4 sept. 2015

Mensaje 1-2 septiembre 2015 - EE.UU - Recen por sus obispos, la vocacion y el rango no aseguran la salvacion

1º de Septiembre del 2015
Mensaje Público

“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

“Mi Madre habló ayer de las dificultades dentro del rango de los obispos;  un tema que oprime Mi Desolado Corazón.  La labor del obispo es la salvación de su rebaño;  una seria responsabilidad.  Yo no puedo considerarlos inocentes, tal como ha sido una práctica aceptable en el mundo.  Tengo que dar Mi opinión.”

“La salvación de las almas es siempre la cooperación de la libre voluntad con la gracia.  Por lo tanto, ningún obispo debería impedir esto.  El obispo está obligado a alentar la graciaDebe ofrecer los Sacramentos sin restricciones como ‘alimento’ para el viaje.  Si es tan afortunado de tener un lugar de aparición en su diócesis, tiene la seria responsabilidad de alentar la accesibilidad a lo que el Cielo ofrece.  El obispo nunca debe proceder con una investigación inventada con el único propósito de emitir un informe negativo.  Al hacerlo, está cooperando con la mentira, y es responsable de todas las gracias que se desprecian, de todas las oraciones que se quedan sin rezar y de todas las almas que se pierden como resultado de sus acciones.”

Esto ha pasado muchas veces en todo el mundo pero sobre todo aquí en ‘Holy Love’.  Se desanima a la gente de participar de la intervención del Cielo aquí y tomar parte de las gracias que se ofrecen.  Esto claramente es un abuso de autoridad y una negociación de la verdad.”

“Pero Yo animo a que continúe esta Misión, la cual se ha vuelto tan importante para muchos.  Exhorto su cooperación con todas las gracias que se ofrecen, las cuales llevan a su salvación.  Yo los invito a rezar por su Obispo* y por todos los demás, pues la vocación y el rango no garantizan la salvación.”

En ningún otro lugar ni a través de ningún otro mensajero he hablado así.  El hecho sigue siendo que las almas están en peligro.  No puedo seguir callado por más tiempo.”

“Denlo a conocer.”

Lean Hechos 5:29, 39
Pedro, junto con los Apóstoles, respondió:  “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”.  “…pero si verdaderamente viene de Dios, ustedes no podrán destruirlos y correrán el riesgo de embarcarse en una lucha contra Dios”.

Sabiduría 6:1-11
¡Escuchen, reyes, y comprendan!  ¡Aprendan, jueces de los confines de la tierra!  ¡Presten atención, los que dominan multitudes y están orgullosos de esa muchedumbre de naciones!  Porque el Señor les ha dado el dominio, y el poder lo han recibo del Altísimo:  él examinará las obras de ustedes y juzgará sus designios.  Ya que ustedes, siendo ministros de su reino, no han gobernado con rectitud ni han respetado la Ley ni han obrado según la voluntad de Dios,  él caerá sobre ustedes en forma terrible y repentina, ya que un juicio inexorable espera a los que están arriba.  Al pequeño, por piedad, se le perdona, pero los poderosos serán examinados con rigor.  Porque el Señor de todos no retrocede ante nadie, ni lo intimida la grandeza:  él hizo al pequeño y al grande, y cuida de todos por igual, pero los poderosos serán severamente examinados.  A ustedes, soberanos, se dirigen mis palabras, para que aprendan la Sabiduría y no incurran en falta;  porque los que observen santamente las leyes santas serán reconocidos como santos, y los que se dejen instruir por ellas, también en ellas encontrarán su defensa.  Deseen, entonces, mis palabras; búsquenlas ardientemente, y serán instruidos.

*Richard Lennon, Obispo de Cleveland.

2 de Septiembre del 2015
Mensaje Público

“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

“Nuevamente les recuerdo que Mi misericordia es el perdón del pecado, no la aceptación del pecado.  Más que un corazón contrito, el penitente tiene que tener el propósito de no volver a pecar.  Recuerden Mis palabras a la mujer acusada de adulterio:  ‘Vete y no peques más’.”

Juan 8-10-11  …e incorporándose, le preguntó:  “Mujer, ¿dónde están tus acusadores? ¿Alguien te ha condenado?”  Ella le respondió:  “Nadie, Señor”.   “Yo tampoco te condeno” -le dijo Jesús.  “Vete, no peques más en adelante”.

“Tengo que advertirles que nadie puede redefinir el pecado como no pecado bajo el término de misericordia.  A la luz de Mi misericordia, el pensamiento, palabra o acción no cambia de algo malo a algo bueno, sino que se perdona.  Cada vez que el pecador comete un pecado, tiene que correr a Mi misericordia.  Mi misericordia en el momento presente no se extiende a los pecados futuros que una persona puede cometer, aún si es la misma ofensa.  Tienen que abandonar los estilos de vida pecaminosos para experimentar Mi misericordia.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario