13 nov. 2014

Mensaje 8 noviembre 2014 - Jacareí Brasil - La Medalla de la PAZ

Jacareí, 08 de Noviembre del 2014
MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


(Marcos): “Aquí está Querida Madre del Cielo… el recipiente, la forma de ti Señora que mandé hacer para que todos los peregrinos puedan coger el Agua de la Fuente, en un recipiente más digno de ti, de tu gran dignidad de Madre de DIOS y Reina de todo el universo. Y también puedan transportar ese precioso tesoro de tu agua tocada con Tus manos, Tus pies y Tus Lágrimas, para llevar a los enfermos y a los pecadores, a los afligidos y necesitados del mundo entero. Está lista, he ella aquí después de tantos arduos trabajos y perseverancia para hacerla, finalmente aquí está y entrego a Tus pies…. Sí Señora…. Sí, diré.”

(María Santísima): “Mis amados hijos, hoy, cuando ya están conmemorando la Fiesta de la Revelación de Mi Medalla de la Paz a Mi hijito Marcos hace más de 20 años atrás, vengo nuevamente del Cielo para decirles: Soy la Señora de la Medalla de la Paz. Soy la Mensajera de la Paz que viene por medio de Mi Medalla dar la Paz a sus corazones, a sus familias y al mundo.

En verdad, Yo prometo: “A todo aquel que rece el Rosario, toda la familia que rezare el Rosario y use Mi Medalla de la Paz con amor y confianza, Yo prometo la salvación de todos los miembros de esa familia, de todas las almas que usaren la Medalla de la Paz, por toda la vida. Y prometo guardar todos estos Mis hijos debajo de Mi Manto de Amor, librándoles de todo mal y especialmente del mayor de todos: EL PECADO MORTAL y LA CONDENACIÓN ETERNA, la obstinación, la impenitencia final”.
 
A todo aquel que use Mi Medalla de la Paz, con amor y confianza prometo grandes Gracias de Mi Corazón Inmaculado, tal como prometí hace más de 20 años atrás: “Libraré a ellos y a sus familias de los ataques de Satanás, peligros, accidentes, de la muerte mala y repentina”. Prometo también socorrerles en todas sus aflicciones, tribulaciones y sufrimientos. Satanás continuará quedando paralizado e impotente delante de aquellos que usaren Mi Medalla de la Paz con Fe y Mi enemigo no podrá hacer mal a Mis hijos que usan Mi Medalla de la Paz con amor y confianza, con Fe y devoción todos los días de su vida, testimoniándome su amor y viviendo como Mis verdaderos hijos y consagrados.

Soy la Señora de la Medalla de la Paz, Soy la Señal terrible que apareció en el cielo del mundo, en el cielo del Brasil, en el año de 1993 para dar al mundo este Gran Don de Mi Corazón Inmaculado. Sí, Mis Apariciones de aquí iniciadas en 1991 y después en 1993 con la revelación de Mi Medalla de la Paz, son la Gran Señal que DIOS da al mundo, la Señal de la Mujer vestida de Sol, coronada con 12 estrellas, con la luna bajo sus pies, terrible como un ejército en orden batalla.

Soy la Mujer que aplasta la cabeza de la serpiente infernal, en Mi Medalla de la Paz y tal como en Mi Medalla Milagrosa, en Mi Medalla de la Paz les doy la certeza del Triunfo de Mi Corazón Inmaculado y de Mi Victoria definitiva sobre Satanás y todas las fuerzas del mal que ahora actúan en el mundo.

No desanimen delante de un mundo transformado en un desierto frío sin Fe, sin amor a DIOS, sin amor a Mí, donde el pecado dominó todas las almas y todas las familias. No desaminen delante de un mundo tomado por las guerras, por la violencia, por la maldad, por el comunismo, por el protestantismo, espiritismo y todas las demás cosas que ahora llenan el mundo de tinieblas y errores.
 
Porque en Mi Medalla de la Paz ya les di la promesa segura de la Victoria de Mi Corazón Inmaculado, del Triunfo de Mi Corazón sobre todo mal que hay en el mundo.

Permanezcan firmes en el camino de la Oración, del Amor, de la Paz, al cual Yo les llamé con Mis Mensajes y Mis Apariciones aquí. Porque muy pronto Hijitos, tal como Mi Hijita Bernadette fue recompensada por Mí, por todo su amor, sus oraciones y sus sacrificios. Muy pronto, Yo también les recompensaré por todo lo que hicieron por Mí. Les recompensaré con un Nuevo Cielo, una Nueva Tierra, un Nuevo Tiempo de Paz, donde ustedes vivirán felices y donde ninguna lágrima más caerá de sus ojos. Donde no tendrán más que temer los sufrimientos que el mañana les podrá traer. No temerán más también el mal que los otros les podrán hacer. Porque la tierra será purificada, el mal y los pecadores obstinados serán lanzados en el Infierno juntamente con Satanás, el Padre de ellos. Y en la tierra solo quedarán Mis Hijos, que Me respondieron “Sí” y que caminaron todos los días Conmigo en el camino de la Oración, de la Penitencia, del Sacrificio, del Bien y de la Paz.

¡Adelante! ¡Coraje! No desanimen porque Yo estoy con ustedes. Mi Medalla de la Paz es el escudo que Yo les di para protegerles de todo mal. Feliz del alma que vive debajo de los rayos de luz que sale de Mi corazón en esta medalla, porque esta alma no será atingida ni por las flechas ardientes de Mi enemigo que a todos quiere derribar en el pecado, para después hacer que todos caigan en las llamas infernales. Y ni también serán atingidas por los rayos de la Ira de DIOS, pero antes, estas almas tendrán siempre: Consuelo, Paz, Protección y Misericordia que Yo les obtendré del Altísimo y les daré a manos llenas, a manos largas.

Continúen usando Mi Medalla de la Paz, rezando el Santo Rosario todos los días, a cada decena del Rosario que rezan Mis hijos, millares de almas salen del purgatorio,  millares de almas que están en el pecado dominadas por Satanás, son convertidas por Mí. Millares de castigos debidos a los pecados del mundo son cancelados y otros millares de bendiciones son derramadas sobre ustedes.

Continúen rezando el Rosario que es el arma de salvación que Yo di al mundo por medio de Mi hijo tan predilecto, tan amado y tan querido, Santo Domingo, para ser para ustedes señal segura de Salvación, de Paz, de Gracia.

Yo estoy con ustedes todos los días de su vida y nunca les abandono, incluso cuando el sufrimiento les impide de sentir Mi presencia, Yo estoy a su lado Mis hijos. Mis Ojos están constantemente puestos en ustedes, fijos en ustedes. Y Mi Mirada sigue cada paso suyo, cada movimiento suyo, cada latido de su corazón.

No tengan miedo, Su Madre del Cielo sabe la hora cierta de intervenir a su socorro, en su auxilio, de venir en su socorro y Ella intervendrá, porque Ella quiere la salvación de todos Sus hijos para conducirlos seguramente a la Gloria del Cielo.

A todos, hoy, con Amor Bendigo dando la INDULGENCIA PLENARIA a todos aquellos que usan Mi Medalla. A todos Bendigo: de FÁTIMA… de LOURDES… y de JACAREÍ.

A estos vasos, a estos recipientes, recipientes que tienen la forma de Mi Imagen y que llevarán el agua de Mi Fuente al mundo entero, doy también mi Bendición. Son Mis Imágenes, a donde quiera que Ellas llegaren con el agua de Mi Fuente, allí estaré Yo Viva realizando grandes Bendiciones y Gracias del Señor. Los Ángeles acompañarán estos recipientes, Imágenes Mías, con Mi agua para llevar a  Mis hijos: Consuelo, Alivio, Paz y Valimiento”

No hay comentarios:

Publicar un comentario