16 dic. 2015

Mensaje 7 dic 2015 - Jacarei

(Marcos): “Sí Mamita, estoy muy feliz hoy en ésta tu vigilia. Muchas gracias por esta noche maravillosa con estos mis hermanos que Yo tanto amo, cantando y alabándote Señora. Discúlpame por haber dicho aquellas cosas anteriormente que quebrantaron un poco nuestra alegría, pero yo tenía que avisar a las personas e impedirlas de volver en esas Iglesias donde eres perseguida Señora. Yo siempre te defenderé Señora, siempre, cueste lo que cueste, yo quedaré contigo Señora hasta el fin y nunca, nunca te abandonaré Señora ni nunca traicionaré tu amor Señora, prefiriendo el amor de nadie y más nada.”
(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)


  MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA



“Mis Queridos Hijos, Yo les amo a todos, Yo estoy feliz con la presencia de todos ustedes aquí en ésta noche santa y sagrada que antecede Mi Inmaculada Concepción.

En el esplendor de Mi Inmaculada Concepción, Yo brillo para éste mundo envuelto en tinieblas y que terminó de hundirse en el lodazal del pecado, de la apostasía y de la rebelión contra Dios.

El esplendor de Mi Inmaculada Concepción arroja luz sobre estas densas tinieblas, disipándolas y haciendo brillar para todos, para todos la luz de la Salvación, del Amor, de la Gracia y de la Misericordia Divina.

En el esplendor de Mi Inmaculada Concepción, Yo aparezco aquí en Jacareí para iluminar la vida de todos Mis Hijos y para conducirlos a todos por el camino cierto y seguro de la Perfecta Caridad, del Verdadero Amor a Dios que Yo he enseñado aquí.

Aquí, Mis Hijos verdaderamente ven Mi luz, el esplendor de Mi Inmaculada Concepción brillar y disipar toda tiniebla: de error, de confusión, de apostasía, desenmascarando a Mis enemigos y los enemigos de Dios, y mostrando quiénes son Mis Verdaderos Siervos, los Verdaderos Siervos de Dios y aquellos que están con la Verdad.  

Aquí el error no entra, aquí la apostasía no reina, aquí Mi enemigo es derrotado por el esplendor de Mi Inmaculada Concepción y por la fuerza de Mi Llama de Amor que Yo encendí en el corazón de Mi Hijo Marcos, que siempre como valiente guerrero y Verdadero Hijo Mío sale en Mi defensa, en defensa de la Verdad, en defensa de la Verdad contra todo y todos que quieren destruir la Obra de Dios, Mi Obra de Salvación en éste lugar.

En el esplendor de Mi Inmaculada Concepción, Yo aparezco aquí hace casi 25 años y hoy, se completa aquí más un mes de Mis Apariciones. Son 24 años y 10 meses de gran amor de Mi Corazón por todos ustedes Mis Hijos. Si continúo apareciendo aquí es porque Mi Amor por ustedes es sin límites y Yo quiero conducirles por el camino seguro de la Oración Viva con el corazón, de Mi Rosario que es medio cierto de Salvación, de la Penitencia, de la Conversión, del Ayuno, de la Renuncia al pecado y a Satanás.

Quiero conducirles por el camino de la Santidad que les conducirá a vivir una gran felicidad ya aquí en la tierra, que continuará y será multiplicada millones de veces en el Cielo. Ésta felicidad sólo tiene quien siente el Amor de Dios, quien tiene Mi Llama de Amor en el corazón. Ésta Llama que Yo vine del Cielo aquí en Jacareí para darles a todos y para transformarles en los mayores Santos que el mundo jamás vio y para llenar sus corazones siempre más de Gracia, Felicidad y Amor de Dios.

En el esplendor de Mi Inmaculada Concepción, Yo continúo apareciendo aquí todos los días, para darles a todos ustedes Mis Hijos, la esperanza segura de que en el final Mi Corazón Inmaculado triunfará.

Yo que fui profetizada ya en el Génesis, como aquella que aplastará la cabeza de Satanás y lo vencerá. Muy pronto renovaré la faz de la tierra entera y les traeré Nuevos Tiempos de Paz, Alegría, Felicidad, Nuevos Cielos y Nueva Tierra.

Y ustedes Mis Hijos, que ahora sufren tanto por Mí, lloran por Mí y se sacrifican por Mí, finalmente verán todas sus lágrimas, todos sus sufrimientos y trabajos pesados por Mí, transformados en una Gran Gloria, en un Gran Esplendor y en un nuevo mundo donde nunca más ninguna lágrima caerá de sus ojos, porque las cosas antiguas ya habrán pasado.

En el esplendor de Mi Inmaculada Concepción, Yo vengo aquí para decirles: “¡Tengan esperanza! En el final, Yo, la Mujer Inmaculada, Coronada de estrellas y con la luna debajo de los pies, Vestida de Sol y terrible como ejército en orden de batalla, triunfaré.”

Y ustedes Mis Hijos, triunfarán Conmigo y Conmigo entrarán en el Nuevo Cielo y en la Nueva Tierra, que todos los días, Mi Hijo Jesús y Yo preparamos con Cariño para ustedes y ustedes serán conocidos en medio de los Ángeles como Mis Hijos Queridos, Mi Descendencia y aquellos que más amaron y consolaron Mi Corazón.

Yo les amo a todos y pido: “Continúen rezando Mi Rosario todos los días, porque aquel que Me ame, que Me sirva, que trabaje por Mí rezando Mi Rosario y enseñándolo a los otros, tendrán sus nombres escritos allá en Mi Trono del Cielo. Y esos nombres brillarán con Gran Gloria cuando esos Mis Hijos sean llevados por Mí después de su caminata en la tierra para gozar juntamente Conmigo, las alegrías y maravillas que Yo les preparo en el Cielo.”

A todos hoy bendigo con amor: de LOURDES… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario