16 jun. 2015

Mensaje 13 junio 2015 - Jacareí - Brasil - Cuantos aún hoy no saben rezar con el corazón

Jacareí, 13 de Junio del 2015
Transmisión de las Apariciones Diarias en vivo vía internet en la WebTV 

SOLEMNIDAD DEL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA
MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA



“Mis Amados Hijos, hoy, día 13, cuando ustedes están conmemorando el aniversario de Mi Segunda Aparición en Fátima, cuando mostré a Mis Pastorcillos Mi Corazón Inmaculado coronado de espinas. Yo vengo a decirles: “Consuelen Mi Inmaculado Corazón todos los días, con Oraciones de amor, con Oraciones Vivas hechas con el corazón.”

Todos los días Mi Corazón Inmaculado es herido por espinas de pecados profundos y no hay nadie que los quite a través de la Oración y de la Reparación.

Reparen, desagravien Mi Corazón, quitando sus espinas por medio de sus Oraciones, hechas con amor, hechas con perseverancia, hechas con cariño, hechas con el corazón.

Cuantos aún hoy no saben rezar con el corazón y por eso Me ofrecen Oraciones frías, Oraciones sin amor que no consuelan Mi Corazón y que llegan a Mi Corazón como piedras de hielo haciéndole sufrir más aún y helarse más aún por la falta de amor y de cariño que Yo recibo de Mis Hijos.

Consuelen Mi Corazón con la Oración Viva, llena de la Llama de Amor del Espíritu Santo, llena de Verdadero Amor por Mí. Para que entonces Mis Hijos, sus Oraciones ardientes lleguen a Mi Inmaculado Corazón para calentarlo en medio de tanto hielo, de tanto frío con el cual el mundo hiere Mi Corazón y lo hace sufrir.

Entonces, sus Oraciones serán un consuelo para Mi Corazón, serán un amparo caluroso para Mi Corazón, donde podrá finalmente sentir el calor del amor y del cariño de Sus Hijos.

Consuelen Mi Inmaculado Corazón todos los días con pequeños Sacrificios de amor, que Yo ya les enseñé aquí tantas y tantas veces. Dejen de lado alguna cosa de que a ustedes les gustan mucho y ofrezcan este sacrificio a Mi Corazón para consolar a Mi Corazón.

Este Sacrificio Me consuela mucho y sobretodo, si fueren ofrecidos por la conversión de los pecadores, producen conversiones en masa por el mundo entero, dando alegría a Mi Corazón.  

Y en verdad, ésta es la mayor consolación que ustedes pueden ofrecerme: “Convertir pecadores, salvar almas para Mí con los Sacrificios y las Oraciones de ustedes.”

Consuelen Mi Inmaculado Corazón, que tanto les ama, dando el amor de sus corazones a Mí para consolarme por tantos que no Me aman, por tantos que pagan Mi Amor con ingratitud y ofensas.

Yo amé a cada uno de ustedes desde el primer instante en que comenzaron a ser engendrados en el vientre de sus madres. Yo les amé, Yo les escogí, Yo les protegí durante toda la vida, e incluso cuando ustedes se alejaron de Mí, Yo fui atrás de ustedes, les salvé, les atraje, les traje aquí, para mostrarles lo cuanto Yo les amo y lo cuanto ustedes son queridos de Mi Corazón Inmaculado.

Este Corazón que tanto amó y les ama no desea otra cosa sino ser amados por ustedes. Feliz de quien verdaderamente entiende lo que es el Amor a Mí, quien vive el Verdadero Amor a Mí, quien está en el Verdadero Amor a Mí, porque este será ciertamente el hombre más feliz de la faz de la tierra. Porque amándome es amado por Mí, queriéndome es querido por Mí, dándose totalmente a Mí, también Yo Me doy totalmente a él.

Sí, quien Me ama verdaderamente, es amado por Mí con todas las fuerzas de Mi Inmaculado Corazón. Y para este Mi Hijo valen Mis Palabras, las Palabras que Yo dije a Mi Hijita Lucía en la Segunda Aparición en Fátima: “Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y tu camino que te conducirá hasta Dios.”

Mi Corazón también es el refugio de aquellos que Me dan una morada, un refugio de amor en sus corazones.

Continúen rezando todas las Oraciones que les di aquí, sobretodo, la Trecena, que hoy ustedes terminaron con tanto fervor y tanto amor. Sí, esta Oración salva muchas almas, millares de almas todos los días y la Coronilla de las Lágrimas de Sangre produce verdaderamente, una lluvia abundante de Gracias sobre la tierra entera.

Continúen, continúen rezando la Trecena todos los meses, para que así salvemos muchas almas, a fin de que se complete el número de los Electos, de aquellos que Yo quiero salvar lo cuanto antes para que así, Mi Triunfo suceda en toda la tierra.

A todos Yo bendigo con amor ahora: de FÁTIMA… de MONTICHIARI… y de JACAREÍ.”






MENSAJE DE SANTA LUCÍA DE SIRACUSA



“Amados Hermanos Míos, Yo, Lucía, les amo mucho a todos. Yo les cuido, Yo les protejo, Yo les acompaño, Yo les cubro con Mi Manto de Protección.

Ustedes fueron Electos por el Señor y por la Madre de Dios para ser Su Pueblo Santo, Su Pueblo Escogido. Aquel Pueblo que Él va encontrar y abrazar en el día de Su Vuelta Gloriosa sobre las nubes del cielo.

Ustedes son aquel Pueblo que los Santos, Nosotros los Santos del Cielo miramos con más amor y más cariño.

Yo estoy junto de ustedes desde el primer instante en que ustedes comenzaron a ser engredados en el vientre de sus madres.

En Dios, Yo les conocí. En Dios, Yo les amé y fui designada por Dios para acompañar y proteger a todos ustedes.

¡Como Yo les amo! cuando necesiten de alguna cosa, no se depriman, vengan a pedirme y Yo prometo que todo aquello que fuera conforme a la Santa Voluntad del Señor, Yo voy a conseguir para ustedes. Ofrezcan Mis Méritos de Mi Sangre Virginal, derramado por el Amor de Jesús y María, para alcanzar del Señor para ustedes, todas las Gracias que ustedes no pueden alcanzar por falta de méritos.

Yo Mis Queridos Hermanos, estoy con Mi mirada, 24 horas por día, atenta, fija en ustedes, nada escapa, nada. Ni un solo detalle, ni un solo sufrimiento, ni un solo dolor, ninguna palabra de la boca de ustedes, escapa a Mi mirada.

Por eso, tengan la seguridad de que Yo les conozco, les amo y estoy durante todo el día de ustedes velando por ustedes, protegiéndoles, amándoles y amparándoles.

Continúen rezando Mi Coronilla, por lo menos una vez por semana, a través de ello, Yo tengo Grandes Gracias para darles. Gracias que no puedo dar si ustedes no rezaren esta Coronilla que Mi Amadísimo Marcos compuso para Mí, obedeciendo Mi Orden.

Él que reza con el corazón y cuyas Oraciones hacen parar todo el Cielo, todo el Cielo PARA para escucharlo cuando él reza, cuando él reza con el corazón. Y ustedes si rezaren junto con él, si rezaren con el corazón, también serán escuchados por todo el Cielo que prestará atención en sus Oraciones hechas con el corazón como él les enseña.

Rezar con el corazón, nada es más necesario, nada es más importante, nada es más esencial.

Rezar con el corazón, la llave de todas las Gracias y de la Paz del corazón.

Rezar con el corazón, el remedio que salva el alma, que cura el alma del pecador, que eleva al pecador al más alto tope de la Santidad, que transforma el desierto de sus almas en jardín repleto de rosas místicas de Oración y Amor.

Continúen, continúen rezando con el corazón, recen cada vez más y sean perseverantes en sus Oraciones.

Ahora que el mundo entra en la recta final del camino casi sin vuelta que él tomó, ustedes no acompañen el mundo, acompañen a la Madre de Dios, acompañen a Nuestro Amadísimo Marcos, que felizmente escogió el camino del Cielo. Y no salgan de ella por nada, porque muy pronto comenzará la Hora de la Justicia de Dios.

Sigan a Nuestro Amadísimo Marcos, que con mucha felicidad escogió el camino de la fidelidad y del Verdadero Amor a la Madre de Dios, aunque esto le cueste el desagrado, el desprecio y hasta incluso el odio del mundo.

Queden fieles con él a la Madre de Dios y en el final, ustedes serán los más felices y la fidelidad de ustedes será coronada de victoria.

A todos bendigo con amor: de CATANIA… de SIRACUSA… y de JACAREÍ.

La Paz Mis Amados Hermanos. La Paz a ti Marcos, el más Querido Hermano y Amigo Mío.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario