28 dic. 2015

Mensaje 23-25 dic 2015 - EE.UU

23 de Diciembre del 2015
Mensaje Público

“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

Solemnemente les digo que la paz y seguridad no les llegan creyendo en las mentiras de los políticosDecir que el terrorismo está bajo control no hace que sea así.  Este no es el tiempo de aceptar ingenuidades.  Tienen que rezar pidiendo sabiduría para ver a través de los planes personales de su actual Presidente.  Su paz y seguridad llega de una relación más profunda con su Creador.”

“Entren a Nuestros Corazones Unidos.  Recen el Rosario y podrán discernir la verdad.  Es por medio del Rosario como la verdad de la diferencia entre el bien y el mal será evidente.”

“Yo deseo su paz.  No se dejen engañar para que crean que la paz es posible separados de Dios.”

24 de Diciembre del 2015
Mensaje Público

María Refugio del Amor Santo dice:  “Alabado sea Jesús.”

“Cuando viajamos a Belén José y Yo, lo hicimos con gran fe expectante en nuestros corazones.  Estábamos felices por cooperar con la Divina Voluntad de Dios, aunque hubo preguntas sin respuesta que pudieron haber sido preocupantes si lo hubiéramos permitido.”

“No teníamos la certeza de un lugar para quedarnos en Belén a nuestra llegada.  Sabíamos que el nacimiento de Jesús era inminente, y no estábamos seguros de cómo íbamos a recibir a Mi pequeño Hijo.  Solamente teníamos que seguir adelante en la Voluntad de Dios y aguardar cada invitación a la gracia;  siempre revestidos de la Divina Voluntad de Dios.”

“Así es como ustedes, queridos hijos, tienen que vivir cada momento presente.  Esta es la forma de confiar.”

25 de Diciembre del 2015
Navidad

Llega Nuestra Señora vestida de color blanco cargando al Niño Jesús.  Dice:  “Alabado sea Jesús.”

“Cuando Mi Hijo vino al mundo, Él transformó el desolado y sombrío establo en el palacio de un rey.  José y Yo ya no percibíamos los olores repugnantes, el frío del aire o Mi falta de confort.  Una suave luz nos rodeó a nosotros y al pequeño pesebre.  Las voces de los ángeles sonaban en lo alto.”

“Queridos hijos, así como la llegada de Mi Hijo transformó nuestro entorno sombrío, Yo les pido que dejen que el Amor Santo transforme sus corazones, sus vidas y su entorno.  Al hacerlo, sus corazones pueden volverse como el pequeño pesebre, y Mi Hijo vivirá ahí en paz.”
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario