26 may. 2016

Mensaje 21 may 2016 - Jacarei

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Mis Queridos Hijos, hoy, Yo vengo nuevamente a invitarles a abrir sus corazones a Mí y dejar Mi Llama de Amor entrar en sus corazones.

Mi Llama de Amor sólo crecerá en sus corazones cuando ustedes dilataren sus corazones por más oraciones, meditaciones, sacrificios y la renuncia, la renuncia diaria de sus voluntades y sus deseos personales, para donarse completamente a Mí, tornándose así, los Apóstoles de los Últimos Tiempos, que Yo vine a buscar en La Salette y también aquí.

Estos Apóstoles deberán ser bien muertos para el mundo, no deberán tener apego a la familia, ni amigos según el mundo, ni a nada de esta tierra.

Deberán ser abnegados, muy olvidados de sí mismos, olvidados inclusive de su bienestar, de su confort y muchas veces hasta de su descanso, para poder donarse cada vez más y más a Mí y a la salvación de las almas.

Estos Apóstoles deberán ser llamas ardientes, llamas incesantes de amor, que deberán arder de amor por Dios y por Mí incansablemente, todos los días, así como es Mi Hijito Marcos.

Si ellos fueren así, verdaderamente Mi Corazón Inmaculado triunfará, triunfará rápidamente en el mundo entero. Porque lo que ha impedido Mi Corazón Inmaculado de triunfar, no son apenas las maniobras de Satanás y de los malos, pero también la falta, la inexistencia de Apóstoles de los Últimos Tiempos, Verdaderos Apóstoles, que Yo nunca encontré casi en lugar alguno. Porque todos están tan llenos de sí, son tan egoístas, son tan apegados a la propia voluntad, al propio querer y a los propios deseos, impidiendo Mi Llama de Amor de verdaderamente trabajar en la tierra y realizar grandes obras de salvación en medio de los hombres.

Si Yo encuentro aquí los Apóstoles de los Últimos Tiempos, semejante a Mi Domingo de Guzmán, semejante a Mi Alfonso de Ligorio, semejante a Mi Luis de Montfort, a Mi Maximiliano Kolbe, a Mi Hijito Marcos, verdaderamente, Mi Corazón Inmaculado hará prodigios y maravillas tales, que nunca se vieron iguales desde que el Verbo se hizo carne. Mi Llama de Amor irrumpirá poderosa y disipará las tinieblas del pecado y de Satanás de la faz de la tierra, y hará brillar para el mundo entero el nuevo día de la Gracia, de la Santidad, de la Salvación y de la Paz.

El “Sí” de cada uno de ustedes es lo que Yo quiero, es lo que Yo estoy esperando. No demoren en dar la respuesta, porque el tiempo está acabando y los 3 días de tinieblas están muy próximos de ustedes.

Continúen rezando Mi Rosario todos los días, porque solamente a través de ello y de las Oraciones que di aquí, sus corazones podrán morir perfectamente para sí mismos, para el mundo, para todas las cosas terrenales y solamente así, ustedes tendrán Mi Llama de Amor y se transformarán en los Apóstoles de los Últimos Tiempos que Yo vine aquí a buscar.

A todos bendigo con amor: de LA SALETTE… de LOURDES… y de JACAREÍ.”


MENSAJE DE SANTA LUCÍA


“Queridos Hermanos Míos, Yo, Lucía, vengo hoy una vez más para decirles: “Recen, recen y recen, hasta que la Llama de Amor de la Madre de Dios se encienda en sus corazones, inflame sus corazones y les transforme en los Apóstoles de los Últimos Tiempos que Ella vino a buscar aquí.”

Solamente con la Llama de Amor de Ella, ustedes conseguirán morir para sí mismos, para el mundo y vivir desapegados de: familia, amigos y todas las cosas terrenales. Para poder ser aquellos instrumentos disponibles, ciento por ciento libres y disponibles, que la Madre de Dios vino a buscar aquí.

Los jóvenes principalmente son llamados a ésta vida maravillosa, de perfecta libertad, la libertad feliz de la Madre de Dios, desapegándose y renunciando a todo, al mundo, a los amigos según el mundo y hasta incluso a la familia, para ser sólo y exclusivamente de Ella, para trabajar para Ella en esta causa tan noble, tan urgente y la más importante de todas: que es salvar a la humanidad.

Ustedes son la última esperanza de la Madre de Dios. Si ustedes no me dieren el “Sí”, el mundo estará perdido, la última esperanza de Ella será defraudada. No hagan eso, respondan “Sí” a este inmenso amor materno, que les escogió para la mayor misión de todas: “Ayudarla a salvar esta pobre humanidad que cayó en el hondo del precipicio y del pecado, de la inmoralidad, del odio, de la violencia y de la guerra. Para conducirla nuevamente por el camino de la conversión, de la oración, del amor y de la paz a Nuestro Dios, de la salvación y del amor.”

A través de ustedes, la Llama de Amor de Ella irrumpirá poderosa y convertirá millares y millares de almas, mostrándolas el camino cierto que deben seguir, que conduce al Cielo, a la salvación y a la paz.

Den su “Sí” a la Madre de Dios, para que verdaderamente, el Plan de Amor de Ella que ya fue tan estropeado, que ya fue tan adelantado, tan prolongado, por causa del rechazo de ustedes en darle amor, la vida de ustedes, el “Sí”, la libertad y la voluntad de ustedes. Para que este Plan no demore más en realizarse y toda esta gran tribulación sea finalmente acabada y venga el triunfo de Su Corazón Inmaculado. Mientras ustedes no dieren el “Sí” a Ella, un tercio de la humanidad no podrá ser salvo, ni un tercio, y el triunfo del Corazón Inmaculado de María no podrá venir.

Por eso, de ustedes depende la liberación de ustedes mismos de esta gran tribulación y de todos los males que ahora dominan el mundo.

Recen, recen y recen, para que sus corazones creen el Verdadero Amor por la Madre de Dios y que el amor de ustedes no sea más esa falsa devoción y ese falso amor, que hace con que ustedes hasta recen algunas Coronillas y Rosarios, pero sus corazones están lejos de la Madre de Dios y no tiene el coraje de dejar todo por Ella, para que verdaderamente ustedes den el “Sí” a Ella y así, Su Corazón Inmaculado triunfe y reine en ustedes y por medio de ustedes en el mundo entero.

A todos Yo bendigo con amor y pido: “Continúen rezando el Sacratísimo Rosario de la Madre de Dios todos los días, que es fuente de gracias y salvación, y también Mi Coronilla, para que Yo pueda darles muchas Gracias que tengo en Mis manos y que adquirí con Mis Méritos delante de Dios.”

A todos bendigo: de CATANIA… de SIRACUSA… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario