Faz de Amor es la misma Faz que Yo mostré a Mis Tres Pastorcillos, más brillante que el sol a través del cual, Yo vine iluminar el tiempo de ustedes repleto de tinieblas, de apostasía, de los errores, de las guerras y de los pecados, para cada vez más conducirles seguramente en medio de tanta oscuridad por el camino seguro que les conduce para el Cielo y la Salvación.”

Mi Faz de Amor es la estrella luminosa que Dios coloca en el cielo de la humanidad en estos tiempos difíciles para conducirles a todos Mis hijos por el camino de la Paz, del Bien, del Amor y de la Oración. De modo que puedan tener el encuentro perfecto con Dios en sus vidas ya en la tierra y caminar con Él rumbo a Su Casa en el Cielo, Su Morada en el Cielo, donde Él les espera con ansia amorosa de Padre para abrazarles y darles la perpetua felicidad, la perpetua luz.

Caminen Conmigo en la Oración, caminen Conmigo en la Gracia de Dios, caminen Conmigo en el camino de los Mandamientos de Dios que les abren las puertas del Cielo.

Caminen Conmigo cada vez más renunciando a este mundo perdido, que les lleva siempre más al pecado, y a ofender a Dios. Renuncien a todas las tentaciones de Satanás, resistan a ellas con la Oración, con Sacrificios, con la Meditación de Mis Mensajes, pues, solamente eso podrá darles la Perseverancia en el bien, en el Amor de Dios, en la Gracia de Dios, en la Amistad de Dios.

En estos tiempos en que viven, Mi Corazón Inmaculado continúa preocupado con ustedes y con la suerte de ustedes Mis hijos, porque la Consagración a Rusia a Mi Corazón Inmaculado no fue hecha completamente como Yo deseaba. Por eso ella no se convirtió del todo, y por eso sus errores continúan esparciéndose en el mundo causando tantos sufrimientos y persecuciones a los buenos y a los justos.

Solamente con Nuestros Rosarios podemos obtener el triunfo de Mi Corazón Inmaculado allá en Rusia y en el mundo entero. Por eso les pido Hijitos: ¡Recen, recen muchos Santos Rosarios! Recen las Oraciones que les di aquí, pues, solamente con esas Oraciones podremos formar una gran barrera de contención a la avalancha de tantos males, crímenes, violencias y pecados que se cometen todos los días en la faz de la tierra.

Lo que Mi Hijo Jesús dijo en El Escorial es verdad. Gracias a Mis Oraciones, gracias a Mis Lágrimas de dolor, Él perdona el mundo Mis hijos. Si no fuesen Mis Lágrimas, si no fuesen Mis Súplicas, este mundo y sus cuerpos también, ya se habrían reducidos a cenizas y sus almas ya habrían bajado en las profundidades del Infierno para ser atormentados por los crueles demonios.

Deben agradecerme Mis hijos, obedeciendo Mis Mensajes, rezando Mi Rosario todos los días y haciendo cada vez más con que el mundo conozca Mi Amor Materno, Mi Gracia, Mi Paz y Mi Misericordia. Llevándoles Mis Mensajes y diciendo a todos Mis Hijos que la Madre del Cielo está aquí a 20 años esperando por ellos y llamando a todos ellos a la Conversión y la Salvación.

Mis hijos queridos, Yo les amo tanto, y no quiero que sufran en el futuro. Por eso les digo: “¡Conviértanse! recen, cambien de vida, porque la Misericordia del Padre no se prolongará indefinidamente, reparen Mi Faz de Amor, escupida por los pecadores del mundo que no quieren convertirse, reparen y limpien Mi Faz con sus oraciones, con su amor, con la obediencia de ustedes”.

Recen mucho y mediten todos los días Mis Mensajes, pues, como les dijo Mi hija Priscila en el domingo pasado: “El Tesoro del Amor de Jesús es muy grande, es muy precioso, cuando el alma lo tiene, el alma se siente plena de felicidad, plena de amor, plena de Paz, tiene vida en abundancia. Pero este Tesoro es muy fácil de perder, basta un pecado, basta un apego a la criatura, basta un apego a la propia voluntad, basta una terquedad y el alma pierde todo, pierde todo el Tesoro del Amor de JESÚS.

No permitan que los demonios roben su Tesoro hijitos, guarden su Tesoro en Mi Corazón Inmaculado por el Rosario, por la Meditación de Mis Mensajes, por la Trecena, por la Setena y todas las Horas de Oración que les di, por la Consagración de cada uno de ustedes a Mi Corazón Inmaculado, viviendo como verdaderos hijos Míos, viviendo los votos que me hicieron en su Consagración. Entonces, verdaderamente, su Tesoro estará seguro Conmigo y los piratas, los demonios, los piratas infernales, no podrán robar, despojarlos de su Tesoro.

Yo, Su Madre, estoy con ustedes siempre y cuando rezan el Santo Rosario, estoy tan próxima de ustedes, con los Ángeles y Santos del Paraíso que ustedes verdaderamente quedan cercados y circulados por un gran círculo de Ángeles y Santos. Yo les cubro con Mi Manto, derramando sobre ustedes todas las Gracias, Bendiciones y Tesoros que Mi Divino Hijo Jesucristo, sólo da a aquellos que rezan Mi Rosario con Amor.

¡Adelante! No desanimen, por un poco de tiempo aún durarán sus sufrimientos y probaciones  en este tiempo de la gran tribulación.

Alégrense Mis hijos porque la Aurora del Domingo de la Resurrección de la Pascua Gloriosa ya se aproxima de ustedes y entonces, resurgirán de la tumba, del sepulcro de este Siglo que yace en el pecado, en la apostasía, en las tinieblas, de la negación de DIOS. Ustedes resurgirán victoriosos, gloriosos y vencedores para recibir el premio que Yo guardo para ustedes. A todos les bendigo con Amor: de FÁTIMA… de KERIZINEN… y de JACAREÍ.

La Paz Mis hijos amados. Yo les amo.

La Paz a ti Marcos, el más ardiente de Mis devotos, de Mi Aparición de Fátima que Yo amo tanto y que tienes en Mi Corazón un lugar de especial Amor y cuidado Maternal Mío.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario