23 nov. 2015

Mensaje 14 noviembre 2015 - Jacarei


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
"Faz revelada en el Santuario de Jacareí por la Madre a través de una cámara"

“Mis Queridos Hijos, hoy, cuando ustedes ya están celebrando aquí la fiesta de Mi Faz, les invito a todos a que miren para ella y a ver Mi mirada de amor en ella por todos ustedes. 

Esa mirada de amor que Yo tenía en aquella aparición del longincuo año de 1994, era la mirada de amor en primer lugar por Mi Hijo Marcos; el más amado, obediente y esforzado de Mis Hijos, el Hijo más inflamado por Mi Llama de Amor. Y en segundo lugar era una mirada de amor por todos ustedes Mis Hijos, los cuales Yo vine del Cielo para salvar y para llevar la Felicidad Eterna que Dios tiene preparado para todos aquellos que lo aman, que lo temen y que respetan Sus Mandamientos.

Mi mirada de amor fue dada en ésta Faz para ustedes, para que ustedes pudiesen intercambiar miradas Conmigo y recibir de Mi Faz: el amor, la consolación para sus almas en estos tiempos de la gran tribulación, en que ustedes son llamados a soportar grandes sufrimientos para mantenerse en la Gracia de Dios, para mantener la Fe y para no perder la Fe, y la Corona Eterna que está preparada para ustedes. 

Yo les di Mi Faz de amor para consolarles en los momentos difíciles de sus vidas, que en estos tiempos de la gran tribulación no faltarían, para que ustedes encontrasen en Mi Faz, en Mi mirada de amor: la luz, la fortaleza en la Fe, la esperanza para aguantar todo, para soportar todo y para sufrir todo por amor a Mi Hijo y a Mí.   

Ésta Faz lleva la Paz, Consolación y Esperanza a los afligidos, a los enfermos, a los que sufren, a Mis Hijos que cargan la pesada cruz del sufrimiento y de dolor en esta vida. 

Mirando para Mi Faz, sentirán Mi cariño por ellos, sentirán Mi amor y entonces, Yo derramaré sobre ellos Mi Llama de Amor, inflamando sus corazones y dándoles la fuerza y la fortaleza para soportar todo y vencer todo con la Fe y con el Amor. 

Yo di Mi Faz de amor al mundo, para que todos Mis Hijos viesen que verdaderamente Yo estoy apareciendo aquí en Jacareí durante todos estos años. Y Soy tan viva, tan real, que Me dejé fotografiar por uno de sus aparatos, por una de sus máquinas, para que ninguno de Mis Hijos tuviese dudas de que Yo verdaderamente existo, de que Yo estoy viva y estoy lista para comenzar a actuar en la vida de todos ustedes.  

Solo estoy esperando que Me pidan, que Me den permiso, que Me abran las puertas de sus corazones y entonces, Yo actuaré tan fuertemente en la vida de ellos, que ellos nunca más serán los mismos. Yo cambiaré la vida de ellos completamente y de tal manera, que ellos serán tan llenos de Gracias que exclamarán: “¡La Bondad del Señor es infinita, eterna es Su Misericordia, eterno es Su Amor por mí!” 

Yo llenaré tanto sus vidas de Gracias, que ellos llorarán de alegría, sintiendo cómo es Mi Amor por ellos, sintiendo cómo es grande el Amor de Dios por ellos. 

Yo di Mi Faz de amor al mundo, para que todos mirasen para Mí y viesen que Soy la Madre Amorosa y Cariñosa de todos, que a nadie abandono, a nadie dejo solo y así, como Yo no dejé a Mi Hijo Jesús solito en el camino del calvario, no dejo nunca a ningún Hijo Mío solito cargando su cruz. 

Estoy al lado de todos Mis Hijos, para confortarles, para darles fuerza para cargar la cruz hasta llegar a la victoria de la resurrección. 

Para todos Soy Madre Amorosa, Madre Cariñosa y siempre fiel. Estoy a la puerta de muchos corazones, esperando que ellos se abran para Mí. Si Me abren la puerta de sus corazones Hijitos, Yo derramaré tantas Gracias y tanto Mi Llama de Amor en ustedes, que cambiaré en poco tiempo sus vidas, de un desierto frío y sin amor, en un cielo de alegría, de amor y de felicidad. 

Yo di Mi Faz de amor al mundo, para que Mis Hijos supieran que estoy bajando del Cielo viva, en carne y hueso, todos los días aquí en esta Ciudad de Jacareí, llamándoles de vuelta a Mi Corazón y ofreciendo a ellos por la última vez la salvación y la conversión. 

Si desprecian esta Mi última oferta, cerrarán para sí mismos la última puerta de salvación que existe y eso constituirá pecado contra el Espíritu Santo, que no será perdonado ni en este y ni en el otro mundo.

Por eso Mis Hijos les pido: “No arrojen fuera la última oferta que Yo vine hacerles. Ábranme sus corazones, denme su “Sí”, acepten Mi Llama de Amor y déjenla actuar en ustedes sin colocar obstáculos a ella.”

Y Yo les prometo que les transformaré en los mayores Santos que el mundo nunca vio y a través de ustedes cambiaré, renovaré y santificaré la faz de la tierra entera. 

Yo les amo a todos y les bendigo ahora: de LOURDES… de LA SALETTE… y de JACAREÍ.”




MENSAJE DE SANTA LUCÍA

“Mis Queridos Hermanos, Yo, Lucía, vengo nuevamente para decirles: “Abran sus corazones a la Llama de Amor de la Madre de Dios, dejándola entrar en sus corazones, realizando en ustedes la gran conversión, la gran transformación, llevándoles a la Perfecta Santidad que Ella desea y quiere para todos ustedes.”

Abran sus corazones a la Llama de Amor de la Madre de Dios, dejando ésta Llama quemar en ustedes todo lo que aún les ata a la tierra, al mundo y haciendo con que sus corazones vuelen cada vez más libres, más alto en el Cielo del Amor de Dios, del Amor de la Madre de Dios y de la Santidad. 

Dejen la Llama de Amor actuar en ustedes y abran sus corazones a ella, de manera que ella abra sus corazones de un amor tan grande por Dios, por la Madre de Dios, llenándoles de un amor tan grande, de manera que sus corazones transborden este amor sobre los corazones de las personas de hoy en día: duras, frías, egoístas, calculistas, donde el amor acabó, donde la Llama del Verdadero Amor ya se apagó.   

Ésta Llama llenará sus corazones de un amor tan grande por Dios y por la salvación de las almas, que ustedes no descansarán mientras no salven a la última persona del mundo y mientras no vean a Jesús y María amados por todos los seres humanos de este mundo. 

Ésta Llama consumirá sus corazones de deseo y de celo por la Gloria de Jesús y María, y les hará trabajar cada vez más por la Gloria de Ellos, por el triunfo de Ellos en todos los corazones y en todas las almas del mundo entero. 

Ésta Llama era la misma que había en Mi Corazón, que había en el Corazón de Gerardo, de Juan Bosco, de Alfonso de Ligorio, de Luis de Montfort, de Jorge, de Beatriz, de Filomena y de todos los Santos. 

Ésta Llama en sus corazones, llevará al mundo entero a reconocer a María Santísima como Medianera de todas las Gracias, como Co-Redentora y Reina de toda la humanidad. Por eso Mis Amados Hermanos, abran sus corazones a ésta Llama de Amor e incendien el mundo entero con ésta Llama, transmitiéndola de corazón a corazón, haciendo los Grupos de Oración que la Madre de Dios pidió aquí por todas partes. 

Dejen ésta Llama de Amor entrar en sus corazones y actuar en sus corazones, para que ella les lleve a amar a Dios y amar a la Madre de Dios más que todo, más que a sí mismos, más que la propia familia, más que a los amigos, más que la profesión, más que los propios sueños, más que la propia voluntad, más que los propios planes, más de que todo. 

Entonces, ustedes serán verdaderamente aquellas almas hechas de fuego puro, de llama de amor pura por Dios y por la Madre de Dios. Éstas almas que Ella y el Señor buscan en el mundo entero, recorriendo el mundo entero y no encuentran. Entonces, aquí en ustedes, Ellos encontrarán estas almas y Sus Corazones se gloriarán, se glorificarán, se satisfarán en el amor de sus almas.    

Si Ellos encuentran aquí solo 10 almas de amor puro será lo suficiente para que la Llama de Amor de Ellos convierta el mundo entero, transforme el mundo entero, renueve el mundo entero y lleve el mundo entero al triunfo de Sus Corazones, transformando el mundo en pantano de pecado y de infierno de maldad y violencia, en cielo de Amor, de Paz, de Santidad, de Alegría y Felicidad para siempre. 

Por eso, en esta hora en que la violencia toma cuenta del mundo y que el peligro de una nueva y más terrible guerra se cierne sobre sus cabezas, Yo les invito a rezar el Rosario con más amor y sobretodo, a rezar Mi Coronilla con más confianza y amor, porque ahora solamente Nosotros, los Santos, juntamente con la Madre de Dios ofreciendo juntos Nuestras Oraciones con la de ustedes, podemos alcanzar para el mundo la Misericordia, la Salvación y la Paz. 

A todos, Nosotros bendecimos ahora con amor: de SIRACUSA… de CATANIA… y de JACAREÍ.”


(Marcos): “Hasta pronto Querida Mamita del Cielo. Hasta pronto Querida Lucía.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario