19 abr. 2017

Mensaje 14 abr 2017 - Jacarei: Tantos son los Dolores de mi Corazón Maternal...


VIERNES SANTO

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
 
“Queridos hijos, hoy, cuando ustedes contemplan Mi mayor dolor al lado de Mi Hijo Jesús en el camino del calvario y después en el calvario en su crucifixión y muerte, Yo vengo nuevamente para decirles: “Yo Soy la Señora de los Dolores.”

Soy la Señora que todavía hoy continúa llorando y sufriendo, porque Mi Hijo Jesús continúa siendo crucificado de nuevo, esta vez por tantos hijos Míos que incluso después de conocerlo, de haberlo conocido, lo desprecian, lo traicionan, lo abandonan, lo cambian por los placeres mundanos y por las cosas de este mundo que llevan a tantas almas a la perdición.

Soy la Madre Dolorosa que todavía hoy sufre, porque Mi Hijo Jesús nuevamente es crucificado por tantos que sólo procuran los placeres, las diversiones, el comodismo de esta vida sin importarse con su propia salvación y la salvación de los otros, por tantos que viven una vida verdaderamente pagana, sin oración, sin fidelidad a los Mandamientos de Dios y sin procurar amarlo, alabarlo y servirlo con fidelidad todos los días.

Soy la Madre Dolorosa que todavía hoy ve a Mi Hijo Jesús siendo coronado de espinas por la soberbia del ser humano que no reconoce su pecado, que no se dobla delante de la autoridad de Dios, de Su Ley de Amor y prefiere vivir revelado contra Él, luchando contra Él y llevando a los otros a también revelarse contra Él.

Soy la Madre Dolorosa que todavía hoy ve, ve a Mi Hijo Jesús siendo flagelado por cada pecado de cada hombre, principalmente los de las almas consagradas, que conociendo a Mi Hijo Jesús, Su Amor, habiendo recibido tantas gracias especiales de Él y tantos auxilios para ser santos y amarle, prefieren el mundo, prefieren los placeres y por esa causa se pierden, llevando consigo a tantas almas que también no dejaron entrar en la puerta de la salvación y arrastraron detrás de sí, para el abismo de la perdición.

Soy la Madre Dolorosa que todavía hoy ve a esta pobre humanidad totalmente caída y dominada por el pecado, totalmente dominada por las fuerzas del mal, por Satanás, que esparcieron por todas partes: la violencia, la impureza, la inmoralidad, el adulterio, los vicios y todos los pecados que ahora transforman a la tierra verdaderamente en un gran sepulcro de tinieblas y de muerte.

Soy la Madre Dolorosa que todavía hoy ve a Mi Hijo Jesús crucificado de nuevo por todos aquellos que lo niegan, que niegan Su Divinidad, que niegan la Verdad conocida como tal y propagan los errores del ateísmo, del materialismo, del modernismo ateo, del comunismo y de tantas otras cosas, doctrinas salidas del infierno para llevar las almas a la perdición.

Cómo es grande su destrucción, cómo es grande la calamidad de sus almas Mis hijos, pero así como la Madre del Cielo estuvo al lado de Su Hijo Jesús en el camino del calvario, para ayudarlo, para ampararlo, para acompañarlo, Yo también estoy a su lado ahora en estos tiempos malos en que viven.

Cuando las fuerzas del mal parecen triunfar, Yo nuevamente aparezco en el camino de su calvario para decirles que no están solitos, Yo estoy con ustedes, Mi Corazón es el refugio que Yo preparé para cada uno de ustedes.

Que cada uno de Mis hijos que todavía observa la Verdad, que observa el estado calamitoso en que se encuentra el mundo, las almas y la Iglesia, que aquellos Mis hijos que todavía tienen luz, que todavía quieren el bien, que todavía quieren el triunfo del Corazón de Jesús en el mundo, el triunfo de la Verdad, que esos Mis hijos vengan todos para el refugio de Mi Corazón Inmaculado, pues aquí, para todos daré fuerzas y aliento como di para Mi Hijo Jesús.

Que Mis apóstoles no se cansen de luchar por un mundo mejor, no se cansen de luchar por la conversión y salvación de las almas. Que vengan todos a Mi Corazón Inmaculado, pues, para todos Mis apóstoles Yo daré aliento, fuerza, luz, consuelo y amor. Que todos Mis hijos que también cargan la cruz pesada de la enfermedad o del sufrimiento, vengan a Mi Corazón Inmaculado y aquí para todos también daré alivio, consuelo, confort, amor.

Soy la Madre Dolorosa que todavía hoy ve a tantos jóvenes perdiéndose en la impureza, en la prostitución, en las drogas, tornándose ellos mismos sepulcros vivos que abrigan tantas tinieblas espesas de muerte y de pecado. Lleven a esos Mis hijos Mis Mensajes y Mi Amor para que ellos puedan convertirse y ser salvos por Mi Llama de Amor que a todos Mis hijos llama, ama y quiere salvar.

Soy la Madre Dolorosa que todavía hoy ve como Jesús es negado por tantos de aquellos que se dicen ser sus seguidores y discípulos, hijos de Dios y es traicionado por tantos de Sus Sacerdotes, Obispos y almas consagradas a Él que como Judas, lo traicionan por causa de los placeres y de los bienes de este mundo.

¡Oh Mis hijos! Consuelen Mi gran dolor rezando el Rosario todos los días, haciendo los cenáculos y grupos de oración por todas partes, esparciendo Mis Mensajes, para que verdaderamente las almas de Mis hijos puedan ver la luz de la salvación que baja del Cielo abundantemente Conmigo aquí para iluminar el mundo entero.

Lleven a Mis hijos el conocimiento de Mi Amor Materno, para que ellos puedan entonces sentir Mi Amor, vivir Mi Amor y así, a través de Mi Amor, conocer, sentir y vivir el Amor de Dios que Me envió aquí para salvar a todos Mis hijos y conducirlos seguramente por la senda de la paz, de la santidad, de la salvación y del amor.

Denme hoy sus corazones y su “Sí”. Entonces, darán a Mí y a Jesús la mayor consolación posible que ustedes nos podrían dar. Son sus corazones lo que Nosotros queremos, es la vida de ustedes que Nosotros queremos, es el amor de ustedes que Nosotros queremos, dennos eso y habrán dado a Nosotros la mayor consolación de todas. Entonces, ustedes desclavarán a Jesús de la cruz y Él vivirá, reinará en ustedes como vivió y reinó siempre en Mí. Y entonces, la fuerza de la Llama de Amor de Nuestros Dos Corazones Unidos se desencadenará cambiando todo el mundo en un gran jardín de santidad y de amor.

A todos Yo bendigo con amor hoy y especialmente a ti Marcos, el más obediente y dedicado de Mis siervos, de Mis hijos. Y también te bendigo Mi amadísimo hijo predilecto Carlos Tadeo. Me has consolado tanto con los cenáculos, con las oraciones. No pares nunca, ve siempre adelante sin miedo, porque muchas almas serán salvas por Mí por medio de ti hijito y no temas los pequeños dolores que a veces te permito, todo eso es para aumentar tu mérito y tu valor delante de Dios, pues es el sufrimiento que purifica y da valor a las almas. Cuanto más sufrieres por Dios y por Mí, mucho más tu alma valdrá delante de Nosotros y es por eso que no debes tener miedo, ve adelante, porque a cada cenáculo que tú haces, tú quitas muchas espadas de dolor de Mi Corazón Inmaculado, quitas Mi Manto de Dolorosa y colocas de nuevo el Manto blanco de la alegría y de la gloria y del amor. Yo te amo mucho y te agradezco por la consolación que tú me has dado todos los días con tus oraciones. Adelante, Yo estoy contigo y nunca te dejaré.

Adelante también Mi hijito Marcos, ve adelante cumpliendo tu misión como una locomotora, pasando por encima de todo y no pares ni desanimes por causa de nada y de nadie. Termina la carrera que tú comenzaste, falta poco y en breve tú recibirás la corona y el trofeo de la victoria de Mi verdadero combatiente, soldado y valeroso vasallo.

A ustedes, a Mis Esclavos de Amor y a todos Mis hijos bendigo con amor: de JERUSALÉN… de NAZARET… y de JACAREÍ.

Deseo que en el mes que viene ustedes recen la Trecena número 4. Que ustedes también recen la Setena número 2 nuevamente y que ustedes verdaderamente recen en el mes que viene 10 veces durante 10 días seguidos, el Rosario Meditado 251 para consolarme más y tornar Mis Mensajes conocidos y amados. Den 12 películas de Mi Aparición en Quito en el Ecuador a Mi hijita Mariana de Jesús Torres para 12 personas, para tornar Mi Aparición más conocida, amada y obedecida por todos. Así, Mi Corazón y Mi Llama de Amor comenzarán a triunfar.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

contador