22 dic. 2016

Mensaje 11 dic 2016 - Jacarei - No hay nada que Yo ame mas que el Rosario...

FIESTA DE SANTA LUCÍA DE SIRACUSA
"Procesión de la Imagen de Santa Lucía en el Santuario de Jacareí."

"Niñas representando a la mártir Santa Lucía."


(Vidente Marcos): “Para siempre sean alabados. Sí. Sí. Haré, sí. ¿Y cuál es el tema que quieres que hable Señora? Grabo, sí. Haré, sí.”

(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Queridos hijos, hoy, nuevamente vengo a pedirles la santidad. Sean santos viviendo en el amor. El amor es la santidad.

Amen a Dios con todo el corazón, viviendo una vida de unión y amistad con Él, creciendo en esa unión y no dejando que nada, nada estropee o interrumpa esa unión con Dios.

Para unirse con el Señor es preciso verdaderamente que ustedes recen y recen mucho con el corazón, que todos los días ustedes renuncien a una pequeña voluntad de ustedes. Así, sus almas se tornarán fuertes y capaces para renunciar a los grandes apegos que ustedes tienen.

Y recuérdense siempre: “Lo que Dios quiere de ustedes es la voluntad de ustedes, el amor, solamente así sus almas se unirán a Él.”

Vivan una verdadera santidad viviendo en el amor. Amar a Dios significa hacer Su Voluntad. Si ustedes verdaderamente aman a Dios, hacen todo lo que Él les pide. Por medio de Mí entonces, la santidad Mis hijos, ya estará sucediendo y desabrochando en el alma y en la vida de ustedes.

Yo quiero que ustedes comprendan, que lo que Dios procura es el amor. La santidad es el amor y cuanto más ustedes amen, más entonces serán Santos.

La santidad de una persona se mide por el grado de amor, lo cuanto ella ama a Dios, lo cuanto ella Me ama y lo cuanto ella trabaja para la salvación de los demás. Así, ustedes conocerán a los Verdaderos Santos.

Por eso, deseo de ustedes esa santidad que hará con que todas las almas vean a Dios en ustedes, Me vean a Mí misma presente en ustedes como muchos de Mis hijitos Me han sentido y visto en Mi hijito Marcos, en la Llama de Amor que coloqué en él, en ese grande y abrasado amor que él tiene por Mí. Amor que no encanta apenas a los hombres, pero también a los Ángeles y a los Santos del Cielo.

Es esa santidad que deseo de ustedes, la santidad del amor. Rezando Mi Rosario todos los días con el corazón, ustedes alcanzarán esa santidad que Mi hijita Lucía también alcanzó, sin embargo en el tiempo de Ella Yo aún no hubiese revelado el Rosario.

Ella entendió que la santidad es el amor y Ella amando totalmente con su alma a Dios y a Mí se tornó Santa en poco tiempo y ustedes también, si van por el mismo camino rezando Mi Rosario con amor y comprendiendo que la santidad que quiero de ustedes es la del amor mayor a Dios y a Mí, ustedes también serán Santos en poco tiempo.

Yo les amo a todos y les agradezco a todos que se quedaron aquí todos estos días de Mi fiesta para amarme, consolarme, para alabarme, también para escuchar Mis Mensajes y aprender Conmigo lo que es la verdadera santidad que agrada a Dios.

Me gustó mucho todo lo que Mi hijo Marcos dijo, pero sobretodo Me gustó cuando Él les explicó como Yo Soy el complemento de la Santísima Trinidad. Eso Me da tanta gloria como cuando Soy llamada de Madre de Dios, Mater Dei.

Porque esa grande gloria que la Trinidad Me dio, Me dio por amor. Y entonces, Mis hijos pueden apreciar cuanto fui amada por Dios y lo cuanto el Señor verdaderamente Me colocó como Reina de todo el universo, tornándome participante de todo, de todo lo que Él hace para el bien y la salvación de todos.

Eso Me da tanta gloria, eso toca tanto Mi Corazón que verdaderamente no puedo resistir a nada que Mi hijito Marcos Me pide, porque glorificándome así, él Me torna prisionera de su corazón, de su amor y Me inclino para él para darme, comunicarme con todas las gracias a él y por medio de él a todos Mis hijos.

Adonde se enseñe que Yo Soy el complemento de la Santísima Trinidad y adonde se crea en Mi Gran Poder, allí Yo estaré haciendo verdaderamente maravillas.

Continúen rezando Mi Rosario todos los días. Por medio de ello hijitos, abrasaré sus corazones siempre más de Mi Llama de Amor. No hay nada que Yo ame más que el Rosario y no hay nadie que Yo ame más de que un hijo que ama, propaga y enseña a sus hermanos a rezar el Rosario.

A todos Yo bendigo con amor ahora: de LOURDES… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.

La paz a ti Marcos. La paz a ti también amadísimo Carlos Tadeo. Gracias por haber venido. Gracias por haberme dado la gran alegría de tenerte aquí junto a Mí.

La paz Mis hijos.”



MENSAJE DE SANTA LUCÍA

“Amados hermanos Míos, Yo, Lucía, vuelvo nuevamente para decirles a todos: “Soy Llama de Amor de Dios y deseo que ustedes también sean esa Llama de Amor como Yo fui, viviendo en el amor, creciendo en el amor y dejándose cada uno dominar, tomar, absorver, perderse completamente en el Amor de Dios.”

Entréguense al Amor de Dios como Yo hice, dándole sus vidas, sus voluntades, sus corazones, sus cuerpos también, para que todo sea de Dios, para que todo sirva a Dios y para que todo verdaderamente glorifique a Dios.

Entréguense a Dios para que ustedes puedan ser transformados en Llamas vivas del Amor de Dios, que adonde quiera que vayan, comunican esas Llamas y verdaderamente transforman a todos en Llamas incesantes de Amor.

Entréguense al Amor de Dios, viviendo una vida de unión completa con Él por la oración, por la meditación de los Mensajes y viviendo continuamente en una ascesis incesante, o sea, en una subida incesante al encuentro del Señor por una vida repleta de oración, gracia y obediencia a Su Voluntad.

Sean Llamas de Amor como Yo, dejándose poseer completamente por el Amor de Dios.

Renuncien como dijo muy bien Nuestro amadísimo Marcos a todo temor, a todo miedo de la Llama de Amor de Nuestra Reina Santísima, la Llama de Amor del Señor, para que esa Llama penetre en sus corazones, crezca en ellos, viva en ellos, enciéndase en ellos y verdaderamente en ellos haga su morada y por medio de sus corazones, ella se propague, se transmita a todos los corazones de la tierra.

Sean Llamas vivas de Amor como Yo, viviendo verdaderamente en el amor. La Madre de Dios no exige que ustedes estén siempre perfectos, pero sí, que ustedes estén siempre en el amor. Si ustedes estuvieren siempre en el amor, la perfección, la santidad viene con el tiempo.

Es preciso estar siempre en el amor, buscando el amor y procurando dejar siempre más sus corazones ser tomados por ese amor. Para que ustedes puedan estar en el amor, procuren huir de todo lo que es malo y entregarse siempre más a la oración, sobretodo del Rosario, que los une de un modo incomprensible por ustedes, pero los une verdaderamente a la Madre de Dios mucho más de que el hijo en el vientre de la madre.

A través del Rosario, ustedes y Ella son conectados de una forma que Satanás no puede hacer nada. Entonces, recen el Santo Rosario todos los días porque mientras ustedes rezan el Rosario, Satanás no tiene la última palabra ni sobre ustedes ni sobre la humanidad ni sobre cualquier cosa.

Por eso amados hermanos, ustedes deben valerse de ese medio poderoso de salvación, de unión con la Madre de Dios, con Dios mismo, que Nuestra Reina Santísima les dio.

Yo, Lucía, les amo a todos y nunca estoy tan cerca de ustedes como cuando rezan el Rosario, como cuando están alabando y amando a Nuestra Reina Santísima. Yo misma bajaré del Cielo para rezar el Rosario con ustedes y ofrecer al Señor y a Ella esa oración.

Prometo que todo aquel que rece Mi Coronilla en los días 13 de cada mes, Mi Coronilla compuesta por Mi amadísimo Marcos y que se recuerde de Mí por lo menos una vez por semana rezándola, prometo que no negaré NADA, NADA que Me sea pedido, desde que no sea contrario a la Voluntad del Señor.

Entonces amados hermanos, sigan adelante en la senda de la santidad y nunca se olviden: “En Mí ustedes tienen siempre una hermana, amiga, abogada, protectora y defensora. Quiero, quiero ayudarles mucho a todos.

No tengan miedo de entregarse a la Llama de Amor de Nuestra Reina, dejen que ella entre, actue, trabaje en ustedes, realice cosas maravillosas en ustedes. No se preocupen ni incluso con sus defectos o manchas, porque esa Llama de Amor es tan fuerte que en poco tiempo transforma incluso las manchas más oscuras en nada. Y entonces sus almas serán bellas, bellas y perfectas a Dios, porque serán hechas de total y entero amor como Dios quiere.

A ti amadísimo Marcos que tanto Me glorificaste en la tierra haciendo ese video de Mi vida, a ti que tanto también Me glorificaste haciendo Mi Coronilla para que estos Mis hermanos pudiesen recurrir a Mí y recibir las gracias que sólo por medio de Mí el Señor y Nuestra Reina conceden.

A ti que tanto Me amas desde tu juventud y que nunca, nunca dejó de amarme verdaderamente. A ti hoy y después de mañana en Mi día, te daré grandes gracias especiales. Te amo Marcos, Yo fui un eco de la Virgen María en la tierra y tú eres el eco de Nosotras dos. En tu voz coloco la Mía, para que sea oída en todo el mundo y todos Mis hermanos conozcan Mi Amor, conozcan el Amor de Nuestra Reina, conozcan el Amor de Dios.

Sigue, sigue hablando del Amor, sigue siendo Llama de Amor, sigue fatigándote, cansándote, trabajando, donándote cada vez más, donándote siempre más a Dios y a Ella, para que verdaderamente todo el mundo viendo esa Llama maravillosa de Amor que hay en tu corazón como ya ha sucedido, también todos sean iluminados, sean envolvidos en esa luz, sean salvos por la luz de esa Llama y verdaderamente puedan subir hasta las mayores alturas del Cielo y de la santidad.

Te bendigo con gran amor y también a ti amadísimo Carlos Tadeo que amo y protejo con especial solicitud. Gracias por haber venido para Mi fiesta.

Te bendigo con amor y también bendigo a todos estos Mis hermanos que están aquí generosamente: de SIRACUSA… de CATANIA… y de JACAREÍ.”


PARA REZAR LA CORONILLA DE SANTA LUCÍA, CLICK EN EL ENLACE:



(María Santísima): “Mis queridos hijos, todos los que recibieron esos rosarios deben sentirse muy amados por Mí. Yo amo a todos Mis hijos, pero a estos hijos, hoy doy ese rosario como señal de Mi Amor, de Mi Amistad y de Mi protección.

Guárdenlo con ustedes por toda la vida. Por medio de ello, les daré grandes gracias y también para que ustedes se recuerden de Mí cuando Yo no hable más aquí, para que ustedes Me sean siempre, siempre fieles, buenos hijos y Yo pueda conducirles a través del Rosario hasta el Cielo.

Por medio de esos rosarios, ustedes recibirán grandes gracias de Mi Corazón y les protegeré adonde quiera que estuvieren con ese rosario, que será escudo, que será fuerza y será luz para ustedes en estos tiempos de gran sufrimiento.

Yo les amo a todos, Yo rezo por todos y en breve daré más rosarios con Mi Bendición Especial para varios de Mis hijos.

Yo aquí en este lugar les di ese regalo, les di esa gracia por amor y también porque los méritos de Mi hijito Marcos obtuvieron para ustedes esa nueva gracia.

Ustedes sentirán a través de ese rosario nuevas luces, sentirán nuevo amor, nueva paz, sentirán gracias maravillosas en sus corazones y vidas. Hago eso porque Soy verdaderamente la Medianera de todas las gracias y aquí Mi Corazón les quiere favorecer siempre más, que amo con todo Mi Amor Maternal.

A todos Yo bendigo una vez más con amor y dejo Mi paz. Buenas noches.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario