29 dic. 2015

Mensaje 26-27 dic 2015 - EE.UU - Respeten los mandamientos

26 de Diciembre del 2015
Mensaje Público

“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

“El fondo de las dificultades de hoy es que la gente no se da cuenta de lo que es realmente importante y valioso.  Es la fe y el Amor Santo en los corazones.  Ambas tienen que protegerse y salvaguardarse.  Pero la realidad es que la gente toma pocas o nulas precauciones al respecto.  Sus corazones están expuestos a mucha maldad a través de los medios de comunicación, de falsas religiones, e incluso a través de las modas que incluyen tatuajes.”

“En la actualidad, las almas tienen que valorar su fe como un sendero a la salvación.  Las almas deben tratar de vivir en Amor Santo, siempre obedeciendo y respetando los mandamientos, pues esto es el sendero de salvación.  Pero vean, la salvación se da por un hecho y no se busca como un premio de mucho valor.  La gente necesita responder a Mi llamado a la santidad y no crear prioridades inútiles en sus corazones.”

“Vuelvan sus corazones a la Voluntad de Dios por medio de la humildad y del Amor Santo.  Respeten los mandamientos.  Tan sólo esto protegerá su fe.”

27 de Diciembre del 2015
Mensaje Público

San Juan-María Vianney, el Cura de Ars y Patrono de los Sacerdotes, dice:  “Alabado sea Jesús.  El día de hoy he venido con una carta abierta para todos los obispos.”

“Queridos hermanos sacerdotes, recuerden que ustedes son, primero que nada, sacerdotes, y después obispos.  Su trabajo es sentar las bases de la santidad personal para todos los sacerdotes que los deben seguir.  Tienen que cerciorarse de afianzar la fe de todos los que están debajo de ustedes, promoviendo solamente la verdadera doctrina de la fe en las escuelas y desde el púlpito.”

“Ustedes no reciben su cargo a través de la Divina Providencia como un medio para obtener riquezas o popularidad.  Tienen que dirigir con la verdad sin tener en cuenta las opiniones de los demás.  Si actúan así, no habrá confusión.  Nunca tengan miedo de identificar el mal ni de llamar al pecado por su nombre.  Ese es su deber.”

“Finalmente, no ordenen, más bien guíen con amoroso respeto hacia quienes están bajo su cargo.  Entonces, el amoroso respeto regresará a ustedes.”

Lean 1ª Pedro 5:2-4
Apacienten el Rebaño de Dios, que les ha sido confiado;  velen por él, no forzada, sino espontáneamente, como lo quiere Dios;  no por un interés mezquino, sino con abnegación;  no pretendiendo dominar a los que les han sido encomendados, sino siendo de corazón ejemplo para el Rebaño.  Y cuando llegue el Jefe de los pastores, recibirán la corona imperecedera de gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario