6 oct. 2015

Mensaje 3 octubre 2015 - Jacarei - Recen lo mas posible...

MENSAJE DE SANTA LUCÍA


“Mis Amados Hermanos, Yo, Lucía, vengo nuevamente hoy del Cielo para llamarles a todos a que abran sus corazones a la Llama de Amor de la Virgen María, que desea ahora más de que nunca entrar en sus corazones, encenderse en sus corazones, crecer en sus corazones y de sus corazones, esparcirse para los corazones de este mundo que ya terminó de tocar en el hondo del abismo de su pecado, de su dureza de corazón y de la completa ausencia de Dios en las almas.

Acepten la Llama de Amor del Corazón Inmaculado de María, viviendo una vida de Profunda Oración, grande, fuerte y perseverante. Porque solamente a los corazones que rezan mucho, la Madre de Dios transmite Su Llama de Amor.

Acepten la Llama de Amor del Corazón Inmaculado de María, despreciando la voluntad de ustedes y ejercitando cada día más sus almas y sus corazones a hacer la Voluntad de Ella, despreciando la voluntad de ustedes.

Así, esta Llama de Amor crecerá en ustedes hasta alcanzar la plenitud y la belleza de esta Llama de Amor que resplandecerá en las palabras, en las acciones, en el modo de ser y vivir de ustedes, tocará y encantará los corazones de los hombres de buena voluntad que se unirán a ustedes, para juntos formar un Horno Ardiente de Amor por Dios y para la Madre de Dios, para vencer el fuego del pecado, del odio, de las pasiones, de las guerras, impurezas y maldades que ahora llenaron toda la tierra.

Mis Queridos Hermanos, estoy con ustedes en todos los momentos de sus vidas. Cuando tuvieren algún dolor, algún sufrimiento, vengan a Mí, recen Mi Coronilla, sentirán Mi Paz, sentirán Mi Presencia y recibirán de Mí muchas Bendiciones y Gracias.

Vengan a Mí que estoy siempre con las manos extendidas para ustedes, para ayudarles y derramarles Bendiciones. Yo les amo a todos y este lugar.

Recen, recen ahora lo más posible, porque la humanidad se aproxima de la hora de los Grandes Castigos. La propia tierra está empapada de crímenes, de maldad, de violencia, de deshonestidad, de falsedad y pecados de toda orden.

Solamente el Rosario, solamente la Oración aún puede salvar esta humanidad y darle una esperanza de salvación y de paz.

A todos Yo bendigo con amor: de SIRACUSA… de CATANIA… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario