30 mar. 2016

Mensaje 26 mar 2016 - Jacarei


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
SÁBADO SANTO


“Mis queridos hijos, Yo Soy la Madre de la Soledad y de la Espera.
Soy Madre de la Soledad y de la Espera que hoy permaneció sin Mi Hijo Jesús en el silencio, en la oración y en la soledad, llorando y recordando todos los tormentos de Mi Divino Hijo muerto por la salvación de todos ustedes.

Soy la Madre de la Soledad y de la Espera, que todavía hoy sufre porque la humanidad continúa renovando la Pasión de Mi Divino Hijo Jesús por sus pecados y se rehúsa a convertirse a Su DIOS de Amor.

Soy la Madre de la Soledad y de la Espera, que todavía hoy sufre porque procuro amor en Mis hijos y no encuentro, procuro obediencia y no encuentro, procuro cariño y no encuentro. Procuro almas que permanezcan Conmigo viviendo siempre más en oración y santidad, ayudándome a salvar las almas de este mundo tomado, dominado por el pecado y no encuentro.

Soy la Madre de la Soledad y de la Espera, que hoy espera la Resurrección Gloriosa de Mi Hijo en la soledad, en el recogimiento, en la oración vigilando hasta que Mi Hijo salga del sepulcro Glorioso, Vencedor de la muerte y del pecado para instaurar verdaderamente Su Reino de Gracia en el mundo, en las almas y en los corazones.

Soy la Madre de la Espera, que todavía hoy en el gran Sábado Santo del tiempo de ustedes, continía velando y rezando en la espera de la Segunda Resurrección que habrá. O sea, la vuelta de Mi Hijo Jesús en la Gloria con Ángeles del Cielo, para renovar el Cielo y la Tierra y transformar todo el mundo en la perfecta imagen y semejanza del Paraíso.

Soy la Madre de la Espera, que en estos años en Mis Apariciones aquí, año tras año continúo rezando, velando, vigilando y esperando la vuelta de Mi Hijo Jesús, juntamente con Mi hijito Marcos.
Y aquí continúo llamando a todos Mis hijos a unirse Conmigo y a Mi hijito Marcos en la espera del Glorioso Retorno de Mi Hijo Jesús, la Resurrección Final, en la oración, en la vida de sacrificio, en la vida de la gracia, de la santidad, del amor y de la fidelidad a DIOS.

Soy la Madre de la Espera, que todavía hoy les anuncia: Está por terminar en breve su gran Sábado Santo. Sí, este largo Sábado Santo de espera del retorno de Mi Glorioso Hijo Jesús está por acabar en breve. Y esta demora para ustedes tan larga, tan prolongada finalmente culminará con el Triunfo de Mi Corazón Inmaculado, con el retorno de Mi Hijo en la Gloria que vendrá para traer para todos ustedes el nuevo Cielo y la nueva Tierra.

Este tiempo de espera es para ustedes un tiempo de Grande Gracia para que se preparen dignamente y perfectamente para el retorno de Mi Hijo Jesús. No desperdicien las Gracias que Yo les he traído en Mis Apariciones aquí, antes aprovéchenlas a lo máximo correspondiendo con todo su corazón a Mi Amor y al Amor de DIOS. Para que ustedes puedan crecer en las virtudes, crear en ustedes el verdadero amor mientras todavía es tiempo para que cuando el Señor llegue no les encuentre sin la vestidura nupcial de las bodas del Cordero, o sea, la vestidura del Amor en Pura Transformación, de la Santidad Perfecta, del Amor Eterno.

Sí, Mis hijos, este tiempo de gran espera está por acabar y es por eso que estoy todavía con ustedes para ayudarles en esta gran espera y que perseveren hasta el fin. Cuando sus ojos, después de toda la tribulación y de todo este tiempo del predominio de Satanás y del pecado, sus ojos verán verdaderamente a Mi Hijo Jesús Vivo, Resucitado y viniendo para renovar todas las cosas.

Aléjense del pecado, manténganse en la Gracia de DIOS, ayúdenme a salvar a Mis hijos en este mundo completamente dominado por el pecado, viviendo Mis Mensajes, rezando como Yo les pedí aquí, llevando Mis Mensajes a todos Mis hijos sin miedo. Para que verdaderamente Mis hijos conozcan Mi Amor y a través de Mi Amor, el Amor de DIOS, y así Mi Llama de Amor pueda tocarlos, convertirlos, abrazarlos, salvarlos y santificarlos.

Continúen rezando aquí Mi Sacratísimo Rosario y todas las oraciones que Yo les pedí y dí, porque a través de ellas cada día más Mi Llama de Amor crecerá en sus corazones.

Yo les amo mucho de todo Mi Corazón y nunca les abandonaré.

A todos Yo bendigo con Amor: de NAZARETH… de JERUSALÉN…. y de JACAREÍ”

No hay comentarios:

Publicar un comentario