15 sept. 2016

Mensaje 11 sep 2016 - Jacarei - La Salette (Francia)


FIESTA ANTICIPADA DE LA APARICIÓN DE LA SALETTE (FRANCIA-1846)
"La Aparición de La Salette fue aprobada por el Papa Pío IX 5 años después del suceso. Pero hasta el día de hoy, el Mensaje y el terrible Secreto dado por la Madre de Dios no son difundidas por el Clero. El terrible Secreto de La Salette estuvo guardado en los archivos del Vaticano desde 1915 hasta 1999. Muchas almas se perdieron a lo largo de esos años por no haber conocido La Salette."
(Marcos): “Para siempre sean alabados Jesús, María y José. Sí. Sí. Sí, haré, sí… Sí. Sí mi madre. Sí. Sí. Comprendí, sí. Sí, haré, sí. Sí.”

(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

"Vengan Mis Hijos, no tengan miedo. He venido a darles una Buena Nueva." Primeras Palabras de Nuestra Señora de La Salette a Maximino y Melania.

“Mis Amados Hijos, hoy estoy muy feliz por verles nuevamente aquí en Mi Santuario, en Mi Pequeño Cielo, en Mi Jardín de Gracia, de Amor y de Santidad una vez más para oír Mi Palabra y recibir Mi bendición.

Yo Soy la Reconciliadora de los Pecadores, Yo verdaderamente aparecí en La Salette y allí en la alta montaña, llamé a toda la humanidad a la oración, a la conversión, al regreso para Dios y para el Amor.

Yo Soy la Reconciliadora de los Pecadores, que apareció en la alta montaña de La Salette para llamar a todo el mundo a la reconciliación con Dios, a regresar para los brazos de Dios y sobretodo, a tener un verdadero, nuevo y perfecto amor para con Dios.

Lo que Yo vine a pedir en La Salette fue el Amor. Toda Mi Aparición en La Salette se resume a una sola cosa: Amen a Dios, amen a Dios de todo corazón y no lo ofendan más con los pecados, con la dureza de sus corazones.

La Salette es un llamado al Amor, es un llamado urgente de Amor. Mis Lágrimas derramadas en La Salette suplicaban Amor, Amor Verdadero por Dios, Amor Verdadero por Mí misma, Amor Verdadero por sus almas. Sí, porque aquel que peca, no se ama a sí mismo, no ama ni a su alma, pues mata a su alma de un modo cruel con el pecado, haciendo con que ella muera espiritualmente.

Yo vine a pedir conversión de Amor, oración de Amor y una vida de Amor con Dios. Por eso, que los Santos siempre decían: “Ama y haz lo que quieras.”  Porque aquel que ama a Dios, puede hacer todo lo que quiera, porque todo lo que haga será por Amor a Dios, con Amor a Dios y jamás ofenderá a Dios, porque el Amor hace con que la persona evite ofender o afligir a aquel que ella ama, el ser amado.

Por eso, aquel que ama a Dios verdaderamente, no peca. El que peca, no ama al Señor. Por eso Mis Hijos, Yo vine a llamarles a ese Verdadero Amor por Dios, de modo que sus actitudes prueben que ustedes verdaderamente aman a Dios, pues, no sirve agradar a Dios con palabras y después decepcionarlo con las actitudes. Tengan pues actitudes de Amor por Dios, obras de Amor por Dios, de modo que sus vidas sean Amor Verdadero por Dios y por Mí, de modo que Mi Inmaculado Corazón no sufra más.

Yo les llamo a todos a vivir ese Perfecto Amor y Mis Apariciones aquí en Jacareí, que son la conclusión de Mi Aparición en La Salette, donde Yo vine a desvendar y resucitar Mi Gran Secreto dado en aquella Aparición, Mis llamados, Mis Mensajes dados en aquella Gloriosa Aparición, aquí verdaderamente les llamo a todos a este Amor Verdadero que Yo vine pedir en La Salette, que Yo vine procurar en La Salette y que Yo no encontré en casi nadie en la faz de la tierra.

Aquí verdaderamente busco este Amor, quiero este Amor y todo estoy haciendo para despertar en sus corazones y crear este Amor.

Aquí Mi Corazón busca saciar esa sed tan grande de amor que hace siglos Me devora y devora el Corazón de Mi Hijo Jesús, y espero verdaderamente encontrar en ustedes Mis Hijos finalmente ese Amor que sacie Mi sed y la sed de Mi Hijo, de vernos perfectamente amados por Hijos capaces de trabajar por Nosotros, sufrir por Nosotros, cansarse por Nosotros, fatigarse por Nosotros, recorrer todos los caminos llevando Nuestros Mensajes por Amor a Nosotros, soportar humillaciones, contrariedades, incomprensiones, críticas y hasta persecuciones por Amor a Nosotros, para realizar Nuestro Plan de Salvación de tantos de Nuestros Hijos que Nosotros amamos, que culminará con el triunfo de Nuestros Corazones.

Aquí donde aparecí a Mi Hijito Marcos para terminar aquello que comencé en La Salette, en él, en la persona y en el trabajo de Mi Hijo Marcos, encontré el amor, el cariño, la gratitud, la correspondencia, la obediencia y la fidelidad que procuré en tantos lugares de la tierra y hasta en muchas almas escogidas y no encontré.

Sí, en la persona y en el trabajo de él, Mi Corazón encuentra todo el consuelo, todo el cariño, toda la reparación, todo el desagravio, toda la correspondencia, toda la obediencia y fidelidad que procuré en Mis Hijos y no encontré.

(Ahora la Madre de Dios dirige sus palabras al Vidente):

Sí, sí Marcos, Mi Llama incesante de Amor, por medio de estas películas que hiciste de Mi Aparición en La Salette, toqué el corazón de millones de Mis Hijos. Fueron millones que vieron estas películas, que vieron Mis Lágrimas, que se arrepintieron de sus pecados, que se condolieron de Mi dolor, que se compadecieron de Mi aflicción materna, que decidieron cambiar de vida, que decidieron comenzar a rezar el Tercio, el Rosario, las Oraciones que doy aquí, que decidieron dejar las cosas mundanas, el pecado y de caminar Conmigo por el camino de la santidad, rumbo al Cielo.

"La Madre de Dios apareció primeramente sentada en una roca derramando copiosas lágrimas."

Sí Mi Hijo, quitaste innumerables espinas que estaban clavadas en Mi Corazón, quitaste una dolorosa espada de dolor que estaba clavada en Mi Corazón hace más de 150 años, porque Mis Lágrimas, Mi Mensaje y Mi Secreto de La Salette no fueron dados a conocer al mundo como quería.

Y aquí finalmente en ti Mi Hijo, Mi Corazón encontró: la correspondencia, el amor, encontró una alma generosa, amorosa, obediente, que finalmente amó La Salette con todas las fuerzas de su corazón, amó Mi Mensaje, Mi Secreto y Mis Lágrimas, y dio a conocer todo eso a Mis Hijos de modo rápido, bello, profundo, perfecto en esas películas que hiciste de Mi Aparición, de Mi Mensaje en La Salette.

Sí Mi Hijo, arrancaste millones de almas de las garras de Satanás con esas películas y trajiste a todas ellas para Mí, de los cinco continentes de la tierra y un día tu verás brillar en una gloriosa visión en el Cielo, a todas esas millones de almas que salvaste con estas Mis benditas películas, con este trabajo bendito que hiciste para Mí.

Sí Mi Hijo, eres Mi delicia, no eres apenas la delicia del Corazón de Mi Hijo Jesús como Él te llama, eres también la delicia de Mi Corazón. Marcos, delicia de Mi Corazón, te amo, te amo millones y millones de veces por cada una de esas millones de almas que salvaste y te bendigo millones y millones de veces por eso Mi Hijo.

En ti, Mi Corazón verdaderamente se alegra. Cuando Mis Hijos me afligen, hieren Mi Corazón y el Corazón de Mi Hijo Jesús con sus pecados, Nosotros te miramos trabajando para Nosotros, haciendo los Rosarios, las Coronillas, las películas para Nosotros, haciendo también la divulgación de Nuestros Mensajes aquí día tras día en Mi Radio y entonces, Nuestros Corazones son consolados, olvidan las tristezas y las aflicciones que Nuestros Hijos ingratos nos dan y una dulce sonrisa de alegría, de nuevo inunda Nuestros labios y Nuestros Corazones son curados de las heridas que los ingratos abren en ellos.

Mi Hijo, ve adelante, que no pares nunca de anunciar Mis Mensajes al mundo principalmente de La Salette, haciendo todavía más películas de esta Mi Aparición, divulgando todavía más Mis llamados para el mundo, explicando el modo en que Mis Profecías se van cumpliendo y los medios que Mis Hijos deben emplear para salvarse en este tiempo de la gran tribulación y apostasía.

Sí, debes volver a La Salette para continuar allí filmando todo lo que no fue posible la primera vez y debes sobretodo mostrar al mundo, la Santidad de vida de Mis Hijitos Maximino y Melania, que hoy vinieron Conmigo.

Sí, debes hacer la película de Sus vidas, porque Ellos sufrieron mucho por Mí. Fueron perseguidos por Mí, cargaron una cruz pesadísima por Mí y nunca, nunca traicionaron Mi Amor. Son modelos que Mis Hijos deben conocer e imitar. Por eso, debes hacer la película de Sus vidas, debes mostrar a todo el mundo cómo debe ser el Verdadero Amor de los Hijos de la Madre del Cielo, un amor semejante al de Maximino, Melania y el tuyo.

"Por más que hagan, por más que recen, nunca conseguirán pagarme todo lo que Yo ya he hecho por ustedes." Palabras de la Madre de Dios en la alta montaña de La Salette. 

Hijo, ve, ve Mi Apóstol de La Salette, ve Mi Trueno, Mi Juan Bautista, Mi Enoc, Mi Elías, ve y continua gritando en el desierto de este mundo Mis Mensajes, Mi Mensaje y Mi Secreto de La Salette, para que Mis Hijos se convenzan de que necesitan agarrar en el rosario y rezar el Rosario si quieren salvarse.

Ve y anuncia todo eso a todos Mis Hijos, de que: cuantas más almas conozcan Mi Mensaje de La Salette, de decidirse a agarrar mi rosario y rezar Mi Rosario, mayor será el volumen de oraciones, que producirá nuevas conversiones y esas nuevas conversiones también rezando, aumentará el volumen de oraciones, que aumentará aún más el volumen de conversiones en el mundo. Y así, en ese continuo crecer de conversiones, Mi Corazón Inmaculado finalmente triunfará y el imperio de Satanás será derrotado.

(La Madre de Dios vuelve a dirigirse a todos):

Aquí en Mi Segunda La Salette, en estas montañas de Jacareí que Me recuerdan las altas montañas de La Salette, Yo quiero realizar las grandes maravillas de Mi Corazón Inmaculado para terminar aquello que comencé en La Salette. Por eso, seguiré dando grandes y retumbantes señales, curas, avisos, para que Mis Hijos se conviertan, para que ellos entiendan que el tiempo para la conversión está acabando, está realmente en los cinco minutos antes de la medianoche y que necesitan verdaderamente ahora correr con su conversión, crear el Verdadero Amor por Mí, hacerlo crecer rápidamente, renunciando al mundo, a sí mismos y a la propia opinión, para que verdaderamente, Mi Corazón Inmaculado pueda vivir en el corazón de Mis Hijos y llevarles hasta la santidad en plenitud. Pero para que Mi Corazón viva en el suyo, el suyo debe morir primero para las cosas mundanas y entonces sí, Yo podré vivir en ustedes, podré actuar en ustedes, podré transformar su alma hasta tornarla semejante a Mí, en la bondad, en el amor a Dios, en la fidelidad, en la obediencia, en la pureza, para que así, verdaderamente, ustedes sean Mis Rosas Místicas de Amor, las mismas que Yo traía en Mi cabeza, sobre Mi Corazón y Mis pies en Mi Aparición de La Salette.

Ustedes deben ser esas Rosas Místicas de Amor, de Santidad, de Obediencia, de Pureza que forma la Corona más bella alrededor de Mi cabeza, de Mi Corazón y de Mis pies, amándome, obedeciendo Mis Mensajes, llevando Mis Mensajes a todos los confines del mundo y también procurando con su vida siempre más irradiar Mi Llama de Amor.

Para que Mi Llama de Amor crezca en sus corazones, ustedes deben repetir continuamente los Actos de Amor que les di aquí y deben sobretodo, todos los días, hacer oración mental aunque sea cinco minutos, meditando en uno de Mis Mensajes y procurando contemplarme, pues, la contemplación, la oración mental, unirá cada vez más sus almas Conmigo. No será necesario hablar mucho en la oración mental, pueden contemplarme en silencio, pueden pensar en algunos de Mis Dogmas, en algunas de Mis Glorias, algunos de Mis Mensajes, podrán hasta incluso quedar algunos instantes en dulce silencio mirando para Mí y de cuando en cuando, leer una frase de Mis Mensajes, un fragmento, meditar en alguna Gloria, alguna palabra, alguna Gloria que algún Santo escribió a Mi respecto, en Mi alabanza. Así, haciendo oración mental y mezclando esa oración con Actos continuos de Amor, abriendo sus corazones para Mí, alabándome, rezándome con sinceridad, la Llama de Amor crecerá muchísimo en sus corazones.

Hagan eso Hijitos para que verdaderamente Mi Llama crezca en ustedes ahora rápidamente hasta alcanzar la plenitud. Yo cuento con ustedes, estoy a su lado y nunca, nunca les dejaré. Imiten el amor que Mi Hijito Marcos tiene por Mí, como Bernadette, como Mis Pastorcillos de La Salette, Mis Pastorcillos de Fátima, él es Mi cuarto pastorcillo y en él, ustedes podrán aprender qué es el Verdadero Amor por Mí, podrán leer de modo inequívoco cual es el Verdadero Amor que Yo espero de ustedes.

Ámenme como Mi Hijito Marcos Me ama, sufriendo todo por amor a Mí, aguantando todo por amor a Mí, dejando todo por amor a Mí y haciendo todo por amor a Mí, y si hicieren eso, Mi Corazón vivirá en ustedes como vive en él y así como él vive en Mí, ustedes también vivirán en Mí, entonces, será el triunfo de Mi Inmaculado Corazón en su vida, Satanás será derrotado y finalmente Mi Reino de Amor, el Reino de Mi Hijo Jesús, bajará para la tierra y finalmente la humanidad tendrá paz.

(La Madre de Dios vuelve a dirigirse al Vidente):

Alégrate Marcos, porque los más de 27 millones de Hijos que conquistaste para Mí, son apenas el principio de la inmensa multitud de la humanidad que tú traerás para Mí, traerás para Dios, salvarás. 

Verdaderamente en ti se cumple la Profecía de Mi Hijo en el Evangelio: “Que antes de su segunda venida, el Evangelio, la Buena Nueva de la conversión sería anunciado para la tierra entera.” Tú Mi Hijo ya estás cumpliendo eso, ya estás tornando eso verdad y mucho más todavía cumplirás.

Verdaderamente aquel tercio de la humanidad que será salvo en el castigo, será salvo por medio de ti, de tu trabajo todos los días, tan fiel, tan dedicado y tan amoroso por Mí, para tornarme más conocida y amada, y para que Mis Hijos se conviertan y vuelvan para Mí.

Sí, a través de Mi Aparición en Jacareí aquí, salvaré un tercio de la humanidad y después del fuego que caerá del cielo, que destruirá dos tercios de este mundo rebelado contra Dios, finalmente comenzaré Mi Reino en la tierra con este un tercio que será salvo gracias a Mis Apariciones en Jacareí y a Mi Hijito Marcos.

Sí, aquí verdaderamente, Mi Corazón Inmaculado resplandecerá tanto e irradiará tanto la luz de la salvación, de la gracia y de la verdad, que un día, todos los pueblos, vendrán aquí para alabarme y bendecirme, trayéndome los regalos de sus tierras, o sea, sus corazones, sus familias, sus almas totalmente unificadas, salvas, embellecidas, santificadas para que juntamente Conmigo, cantemos eternamente la alabanza del Señor.

Y cuanto a ti Marcos, tantas cuantas fueren las almas que tú ya salvaste y aún salvarás, tantas cuantas serán las Coronas de Gloria que te daré en el Cielo. Alégrate Mi Hijo, porque gracias a ti, La Salette se tornó conocida en todo el mundo, Mi Mensaje ahora es recordada, Mis Hijos se esfuerzan por secar Mis Lágrimas con una vida santa, con el amor de sus corazones, con sus oraciones de amor y Satanás fue derrotado y aplastado en la vida de millones de Mis Hijos alcanzadas por las películas que hiciste de La Salette.

Alégrate Mi Guerrero, delicia de Mi Corazón, porque verdaderamente, llenaste Mi Corazón de alegrías y quitaste la amargura de Mi Corazón, sustituyéndola por júbilo, victoria e himnos de alegría.
Continúen rezando el Rosario Meditado que Mi Hijito Marcos hace para ustedes todos los días, porque a través de ello y de todas las oraciones de este lugar, siempre más les santificaré, les inflamaré con Mi Llama de Amor y les haré llegar siempre más alto en aquella santidad que Dios quiere y desea de todos ustedes.

Vayan, vayan adelante con Mi Moisés, con Mi Hijito Marcos, pues, él les guiará por el desierto de estos tiempos de la apostasía y les llevará hasta la tierra prometida, o sea, al triunfo de Mi Inmaculado Corazón. Felices aquellos que fueren dóciles y no fueren tercos, desobedientes, rebeldes y recalcitrantes como el Pueblo de Dios era en el desierto. Felices aquellos que se dejaren guiar dócilmente, conducir por Mi Moisés, pues, llegarán a la tierra prometida y junto Conmigo gozarán en aquella tierra que mana leche y miel, o sea, paz, salvación, felicidad, alegría por los siglos de los siglos.

A todos Yo bendigo con amor y especialmente a ti Marcos, y a tu padre espiritual, Mi Predilectísimo Hijo Carlos Tadeo, que junto contigo son Mi Moisés y Aarón, que deben conducir a Mis Hijos por el desierto hasta la tierra prometida de Mi Inmaculado Corazón.

A ti y a tu padre en esta semana de La Salette, en esta semana que precede el aniversario de los 170 años de Mi Aparición, tú que tornaste Mi Mensaje de La Salette conocida de millones y millones de Mis Hijos, tú recibirás gracias únicas, especiales, que no daré a nadie más aparte de tu padre y aparte de ti. Te daré estas gracias y por participación, daré a tu padre que es consorte de esas mismas gracias que tú recibirás.

Sí, daré a los dos gracias que no daré a nadie más, porque verdaderamente aquí Hijo, tú tornaste Mi Aparición de La Salette conocida, salvaste millones y millones de almas, más de 27 millones y verdaderamente quitaste del demonio el trofeo con el cual él se jactaba de haber destruido y arrojado Mi Aparición de La Salette y Mi Secreto en el sepulcro del desprecio y olvido de la humanidad.

Sí, quitaste el trofeo al demonio y lo devolviste a Mí, Me hiciste vencer, Me glorificaste sobre todos los hombres y pueblos, delante de toda la humanidad, de todas las Naciones. Por eso, en esta semana de La Salette, te daré gracias únicas, especiales y también a tu padre por extensión y por amor también a ti, por el gran amor que tienes a él.

Sobre esos Mis Hijos todos que aman Mi Aparición en La Salette, que divulgan Mi Aparición en La Salette con amor juntamente contigo, también ahora descenderán la abundancia de las gracias celestiales de Mi Inmaculado Corazón.

A todos Yo bendigo con amor: de LA SALETTE… de LOURDES… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador