30 abr. 2015

Mensaje 28 abril 2015 - EE.UU - La luz de la verdad: El Amor Santo a traves del Espiritu Santo

28 de Abril del 2015
Mensaje Público

Llega Nuestra Señora como María Refugio del Amor Santo.  Dice:  “Alabado sea Jesús.”


Vengo a ustedes, nuevamente hoy, para traer la luz de la verdad a toda la gente y a todas las naciones.  La verdad que Yo traigo es el Amor Santo, el cual no está destinado nada más para algunos, sino para todos.  El Amor Santo no puede tener impacto en los corazones si los corazones no se abren al Espíritu Santo, el Espíritu de la Verdad.  De manera muy similar, la Pasión y Muerte de Mi Hijo no tuvo impacto en los corazones que no se abrieron al Espíritu.  En consecuencia, la herejía y la apostasía continúan hasta hoy.”

“Quien debe reconocer la verdad es el ser interior;  el alma.  La verdad trae paz.  La negociación de la verdad produce confusión y desasosiego.  Hasta que el alma reconozca y acepte la verdad, siempre estará inquieta e inquisitiva.”

“Deben darse cuenta de que las opiniones de las personas no siempre están basadas en la verdad, sino que, con mucha frecuencia, están basadas en el propio interés.  Muchas veces los líderes son tentados hacia esta dirección.  Esta es una forma en que se abusa de la autoridad.  El que Yo les diga estas cosas no marcará una diferencia a menos que se abran al Espíritu de la Verdad.”

Lean Judas 17-23
En cuanto a ustedes, queridos míos, acuérdense de lo que predijeron los Apóstoles de nuestro Señor Jesucristo.  Ellos les decían: ‘En los últimos tiempos habrá gente que se burlará de todo y vivirá de acuerdo con sus pasiones impías’.  Estos son los que provocan divisiones, hombres sensuales que no poseen el Espíritu.  Pero ustedes, queridos míos, edifíquense a sí mismos sobre el fundamento de su fe santísima, orando en el Espíritu Santo.  Manténganse en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para la Vida eterna.  Traten de convencer a los que tienen dudas, y sálvenlos librándolos del fuego.  En cuanto a los demás, tengan piedad de ellos, pero con cuidado, aborreciendo hasta la túnica contaminada por su cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario