24 ago. 2015

Mensaje 20 agosto 2015 - EE.UU - Todo puede vencerse a través del Santo Rosario

20 de Agosto del 2015
Mensaje Público
Llega Nuestra Señora como María Refugio del Amor Santo.  Dice:  “Alabado sea Jesús.”
 
“Queridos hijos, esta es la hora de la confusión que se asienta en el corazón del mundo;  confusión porque las almas toman decisiones basadas en el interés propio, y no en la verdad.  La confusión siempre está presente porque la humanidad cree más en sí misma que en Dios y en Sus leyes.”

“Yo vengo para ayudar a la humanidad en el regreso al sendero de la luz y la verdad.  Toda negociación de la verdad, lo cual es falsedad, puede vencerse por medio del Santo RosarioUstedes no se dan cuenta del poder que tienen en sus manos cuando rezan el Rosario.  Este sacramental ha salvado muchas almas y ha llevado a muchos corazones al convencimiento en la verdad.”
“Cuando ustedes rezan, el amor en su corazón es lo que le da poder y favor a sus oraciones.  Esta oración amorosa es lo que puede cambiar el futuro del mundo.  El Cielo no ignora ningún intento de oración.  A su vez, nunca se enorgullezcan por las gracias que reciben mediante la oración amorosa.  Esta soberbia espiritual disminuye la gracia de Dios en sus vidas.  Nadie es merecedor de la gracia de Dios.  Se da libremente desde el purísimo y amoroso Corazón de Dios.  Agradezcan cada gracia, nunca presuman.”
“Recen con la confianza de que Dios está escuchando.  La oración amorosa se eleva al Cielo como una dulce fragancia.  Sus Rosarios, queridos hijos, son las joyas que adornan Mi corona.  El brillo de estas joyas reflejan la luz de la verdad.”
 
Lean 1ª Juan 3:18-24
Hijitos míos, no amemos solamente con la lengua y de palabra, sino con obras y de verdad.  En esto conoceremos que somos de la verdad, y estaremos tranquilos delante de Dios aunque nuestra conciencia nos reproche algo, porque Dios es más grande que nuestra conciencia y conoce todas las cosas.  Queridos míos, si nuestro corazón no nos hace ningún reproche, podemos acercarnos a Dios con plena confianza, y él nos concederá todo cuanto le pidamos, porque cumplimos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada.  Su mandamiento es este: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos los unos a los otros como él nos ordenó.  El que cumple sus mandamientos permanece en Dios, y Dios permanece en él;  y sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario