18 may. 2016

Mensaje 15 may 2016 - Jacarei

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Mis Queridos Hijos, hoy, cuando ustedes están conmemorando aquí el aniversario de Mis Apariciones en Bonate, Yo vengo nuevamente a pedirles: “Conviértanse, conviértanse como Yo les pedí en Bonate, cambien de vida y renuncien a sus pecados.”

Vivan en el Amor de Dios, haciendo todo para cumplir la Santa Voluntad de Dios, agradarlo todos los días de sus vidas.

El corazón del mensaje de Bonate es uno solo: amar a Dios. Amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma, con todo el ser, adorarlo y no pecar más, para no entristecer el Corazón del Señor, para no dar disgusto y no contristarlo más. Hagan esto y ustedes estarán viviendo completamente Mi mensaje de Bonate.  

Renuncien a todo pecado porque como Yo dije en Bonate: “El pecado es la causa de todos los castigos, guerras, desgracias e inclusive de las enfermedades que muchos de ustedes tienen, que sus hijos tienen.”

Conviértanse, no pequen más y todas las cosas malas, todos los males del mundo, poco a poco cesarán y la tierra será bendecida con la Paz Divina y los hombres vivirán felices para siempre.

Lo que Yo vine a pedir en Bonate, lo que Yo vine a buscar en Bonate fue el amor, el Amor Verdadero. Vine a buscar hijos que verdaderamente amen al Señor con todo su corazón, Me amen con todo su corazón y todas sus fuerzas también. Que vivan en Nuestra Amistad, en Nuestra Gracia, rezando el Santo Rosario todos los días, haciendo siempre penitencia, viviendo en el Amor de Dios y obedeciendo Sus Mandamientos con amor.

Fue el amor puro, desinteresado, fiel, leal, constante, sin reservas, sin límites que Yo vine a buscar. Infelizmente en muchos de los corazones, Mi llamado cayó en un desierto, Mi voz cayó en un inmenso desierto y no fui correspondida.

Aquí deseo que los corazones de ustedes correspondan a este Mi Amor y esta Mi Gracia. Por eso Mis Hijos, creen en sus corazones el Verdadero Amor por Dios y por Mí, renunciando a su voluntad y haciendo la del Señor, haciendo aquello que les digo en Mis Mensajes.

Recen Mi Rosario todos los días, pues, a través de ello, la Llama del Verdadero Amor a Dios y a Mí nacerá en sus corazones.

Recen también incesantemente el Acto de Amor: “Jesús, María, José. Yo les amo, salven almas.”

Recen el Acto de Entrega: “Jesús, María, José. Yo les doy todo mi corazón, ahora y para siempre.”

Recen también el Acto de Penitencia incesante: “Jesús, María, José. Por amor a ustedes, renuncio a todo pecado.”

Si ustedes hicieren esto, verdaderamente crecerá en sus corazones la Llama del Amor a Mí. Para que entonces, ustedes sean cada día más inflamados y asemejados a Mí misma en el horno de Mi Corazón Inmaculado, configurados a Mi propia Santidad y Amor Materno. Para que Yo pueda ofrecerlos como un trofeo Mío de gran perfección y belleza para el Señor, una gran obra de belleza espiritual para el Señor y entonces, Dios pueda complacerse y satisfacerse en cada uno de ustedes, viéndose perfectamente amado y adorado por Sus Hijos que Él creó a Su imagen y semejanza.

Mis Hijos, vivan los Mensajes de Bonate en sus familias, rezando el Santo Rosario todos los días con amor y transformando sus familias en verdaderos Grupos de Oración. Donde el Rosario fuera rezado, Satanás no podrá entrar para hacer sus estragos y ni destruir sus familias.

Marcos, Mi Acto incesante de Amor, Mi Llama incesante de Amor, a través de ti, Mi Aparición y Mensaje de Bonate se tornó conocida por tantos millares y millares de Mis Hijos. Mi Corazón se alegra por eso, se complace en ti y realmente se siente feliz porque tu esfuerzo trajo para Mí, muchos y muchos Hijos Míos que no Me conocían y que ahora viven Mi Mensaje de Bonate todos los días, esforzándose por corresponder a Mi Amor y por ser Santos.

Por todo esto Mi Hijo, sepas que aquello que te dije permanece en pie: “Por cada alma que se convirtió al ver ésta película de Mis Apariciones en Bonate que hiciste para Mí, serán otras tantas Coronas de Gloria que Yo colocaré en tu cabeza en el Cielo.”

Debes por lo tanto sentirte feliz, alegrarte, porque diste una gran Gloria, aumentó muchísimo Mi Gloria en la tierra. Dio una gran Gloria a Mi Corazón y trajo para junto de Mí, muchos Hijos Míos. Sé pues bendecido por Mí y por el Señor ahora, porque verdaderamente eres Mi Siervo, Mi Hijo Predilecto y obediente, en el cual siempre puedo confiar, con el cual siempre puedo contar y en el cual encuentro siempre Mis delicias y Mi complacencia, doy toda Mi complacencia.

A todos bendigo con amor: de BONATE… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario