9 nov. 2016

Mensaje 5 nov 2016 - Jacarei - Cuando llegue la Justicia ya no se reirán de mis Mensajes...



MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Mis Hijos, hoy vengo a llamarles a crecer, a crecer cada vez más en la Santidad, para que ustedes puedan ocupar una de aquellas Bellísimas Moradas que Mi Hijo Jesús prepara para aquellos que se santifican, que lo aman, en el Cielo.

Prepárense porque el tiempo está acabando y en breve Mi Hijo Jesús volverá a ustedes sobre las nubes del cielo en la Gloria. De repente, cuando los hombres miren, Mi Hijo Jesús volverá y pondrá fin a la carrera de pecados que cada uno ha llevado en este mundo.

Yo aparecí en muchos lugares del mundo, pero están vacíos y nadie quiere saber de nada. Por eso Mi Hijo Jesús vendrá y aplicará una Justicia terrible porque la humanidad fue avisada por Mí millares de veces para que se convirtiese, para que se volviese a Dios y no quizo obedecer.

Sí, la hora de la Justicia sonará y entonces quien reirá seré Yo y no más los pecadores, que ahora ríen de Mis Mensajes.

Si ustedes Mis Hijos no quieren llorar en la hora del azote de la Justicia Divina, conviértanse, cambien de vida ahora que es tiempo de Misericordia.

Yo di millares y millares de Mensajes aquí, pero nadie las lee, nadie las escucha, nadie las medita, fueron palabras caídas en un inmenso desierto. Por lo menos ustedes, los hijos que aún tienen un poco de luz en el corazón y en el alma, mediten Mis Mensajes porque en el tiempo de los castigos, ustedes desearán oír Mis Mensajes, pero no, no podrán más.

Por eso, graben en sus corazones Mis Mensajes ahora, para que verdaderamente en aquel tiempo de los castigos, ustedes puedan saber lo que deben hacer y así tengan siempre la luz iluminando sus almas y sus corazones.

Divulguen más Mi Mensaje de Bonate, fueron pocos aquellos que obedecieron el Mensaje que di meses atrás y que se esforzaron por divulgar esta Mi Aparición al mundo. Divulguen más la película de Mis Apariciones en Bonate y hagan con que todos obedezcan aquello que Yo pedí por medio de Mi Hijita Adelaide.

Continúen rezando Mi Rosario todos los días porque no hay oración mejor ni más poderosa que la de Mi Rosario, que tiene la salutación angélica*, que fue el principio de la salvación del mundo.

A todos Yo bendigo con amor: de BONATE… de MONTICHIARI… y de JACAREÍ.”


*Salutación angélica: “Se refiere al saludo del Ángel Gabriel: (Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo). El Ave María dicha 50 o 150 veces en el Rosario. No confundirse con el Ángelus.”

PARA LEER LOS MENSAJES DE BONATE Y SABER SU HISTORIA, CLICK ABAJO:

http://apostolesdelosultimostiempos.blogspot.com/p/las-apariciones-de-la-santisima-virgen.html


MENSAJE DE SANTA LUCÍA

“Amados Hermanos Míos, Yo, Lucía, vengo nuevamente hoy del Cielo a pedirles: “Crezcan en la Santidad, sean verdaderamente Llamas de Amor abrasadas por Dios y por la Madre de Dios, rezando siempre más.”

Cuando digo “rezando siempre más”, no es apenas un aumento de oraciones, pero también el aumento del deseo de sus corazones, de la sed de Dios en sus corazones y también el aumento de la intensidad del amor con que ustedes rezan.

Para rezar cada vez más intensamente, en primer lugar es preciso poco a poco, dar más espacio a la oración en sus vidas. También es preciso desconectarse de todo lo que estropea la oración, de todo lo que desvía el foco de sus oraciones: sus pensamientos durante la oración.

También es preciso todos los días renunciar siempre a algún placer, para que así sus almas no estén pesadas y presas, esclavizadas a las cosas y a los placeres del mundo cuando vayan a rezar. Así, sus almas subirán más fácilmente y más velozmente en la contemplación, en la unión con Dios y con Nuestra Reina Santísima.

Por fin, es preciso también en la oración resolverse al día siguiente, rezar mejor, rezar más y sobretodo, alejarse de las cosas mundanas, que pueden delibitar sus almas en la oración, convertir sus almas esclavas del demonio, del pecado y de los placeres. Para que así, sus oraciones sean cada día más intensa, más abrasada y más fuerte.

Para aquellos que están presos en algún pecado que no consiguen liberarse, Yo recomiendo el Rosario, porque el Rosario es el más poderoso de las oraciones y salvará incluso el alma que esté ennegrecida por el mayor pecado del mundo.

Recen el Rosario, experimenten y verán cómo en el final, el triunfo será de la Madre de Dios en sus almas y en sus vidas.

A todos Yo bendigo con amor: de SIRACUSA… de CATANIA… y de JACAREÍ.”




MENSAJE DE SAN GERARDO

“Amados Hermanos Míos, Yo, Gerardo, vengo nuevamente del Cielo para decirles: “Sean jazmines de amor a la Madre de Dios. Den a Ella todos los días el suave perfume de su amor y de su oración hecha siempre más con amor.”

Imítenme procurando siempre un lugar reservado para que allí, en el silencio y en la dulce intimidad con Ella, crezcan cada vez más en la unión con Ella por medio de la oración profunda e intensa.

Renuncien a todos los pensamientos y a todas las cosas que durante la oración quieren desviar el foco de su oración y de su atención a Ella. Mediten los Mensajes de Ella con amor y sobretodo, a cada día, procuren renunciar alguna cosa que les aleja de Ella, a cualquier cosa mundana que quiera alejarles o llevarles para lejos de Ella.

Sean jazmines de amor a Ella, rezando cada vez más con más amor Su Rosario.

Imítenme en el amor abrasado al Rosario, Rosario que Yo rezaba con amor todos los días. ¡Ah Mi Rosario! Ello fue el combustible y el alimento de Mi Llama de Amor por Dios y por la Madre de Dios todos los días.

Mi Rosario fue, siempre fue Mi Cielo en la tierra, ello fue mi fuerza, fue Mi refugio y Mi protección en todas las tentaciones que no faltaron en Mi vida. Cuantas y cuantas veces el infierno quiso desanimarme, sea por las dificultades que ponía en mi camino, sea también por las tentaciones que siempre Me presentaba para hacerme dejar el servicio de Dios, de la Madre de Dios y volver al mundo.

Todo vencí con Mi Rosario, vencí Mi “Yo”, vencí la carne, vencí al diablo y al mundo con la oración de Mi Rosario, que podía mucho más de que cualquier otra mortificación o penitencia que Yo hiciese en Mi vida.
http://rosariopermanente.blogspot.com.es/p/santo-rosario-permanente-g-racia.html

Sí, cuando Yo rezaba el Rosario, sentía que Mis fuerzas centuplicaban dentro de Mí, que la Llama de Amor de la Madre de Dios dentro de Mí crecía enormemente y entonces, todo se tornaba fácil para Mí: las demás oraciones, los deberes de la regla de Mi Orden Religiosa, también las penitencias, los sacrificios, la caridad, en fin, todo lo que Yo tenía que hacer por más arduo que fuese, se Me tornaba dulce y suave, fácil porque el Rosario Me daba fuerza y poder de hacer todo con amor.

Si ustedes también quieren vencer en la vida, o sea, vencer el mundo, el demonio, la carne y si ustedes quieren verdaderamente ser Santos, amen el Rosario, récenlo sin cesar y ustedes verdaderamente vencerán todo como Yo y serán jazmines de amor por la Madre de Dios, que darán todos los días a Ella, el perfume celeste del amor que Ella quiere encontrar en todos ustedes aquí, a quien Ella llamó para ser flores místicas de Su Celeste y Materno Jardín.

Yo, Gerardo, les amo mucho y estoy siempre cerquita de ustedes y nunca les abandono. Recen siempre Mi Coronilla y Yo derramaré grandes gracias sobre ustedes.

Conviértanse sin demora, pues, el tiempo acaba y en breve las risas de los pecadores serán cambiadas por el rechinar de sus dientes cuando el azote de la Justicia Divina los golpee súbitamente.

A todos Yo bendigo con amor: de MURO LUCANO… de MATERDOMINI… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario