28 abr. 2016

Mensaje 23 abr 2016 - Jacarei

MENSAJE DE SANTA LUCÍA

“Mis Queridos Hermanos, Yo, Lucía de Siracusa, vengo nuevamente hoy a llamarlos a abrir sus corazones cada vez más a la Llama de Amor de la Madre de Dios.

Mediten en los Mensajes que Ella les dio aquí. No queden siempre a oír los Mensajes, entrando por un oído y saliendo por el otro sin meditarlos y sin colocarlos en práctica, porque Dios les pedirá cuentas de cada uno de esos Mensajes que oyeron por oír e indiferentes, sin amor y sin verdadero deseo de colocarlos en práctica.

Abran sus corazones a esa Llama de Amor que está reconcentrada, reprimida en el Corazón de la Madre de Dios, porque no encuentra apertura en sus corazones para recibirla. Sus corazones están llenos de apegos a las cosas mundanas, de apego a su voluntad, de apego a su “Yo” y a sus deseos. Por eso, no hay lugar en su corazón para esa Llama de Amor entrar.

Abran sus corazones a esa Llama, renunciando a todo esto, limpiando su corazón y verdaderamente dando a la Llama de Amor de la Madre de Dios espacio para que ella pueda entrar y actuar en ustedes.

Busquen el recogimiento, la oración, en un lugar tranquilo, sin nadie, para que verdaderamente suceda el encuentro de sus corazones con la Madre de Dios. Lean los Mensajes en la oración profunda, recogida y solitaria, y comenzarán a sentir sed, el deseo de la Llama de Amor de la Madre de Dios en sus corazones.

Procuren siempre más rezar con el corazón, porque un alma que no reza con el corazón, que no abre su corazón a la Madre de Dios sinceramente, no puede sentirla, ni Su Llama de Amor.

Procuren apresurar su conversión, porque los 3 días de tinieblas están muy próximos. Recen también por su país, porque Satanás aún no desistió de destruirlo y ustedes deben rezar muchos Rosarios para salvar el Brasil, pues, sólo el Rosario puede salvar el Brasil ahora y de salvarlos de tornarse esclavos de Satanás para siempre.

Deben cada día más esforzarse por imitar la vida de los Santos, leyendo la vida de los Santos, leyendo Mi vida y procurando aprender con Nosotros que, amar a Dios es hacer Su Voluntad. Quién no hace la Voluntad de Dios, no puede decir que lo ama.  

Quién traiciona a Dios y quién traiciona a la Madre de Dios para obedecer a los hombres, no puede decir que ama a Dios. Quién coloca la obediencia a los hombres encima de la obediencia a Dios y a la Madre de Dios, no puede decir que los ama. Porque el Primer Mandamiento es: “Amar a Dios sobre todas las cosas.”

Aprendan Conmigo que amar a Dios y hacer la Voluntad de Él es la misma cosa. Dios es Amor, María Santísima es Amor y solamente en los corazones llenos de Amor por Ellos, llenos de la Llama de Amor por Ellos, es que verdaderamente Dios está y la Virgen Santísima también está.

Cuando quieran saber si una persona verdaderamente ama a la Madre de Dios, miren la vida de él. Vean qué renuncias hizo por la Madre de Dios, vean qué sacrificios hizo, vean qué obras concretas hace. No crean en palabras, porque cualquiera puede decirlas y no cumplirlas. Crean solamente en las obras y en los actos, porque estos sí jamás podrán mentir.

El alma que es buena, produce obras buenas. El alma que es mala, produce obras malas y no puede producir obras buenas porque su corazón es malo y está en tinieblas. Miren las obras de una persona y verán si ella es buena o mala, si Dios está en ella y entonces verán la verdad y la verdad los iluminará.

Yo, Lucía, deseo darles muchas Gracias pero no puedo, porque no rezan Mi Coronilla y también porque ustedes Me procuran poco en la oración con el corazón.

Ábranme sus corazones en la oración con el corazón, recen Mi Coronilla y Yo prometo inundarlos de Gracias sin fin de Mi Amor.

A todos Yo bendigo con amor: de CATANIA… de SIRACUSA… y de JACAREÍ.

La Paz Mis Amados Hermanos, Yo les amo mucho y nunca les abandonaré. La Paz Marcos, el más ardiente de Mis Devotos y el más obediente y dedicado de los Hijos de la Madre de Dios.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario