28 jun. 2016

Mensaje 23 jun 2016 - España - Necesito oraciones, ayunos, penitencias, rosarios...

Hijos Míos, cuando una fruta sea manzana o la que sea está la mayor parte podrida, vosotros la limpiáis cortándola y salvando lo sano ¿no? Pues bien hijos, si Yo tuviera que hacer eso con este planeta ¿qué quedaría de él? La mayor parte del planeta esta podrido y si tomo la decisión de separar lo podrido y salvar solo lo sano, apenas un pequeño resto quedaría en este planeta. Yo, Jesús, os hablo.

Pero tanto os hablan de que Dios es misericordia que os olvidáis también de que Soy justicia, y que un Dios no puede ser injusto por nada ni por nadie. Claro que Soy misericordia, pero para que os alcance tenéis que arrepentiros de vuestros pecados y crímenes atroces, porque si no fuera así, aplicar la misericordia sin arrepentimiento sería por Mi parte una grandísima injusticia, y nada más lejos de Mí que ser injusto.

En las mismas familias hay miembros que Me aman y Me honran y otros que no creen y Me atacan. El mal y el bien están entremezclados y solo Yo sé cómo separar el trigo de la cizaña, de forma que el trigo no sea castigado por causa de la cizaña y la cizaña por la bondad del que es trigo, escape de sus perversas acciones sin arrepentimiento alguno.

Si las almas volviesen a Mí con compunción de sus pecados, de sus malas acciones, de todos su errores y desastres que han cometido en ellas y en su entorno, Yo que Soy todo misericordia las acojo y las perdono y olvido todo lo malo que hicieron. Pero encima de que la almas no tienen compunción de sus pecados, muchísimas de ellas se jactan de sus malas y viles acciones, presumen de que con ellas no pudo el criterio divino ni el de la Iglesia, y viven a sus anchas sin pararse a reflexionar el terrible castigo que les espera, o en esta vida, o en la otra.

Necesito oraciones, pero oraciones con fervor y amor, hechas con el corazón, para que sean aplicadas a estas almas pecadoras que además se jactan de sus viles acciones. Necesito oraciones hechas en estado de gracia y no en pecado mortal. Necesito Misas, Rosarios, penitencias, ayunos, renuncias, limosnas etc. Todo lo bueno que Me podáis dar para ser aplicado unido a Mis méritos y a los de Mi Santa Madre a esas ovejas descarriadas que se salieron del redil y andan cada vez más extraviadas. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Mi paz a todo aquel que crea este mensaje y lo ponga en práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario