22 dic. 2014

Mensaje 14 diciembre 2014 - Jacareí - Brasil

Jacareí, 14 de Diciembre del 2014
MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Mis amados hijos, hoy, nuevamente les invito: Sean Lucías, luces para este mundo envuelto en tinieblas como fue Mi hija Lucía de Siracusa.

Sean también ustedes una luz brillante para este mundo envuelto en tantas tinieblas de pecado y violencia, para que entonces este mundo vea el camino de la salvación para llegar a DIOS.

Sean Lucías, procurando siempre en todo momento corresponder a la Voluntad de DIOS como Yo primero hice, como Mi hija Lucía hizo Mi ejemplo, siguiendo Mi ejemplo después de Mí. Correspondan a esta Voluntad siempre más, diciendo “Sí” al designio del Altísimo, renunciando a todo pecado, renunciando a ustedes mismos, para que así se cumpla en la vida de ustedes la Voluntad del Señor.

¡No se engañen! Quien no renuncia al pecado no hace la Voluntad de DIOS. La Voluntad de DIOS sólo es hecha cuando renuncian a sus pecados: de sensualidad, de impureza, de envidia, de orgullo, de rebelión contra DIOS y Su Ley. Cuando renuncian a su vanidad, a la concupiscencia de la carne y la soberbia de la vida de ustedes.

Sólo entonces, la Voluntad de DIOS se hace en ustedes y por medio de ustedes. Por eso les digo Mis hijos: Renuncien al pecado, renuncien a su voluntad corrompida. Para que finalmente la Voluntad de DIOS y el Plan de DIOS finalmente se cumplan en su vida y así, sean verdaderamente Lucías, luces, para este mundo que tanto necesita de luz.

Sean nuevas Lucías, viviendo todos los días en el amor al Señor, en el cumplimiento de Su Voluntad, procurando en todo, no apenas hacer la Voluntad del Señor, sino hacer lo mejor para el Señor. ¡Por eso, recen, recen y recen! Pues solamente en la Oración podrán tener la fuerza para hacer lo mejor por el Señor siempre y sólo en la Oración tendrán la fuerza para renunciar a la voluntad de ustedes siempre.

¡Yo amo a todos ustedes! Y cada uno de ustedes que está aquí es predilectísimo, amadísimo      de Mi Corazón. Yo les llamé de todas las partes para que estén Conmigo, pero no podré conducirles al Cielo si ustedes no renunciaren a su forma de pensar, de actuar, de hacer y de querer las cosas, para aceptar Mi forma de conducirles y de actuar en ustedes.

Por eso hijitos, hoy les digo: Renuncien a ustedes mismos e inmediatamente El Espíritu Santo descenderá sobre ustedes, con tanta fuerza. Y Él que es Mi Llama de Amor les transformará en Lucías, para que iluminen el mundo como Mi hija de Siracusa iluminó y todavía ilumina al mundo entero.

¡Jesús es el Amor, el Amor es Mi hijo Jesús! Mi hija Lucía de Siracusa conoció este Amor, entendió este Amor, lo vio con su corazón. Y tanto Lo amó que dejó todo por Él. Ustedes también podrán conocer la belleza de Jesús, la Gloria de Jesús, la hermosura de Jesús, la Santidad de Jesús si abrieren a Jesús su corazón.

Ustedes actúan equivocado, quieren que Jesús pruebe Su existencia para ustedes primero, para después creer en Él. Yo les digo lo contrario: Hagan como Mi hija Lucía de Siracusa hizo, crean en Jesús y entonces Él realizará Sus maravillas en ustedes. Y entonces verán que Él está vivo y vivo quiere vivir, quiere actuar en ustedes y por medio de ustedes.

Conviértanse Mis hijos, el mundo está a orillas de un Gran Castigo, el mundo está a orillas de su destrucción. La Sociedad se disolvió, las familias se destruyen cada día más, la juventud cae en la perdición y en el pecado a cada día que pasa. Ni incluso las criaturas están libres de esta ola de pecado y tinieblas que envuelve todo. Cuantas criaturas no rezan más y ya se transformaron hasta en pequeños enemigos de DIOS, porque sus padres les inculcaron el desprecio por la oración, por Mí y por Mi Hijo Jesús. Satanás carcajea por haber engañado a todos ustedes Mis hijos con los placeres y con los pecados.

¡Despierten! ¡Conviértanse! Salgan de esta muerte, porque el Padre Eterno hasta ahora se ha dejado sujetar por Mí, se ha dejado aplacar por Mí. Pero ya llega la hora que Él dirá: “Sal de enfrente Mi Hija Predilectísima, no puedo más soportar tantos pecados sumados y multiplicados por esta humanidad que ya Me odia. Tendré que purificar, tendré que castigar, tendré que limpiar la Tierra”.

Entonces Mis hijos, ¡Ay de ustedes si el Padre Eterno descargue Su Ira! ¿Quién podrá escapar de Su furia? No quiero que sufran en el futuro, por eso les digo: ¡Conviértanse! Si hoy aún ustedes tuvieren un movimiento sincero de conversión en el corazón, Él se dejará tocar, Él se dejará conmover, Él se dejará perdonar. Entonces, Él les perdonará y les dará la Misericordia, Él se dejará aplacar y les dará Su Misericordia y les dará la Paz, Su Salvación, la Gracia.

Entonces, conviértanse sinceramente, porque sus familias ya están repletas de demonios e incluso muchas Iglesias y Conventos están habitadas por muchos espíritus de las tinieblas, por los pecados que allí se practican. ¡Es necesario conversión! Si ustedes pudieran ver los pecados del mundo como Yo veo y lo cuanto Yo veo comenzarían a llorar Lágrimas de Sangre Conmigo Mis hijos. ¡Es horrible! Veo crimen sobre crimen, sin que haya una sola gota de arrepentimiento, de remordimiento en el corazón del hombre. El hombre se tornó cruel, malo, ofende a Su Creador que les dio la vida y la conserva, sin pena, sin pensar que crucifica de nuevo a Mi Hijo.

Por eso les pido: ¡Conviértanse!

¡Mi Mensaje de hoy es para cada uno de ustedes y para todos Mis hijos, el tiempo es breve! ¡El tiempo se acaba! Es necesario convertirse rápido para que no sean atingidos por la Ira de DIOS. Y no piensen que Yo predico un DIOS muy duro. ¡NO! Predico el DIOS Verdadero, que perdona al pecador arrepentido y que castigará con el infierno al pecador obstinado.

Así DIOS es Justo, premia a los justos que perseveran en el bien, da la salvación al pecador que se arrepiente y castiga al pecador que se ríe del Señor y pisa en la Sangre de Mi Hijo.

Yo ruego por ustedes todos los días, pero sino hubiere conversión y oración de la parte de ustedes, Yo propia no podré más justificar la causa de ustedes delante de DIOS. Por eso les digo hijitos: ¡Conviértanse! Atiendan Mi Mensaje que Yo di en Caravaggio: Más ayuno los viernes, más oración, consagración del sábado a Mi Corazón Inmaculado para rezar Conmigo, para alcanzar la Gracia y la Misericordia.

En verdad Yo digo: Aquellos que vinieren aquí los Sábados a la tarde a rezar, salvarán mil almas del purgatorio cada vez y tendrán a cada Primer Sábado de cada mes la indulgencia plenaria, el perdón de todas las penas de sus pecados. Prometo también, que aquel que viniere en el Sábado a la tarde aquí para rezar, agradeciéndome e intercediendo Conmigo por la humanidad que no perecerá ni él, ni sus familiares  en las llamas eternas.

¡Yo prometo tanto en cambio de tan poco! Tal es Mi Amor de Madre. Sean agradecidos Mis hijos, no sean ingratos, no sean Judas traidores. No cambien el Amor de DIOS por la plata de los placeres y de los pecados, porque si esto prefirieren acabarán por ser abandonados por el Señor como fue Judas. Por eso: ¡Conviértanse! ¡Cambien de vida!

Yo Soy la Señora del Rosario, Soy la Rosa Mística, Soy la Madre de Misericordia. Y todo aquel que amare, rezare y propagare Mi Rosario irá habitar en una morada especial en el Cielo, bien junto de Mí, junto de Mi Domingo de Guzmán y de los Santos que más amaron Mi Rosario.
Y también, allí, junto con Mi amadísimo Marcos que una vez más hizo más un nuevo Rosario para Mí hoy, cantarán Conmigo los himnos de la Gloria del Señor por toda la eternidad.


A todos hoy, Yo bendigo: de CARAVAGGIO… de MONTICHIARI… y de JACAREÍ”

Momento en que el Padre Mexicano Ruben bendice de forma especial
al Vidente Marcos Tadeu  en el cenáculo del 14/12/2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario