17 feb. 2017

Mensaje 11 feb 2017 - Jacarei: Recen mi Rosario para evitar dos grandes castigos...

159º ANIVERSARIO DE LAS APARICIONES DE LOURDES (FRANCIA-1858)

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Mis amados hijos, hoy, ustedes conmemoran aquí el aniversario de Mis Apariciones a Mi hijita Bernadette en Lourdes, en Francia.

Aparecí como la Inmaculada Concepción, como la Mujer Vestida de Sol, para decir a todos ustedes: “Ha llegado el tiempo de la gran batalla.” Por eso, todos ustedes Mis hijos, deberían luchar con las armas que Yo les di en Lourdes: el Rosario, la penitencia, la oración, para resistir a todos los ataques y las insidias de Satanás, y verdaderamente llegar incólumes y santos en la presencia de Mi Hijo Jesús que vuelve a ustedes en la Gloria.

Yo aparecí en Lourdes más brillante que el sol, para decir a todos Mis hijos, que esa terrible batalla entre Mí y el dragón infernal, Mi enemigo, continuará hasta el fin del mundo y por eso Mis hijos, ustedes deberían prepararse, porque verdaderamente la hora más grave de esta batalla llegó, el fin de los tiempos llegó y es por eso que ustedes deben rezar sin cesar a todo momento, pues, Mi enemigo está siempre rondando y observando a ustedes, para ver cuales son sus defectos, sus flaquezas y preparar una trampa infalible, para hacerles caer en ella, perder la Gracia de Dios y hasta la salvación de sus almas.

Por eso, vigilen y recen, para que no caigan en tentación. Sean como Mi hijita Bernadette, que todo el tiempo rezaba Mi Rosario o cuando sus obligaciones en el convento no le permitían, ofrecía todos los trabajos en espíritu de oración e interiormente rezaba muchos actos de amor a Mí y a Mi Hijo Jesús. Así, Ella se mantenía siempre unida a Mí, siempre unida a Mi Hijo y jamás pecó. Si ustedes la imitaren, también jamás pecarán.     

Yo aparecí en la gruta de Lourdes más brillante que el sol, para llamar a todos Mis hijos para Mi poderoso ejército de oración, de penitencia y de santidad. Y aún hoy aquí, en Mi pequeña y nueva Lourdes, vengo nuevamente para llamar a todos Mis hijos a lucharen Conmigo con el Rosario en la mano, combatiendo las tinieblas de Satanás, combatiendo el pecado adonde quiera que él esté, llevando Mi Gracia, Mi Amor de Madre a todas las personas, a todos Mis hijos, por medio de los cenáculos y de los grupos de oración que pedí: a los enfermos, a los afligidos, a los pecadores. Lleven Mi Amor de Madre que a todos quiere salvar, aliviar y amar, principalmente a aquellos Mis hijos que tienen el corazón más endurecido y que no conocieron todavía Mi Amor. Lleven Mi Amor, porque cuando ellos sintieren Mi Amor, entonces, Mi Llama de Amor entrará poderosamente en los corazones de ellos y entonces, ellos verdaderamente desabrocharán como flores para el sol de la Gracia y exhalarán el suave perfume de la santidad para agradar a la Santísima Trinidad.

Perseveren en la oración Mis hijos y recen mucho, porque dos castigos se aproximan de Europa, uno del Brasil, uno de América, uno de Oceanía y uno de Rusia. Recen, recen, recen, porque solamente con el Rosario, ustedes pueden alejar esos castigos y alcanzar todavía para la humanidad: misericordia, gracia y paz.

Con el Rosario Bernadette fue salva y se tornó Santa. Con el Rosario ustedes también serán salvos y se tornarán Santos. Recen, recen Mi Rosario. No hay nada que ame más que el Rosario. A Mi hijita Bernadette Yo dije eso en secreto y lo mismo repito a todos ustedes: “No hay nada que Yo ame más que Mi Rosario.” Récenlo, récenlo y ustedes serán Santos.

A todos Yo bendigo con amor: de LOURDES… de FÁTIMA… de LA SALETTE… y de JACAREÍ.”



MENSAJE DE SAN GERARDO


“Amados hermanos Míos, Yo, Gerardo, vengo una vez más del Cielo hoy con Nuestra Reina Santísima en el aniversario de la Aparición de Ella en Lourdes, para decir a todos ustedes: “Recen el Rosario.”

El Rosario es el corazón del Mensaje de Lourdes, oración y penitencia. Con el Rosario, Bernadette se transformó en una obra maravillosa, grande, extraordinaria de la Madre de Dios, que hasta hoy la humanidad mira estupefacta y por más que intente comprender, nunca llega a comprender toda.

Sí, en Ella la Madre de Dios hizo maravillas e hizo de un modo maravilloso, oculto a los soberbios del mundo, pero plenamente visto y comprendido por los humildes y pequeños. Esta es la Santidad de Bernadette, está plenamente a la vista, pero solo puede ser visto por aquellos que tienen humildad para ver. ¿Comprenden la naturaleza de Ella? Está siempre a la vista, pero jamás vista.

Sí, esta es la Santidad de Bernadette y debe ser también la Santidad de ustedes, una Santidad toda interior, toda profunda, toda mística, toda hecha de la Llama pura de la Madre de Dios. Y las virtudes de ustedes entonces resplandecerán, resplandecerán para todo el mundo, pero solamente los humildes, los puros de corazón, las verán y al verlas, creerán, creerán en la Madre de Dios y nadie diga que esto es injusto para con los soberbios, porque a los soberbios también es dada muchas veces la gracia de poder tornarse humildes y ver la Verdad, pero no quieren. Son soberbios, son demasiados altivos, sus corazones son duros y no quieren doblarse al Amor de la Madre de Dios que a todo costo los quiere salvar. Y entonces, sus ojos son ciegos, los ojos del alma son ciegos y es por eso que los ojos de la carne son inútiles, ellos oyen, oyen los Mensajes, ven, ven lo que la Madre de Dios hace, pero al mismo tiempo no ven, porque su soberbia los ciega. Es preciso humildad para ver, es preciso que haya la humildad de Bernadette para poder comprender los Secretos de la Madre de Dios, acogerlos, vivirlos y dar los frutos de ellos que Dios desea para Su Gloria. Que la Santidad de ustedes sea así y que ustedes imiten a Bernadette en ese gran abrasado amor que Ella tuvo por la Madre de Dios.

¡Oh! Ella no fue solamente aquella que más amó a la Madre de Dios, pero fue también aquella que más sufrió por la Madre de Dios, fue aquella que más ardió continuamente en Llamas místicas de Amor por la Madre de Dios y sin embargo las personas de su alrededor no lo viesen, dentro de Ella habia un incendio, que inclusive llegaba a Nosotros allá en el Paraíso y nos calentaba en su Amor. El incendio de Amor de Bernadette por la Madre de Dios era tan grande, que si los hombres pudiesen sentirlo, morirían todos abrasados y quemados en el mismo instante.

¡Oh! Cómo Ella amaba a la Madre de Dios. Que ustedes la imiten, que ustedes tengan un amor abrasado como el de Ella por la Madre del Señor y entonces, verdaderamente, ustedes darán a Ella lo que Ella más desea aquí en Jacareí: Llamas incesantes de Amor, muchas Llamas incesantes de Amor para abrasar, quemar el mundo entero, destruir el pecado en el mundo entero, apagar el fuego del odio con el fuego del Amor Divino y también quemar todo lo que es imperio de Satanás sobre la tierra y sobre las cenizas de su imperio, hacer nacer el nuevo Reino del Señor y de la Madre de Dios, Reino de Amor, de Santidad y de Paz.

Recen el Rosario todos los dias. Esta oración que santiquicó a Bernadette, también fue Mi secreto de santidad. En Mi tiempo había muchas personas vanidosas que Me decían que el Rosario era una oración ultrapasada, monótona y que Yo debía hacer otras devociones y oraciones mejores, pero Yo nunca creí en el canto de la sirena, Yo nunca Me dejé engañar por Satanás. Corría luego para los pies de la Madre de Dios en Mi celda, rezaba, rezaba Mi Rosario, Ella Me aparecía y Me decía: “Muy bien Gerardo Mío, tú triunfaste una vez más de Satanás, reza Mi Rosario y nunca dejarás de ser Mi hijo predilecto, y nunca te perderás.”

Recen el Rosario Mis hermanos, es lo que de mejor puedo aconsejar a ustedes, porque con el Rosario ustedes tendrán la promesa del Paraíso hecha por la Madre de Dios, ustedes tendrán todas las gracias para ser Santos, tendrán la energía interior para vencer todo pecado y a Satanás, para despreciar el mundo y la carne de ustedes. Y así, ustedes darán a la Madre de Dios fácilmente con alegría sus cuerpos y cuando ustedes dieren sus cuerpos, Satanás será derrotado para siempre.

A todos Yo bendigo ahora con amor: de MURO LUCANO… de MATERDOMINI… y de JACAREÍ.”


*Coronilla de San Gerardo:



MENSAJE DE SANTA LUCÍA

“Amados hermanos Míos, Yo, Lucía, vengo hoy del Cielo una vez más para decir a todos ustedes: “Los amo, los amo mucho.”

Recen Mi Coronilla siempre, porque Yo tengo grandes gracias para conceder a ustedes y principalmente la gran gracia de la Pureza, de acabar dentro de ustedes, de destruir dentro de ustedes, la concupiscencia de la carne.*

Sí, a todo aquél que rezare Mi Coronilla, daré la Pureza Angélica, daré Mi Pureza y esa persona tendrá fuerzas para vencer todas las tentaciones del diablo, del mundo y de su propia carne. Y entonces, esa persona gozará de la perfecta pacificación de los sentidos, o sea, tendrá su carne en perfecta paz, obediencia y sumición a Jesucristo y a Su Madre María Santísima.

Los demonios no podrán llegar cerca de aquellos que rezaren Mi Coronilla para ofrecerles tentaciones inmundas, porque Yo estaré todo el tiempo con Águeda y también con Inés, cercando y circulando esa persona todo el tiempo, para impedir que los demonios se aproximen de ella.

Recen el Rosario de la Madre de Dios, porque hoy en el aniversario de Sus Apariciones en Lourdes, todos ustedes son llamados, todos, a colocar el rosario en sus manos y rezarlo con una fuerza interior aún mayor que antes, para que verdaderamente ustedes se entreguen a la Madre de Dios de cuerpo y alma, dando a Ella el Amor-Filial que Ella desea y para ser rosas místicas doradas que junto con Bernadette alcanzarán para el mundo: gracia, perdón y misericordia.

Las rosas doradas que la Madre de Dios traía en sus pies en las Apariciones de Lourdes, significan que Ella es la Casa de Oro del Señor, la Domus Aurea, pero también que Ella era, que Ella quería, verdaderamente, hijos que amasen a Ella y que se tornasen rosas místicas amarillas doradas de reparación y de penitencia.   

Ofrézcanse a Ella hoy como esas rosas, para con las pequeñas abstinencias, sacrificios y actos de amor de ustedes, ustedes pudieren ayudarla a salvar muchas y muchas almas, quitar muchas almas de las garras de Satanás y devolver a Dios.

En la gruta de Massabielle, la Madre de Dios encontró en una pobre niña el Amor, el Amor puro y filial y por eso, a través de Bernadette, del “Sí” de Bernadette, Ella hizo maravillas en Lourdes, transformó a Lourdes en una gran fuente de gracias, en un gran manantial de gracias y hasta hoy, Ella sigue allá haciendo Sus maravillas con y a través de Bernadette. Y si ustedes hoy dieren su “Sí” a Ella también, por medio de ustedes Ella comenzará a hacer muchas y muchas conversiones y gracias para Sus hijos, que transformarán la vida de tantos en un verdadero Cielo en la tierra, en un mar de gracias.

Yo, Lucía, pido que recen el Rosario de la Madre de Dios todos los días. Por medio de ello, ustedes se tornarán los Grandes Santos que Ella vino procurar y desea aquí. Con el Rosario ustedes no deberán temer nada ni preocuparse con nada, el Rosario hará milagros en la vida de ustedes, sobre todo, en el tiempo de los Secretos de la Madre de Dios. Cuando ellos comenzaren a cumplirse, el Rosario los alimentará, el Rosario los curará, el Rosario los preservará de los ataques de los demonios, el demonio inclusive quedará petrificado, paralizado como piedra, cuando ustedes rezaren el Rosario. Y cuando ustedes rezaren el Rosario, del Cielo bajarán gracias especiales para ustedes que los sustentarán, que los librarán de la muerte y también de ser agarrados por los demonios y llevados con ellos para las llamas eternas.

Con el Rosario, ustedes Mis hermanos, subirán rápidamente la escalera de la santidad para el Cielo, las virtudes brotarán de ustedes como que por milagro incluso y ustedes darán muchos y muchos frutos de amor, belleza y también Amor-Filial, obediencia-filial a Dios.

A través del Rosario, los Ángeles vendrán del Cielo para proteger, bendecir y acompañar a ustedes. Con el Rosario, regiones enteras de la tierra serán salvas por ustedes y en el triunfo de la Madre de Dios, ustedes tendrán la revelación de cada Ciudad, de cada persona y de cada alma que fue salva por ustedes. Récenlo, récenlo, récenlo.

A todos Yo bendigo con amor: de SIRACUSA… de CATANIA… y de JACAREÍ.”


*Concupiscencia de la carne: “Sentir deseos o exceso de deseos no gratos a Dios. Deseos desordenados a los placeres carnales, placeres sexuales.”

*Coronilla de Santa Lucía: 




MENSAJE PRIVADO PARA CARLOS TADEO
PADRE ESPIRITUAL DEL VIDENTE
MENSAJE DE MARÍA SANTÍSIMA

“Amadísimo hijo Carlos Tadeo, hoy, te doy el mensaje especial de Mi Corazón Inmaculado.

Hijo Mío, estoy siempre a tu lado. Tú ya ves el cumplimiento de Mis promesas y de Mis Gracias comenzando a suceder. Haré maravillas todavía mayores para ti y por medio de ti. No temas nada, no temas a nadie. Todos aquellos que te hicieren sufrir, serán castigados por Mi Hijo y no entrarán en el Reino del Cielo si no hicieren severísima penitencia.

Tú hijo Mío, debes ir y llevar a Mis hijos siempre más Mi Amor. En este mes debes hablar de Mis Apariciones en Lourdes, de Mi Mensaje de Lourdes a todos Mis hijos. Tú debes también dar a conocer a Mis hijos, los vídeos, las películas que Mi y tu hijo Marcos Tadeo hizo para Mí. Por medio de esas películas, las almas verán cuan grande es Mi Amor por la humanidad. Cuanto quiero salvar a Mis hijos y lo cuanto para todos Soy salud de los enfermos, Soy refugio, Soy Madre, Soy Amor.

Hijo, continúa leyendo el libro “Imitación de Cristo” y hoy te pido solemnemente, leas también “Imitación de María” que Mi hijo Marcos mandará para ti. A través de ese libro Yo te enseñaré grandemente a crecer en la santidad, te enseñaré el secreto de muchas virtudes que harán tu alma crecer mucho y santificarse rápidamente. También hijo Mío, quiero y deseo profundamente, que en este mes de Febrero divulgues especialmente para Mis hijos, los Mensajes de Dios Padre dados aquí en estas Apariciones, para que entonces, Mis hijos recordando todo cuanto el Padre Eterno aquí dijo, puedan aún más, enamorarse por Él y entregar sus corazones a Él.

Hijo, queda sabiendo, queda sabiendo claramente, que en los tres días en que perdí a Mi Hijo Jesús en el Templo, nada ni nadie podía consolarme. El Padre Eterno no Me revelaba donde estaba Mi Hijo ni también Mis Ángeles de la Guarda. Yo vagaba por las calles procurando Mi Tesoro, llorando y temiendo que ya hubiese llegado Su hora, que ya lo hubiesen matado y que Yo no pudiese haber estado presente en la hora de Su sacrificio, para amarlo, consolarlo y ayudarlo. Entonces, lo que consolaba Mi Corazón eran las continuas visiones que Yo tenía de Mi hijito Marcos y también de ti. Y el Padre Eterno Me revelaba continuamente que aquel gran sufrimiento por el cual Yo pasaba, aquel gran dolor, era para la salvación de la humanidad y engendraría también tu conversión, tu santificación, tu abrasamiento de amor en Mi Llama de Amor y también tu unión Conmigo y la gran gloria que darías a Dios y a Mí con tu vida repleta de oración, de penitencia, de obediencia y de servicio a Mí.

¡Ah hijo Mío! Mientras Mis lágrimas caían, Yo te veía y tú secabas Mis lágrimas. Secaba, secaba Mis lágrimas, porque te veía rezando el Rosario con gran amor a Mi Corazón Inmaculado y llevando a Mis hijos para rezarlo a Mí también.

Te agradezco pues, porque tú consolaste Mi Corazón hace 2000 años atrás y ahora sigues, vives  consolando todos los días. Tú eres Mi consolador, el consolador de María. Por eso hijo, sigue, sigue adelante y no temas nada.

Queda sabiendo que en la noche del día 6 para 7 de Febrero de 1991, el Ángel de la Guarda de Mi hijo Marcos Tadeo, fue enviado por Mí para ungirlo mientras él dormía, para ungir sus ojos para que en el día siguiente, él pudiese ver Mi Luz, para ungir sus oídos, para que pudiese oír Mi voz, para ungir su cuerpo, para que pudiese abrirse a la luz mística de Mi Gracia y de Mi Corazón. Y Yo también envié a tu Ángel Eliel, para ir hasta ti y derramar sobre ti una buena dósis, del bálsamo del Amor de Mi Corazón Inmaculado. Sí hijo, Él derramó eso sobre ti para preservarte de grandes pecados, para preservarte también de caer en los errores y en las sectas, para que pudieses en fin, esperar en paz el momento en que Yo Me aproximaría de ti y que ya estaba marcado en los designios divinos, para entonces, tocar tu corazón, conquistar tu corazón, abrasar y llenar de amor tu corazón.

Gracias hijo, gracias por todo lo que has hecho por Mí. Persevera. La unción, el bálsamo de Mi Corazón fue derramado sobre ti y derramaré aún más cuanto más tú Me ames, cuanto más tú Me sirvas, más todavía de Mis Gracias derramaré sobre ti y sobre todos aquellos que te ayudaren, te comprendieren y te amaren.

Yo te bendigo hoy con amor: de LOURDES… de FÁTIMA… y de JACAREÍ.”



MENSAJE PRIVADO PARA RICARDO BATALLA
POSTULANTE EXTRANJERO DE LA ORDEN

MENSAJE DE MARÍA SANTÍSIMA

“También a ti Mi querido hijo Ricardo Batalla, agradezco una vez más por esta bella corona y a todos Mis hijos que te ayudaron hacerla.

Prometo que por cada uno de esos corazones bellísimos que colocaste aquí en Mi corona, Yo también colocaré en tu corona en la Gloria Eterna, otras tantas piedras místicas de gloria, de luz, de bienaventuranza eterna.

Y te prometo hijo Mío: “Tú quedarás juntamente Conmigo y con Mi hijo Marcos en una Morada muy bella, muy grande y verdaderamente allí, a Mi lado, tú cantarás Conmigo las Glorias del Señor y recibirás Mis bendiciones y maravillas por toda la eternidad.”

Queda en Mi paz, tenga Mi paz. Yo te amo mucho.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador