28 abr. 2016

Mensaje 24 abr 2016 - Jacarei

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


(Marcos): “Sí, sí lo haré, comenzaré sí. Oh Mi Amor, Mi Señora, haré sí. Sí, haré todo lo que quieras Señora.
Sí Mi Señora, voy a correr con eso. Sí, sí lo haré. Sí, inmediatamente Mi Señora yo lo haré”



(María Santísima): “Mis queridos hijos, hoy, Yo vengo a invitarles una vez más a acoger en sus corazones Mi Llama de Amor.

Abran sus corazones a Mi Llama de Amor, para que ella transforme completamente a todos ustedes en aquellos Santos que Yo vine a procurar aquí en Jacareí, desde el principio de Mis Apariciones. Los Santos que incendiarán la Tierra entera con Mi Llama de Amor abrasando y enamorando a todos por el Señor.

Si ustedes renunciaren a los placeres mundanos, a las cosas mundanas, si renunciaren a su voluntad, a su querer, y si abrieren su corazón para Mi Llama de Amor ella entrará en ustedes y les transformará en esos grandes Santos que incluso superarán a Mi Vicente Ferrer.

Incendiarán los corazones de todos los hombres, de modo que la Tierra en poco tiempo se transformará en un pequeño Cielo. Será el Reino de DIOS, el Reino de Mi Hijo Jesús ya aquí en la Tierra.

Denme hoy su ‘Sí’ para que Yo pueda abrasar sus corazones con esa Llama de Amor, hasta que de esos corazones que tienen hoy no reste nada. Quiero darles un nuevo corazón, el corazón renacido de Mis Llamas de Amor, un corazón completamente purificado, ardiente, abrasado con esta Llama que transformará a todos ustedes en hornos vivos y ardientes del propio Amor del Espíritu Santo.

Comprendan hijitos, que amar a DIOS es hacer Su Voluntad. Que aquel que ama a DIOS no es aquel que dice que lo ama, mas es aquel que prueba que lo ama con obras. ¿Y ustedes qué obras tienen para mostrar a DIOS, para probar que lo aman?

¿Qué obras tienen para probar al mundo que verdaderamente aman a DIOS? Si todavía no tienen ninguna comiencen ahora a mudar su vida y a producir obras de amor y santidad para la mayor gloria de DIOS, viviendo el amor de DIOS, realizando la voluntad de DIOS en la vida de ustedes. De modo que la vida de ustedes se llene de obras verdaderas de amor a DIOS, para que así, todos vean y crean verdaderamente en DIOS, que actúa, vive y reina verdaderamente en ustedes.

Mis hijos, el tiempo ahora acabó prácticamente, deben acelerar su conversión, porque los tres días de tinieblas están muy próximos. El Gran Castigo está próximo Mis hijos y la humanidad será agarrada de sorpresa en una noche, en una noche para ustedes aquí muy caliente, para otros muy fría. Entonces, rimbombará el trueno, después de su estruendo, comenzará la Tierra a temblar y muchos Mis hijos, morirán en aquella noche sin incluso dejar vestigio.

El fuego caerá del Cielo y destruirá la mayor parte de la humanidad. Yo no quiero que ustedes sufran en el futuro, por eso Yo les pido Mis hijos: Recen Mi Rosario todos los días, muden de vida, conviértanse.

Aquel que rece Mi Rosario todos los días con el corazón tendrá de Mí la salvación, bien como también tendrá la salvación de su familia en el día del Castigo.

Aquel que Me sirva rezando Mi Rosario con el corazón todos los días recibirá de Mí todas las Gracias que pidiere y que no fueran contrarias a la Voluntad de DIOS. Y si esa alma, si esa persona enseñare Mi Rosario a otros, tantas cuantas fueren las almas que ella salvare por haberles enseñado Mi Rosario serán otras tantas coronas de gloria y de victoria que Yo colocaré en su cabeza en el Cielo.

Recen, muden de vida, abran su corazón al Amor. Renuncien a su pereza, renuncien a sus opiniones, sean dóciles y déjense cargar por Mí, en Mis Brazos hasta la santidad y perfección que DIOS desea de ustedes.

Yo Soy la Señora del Rosario, Yo Soy la Reina y la Mensajera de la Paz y todo aquel que viniere aquí con fe y con amor será marcado con la señal de la Cruz y con Mi Materna Señal. Y el Padre Eterno lo amará y lo cubrirá con todas Sus Gracias y Bendiciones, y por fin le dará la salvación.

Vayan a beber de la fuente, lávense en ella y ustedes recibirán grandes gracias de Mi Corazón. Vengan aquí rezando y cantando en procesión. Vengan todos a Mi Corazón y Mi Divino Esposo, el Espíritu Santo descenderá sobre ustedes con Sus Gracias y Sus Luces beatísimas de Santidad y Amor.

A todos Yo bendigo con Amor: de LOURDES… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario