24 may. 2017

Mensaje 21 may 2017 - Jacarei


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

"Nuestra Señora de la Paz de Barral"

“Queridos hijos, hoy, cuando ustedes están celebrando aquí el centenario de Mis Apariciones en Barral en Portugal, Yo invito a todos ustedes nuevamente a abrir sus corazones para Mí y les digo: “Soy la Señora de la Paz que apareció en Barral a Mi hijo Severino para llamar a todo el mundo a la oración del Tercio* que es tan poderoso para parar todas las guerras, alcanzar la paz para el mundo y obtener de Dios toda Su Misericordia, todas Sus Bendiciones.”

*Tercio: "Tercera parte del Santo Rosario que consta recitar 50 avemarías.”

Recen el Tercio todos los días como Yo pedí en Barral y entonces, verdaderamente, la violencia disminuirá hasta acabar, los hombres volverán a amarse como verdaderos hermanos, la paz reinará en la tierra y el Ángel de la Paz dará finalmente a todas las Naciones la tan soñada concordia y paz.

Soy la Señora de la Paz que bajó a Barral para llamar a todos Mis hijos a la conversión y a la penitencia, a abandonaren los pecados y vicios que eran la causa de la Primera Guerra Mundial y que también es la causa de todos los males en el mundo entero y nuevamente repito: “Si los hombres dejaren los vicios, si dejaren de hacer pecados, las guerras y todos los males de la humanidad desaparecerán, el mundo conocerá una nueva era de paz, amor, progreso, bendición y felicidad como nunca hubo antes y entonces, finalmente la humanidad disfrutará de la paz verdadera y duradera, la paz de Dios.”

Soy la Señora de la Paz que bajó a Barral para decir a Mis hijos que si ellos no se convirtiesen, un nuevo castigo caería sobre el mundo: la Segunda Guerra Mundial.

Y aún hoy invito a todos ustedes Mis hijos: “Conviértanse, cambien de vida y todas las guerras cesarán. Sobre todo, paren de hacer los pecados que fueron la causa de la Segunda Guerra Mundial con más de 100 millones de muertos: los pecados cometidos contra Mí, contra Mi Inmaculado Corazón y la desobediencia a Mis Mensajes, sobre todo, las de Fátima y Barral.”

Porque los hombres no oyeron lo que Yo dije en esas dos Apariciones, Dios castigó el mundo por sus crímenes con los horrores de la Segunda Guerra Mundial. Él permitió aquella guerra para mostrar de una vez por todas a la humanidad que es pecado mortal sí desobedecer Mis Mensajes y toda vez que ellos son desobedecidos o despreciados, Dios permitirá que la humanidad pague, lave con su sangre las lágrimas de sangre que Me hizo derramar. Dios permitirá que el mundo lave en su sangre sus pecados.

Por eso Mis hijos, si no quieren lavar en la sangre de ustedes sus pecados, conviértanse, cambien de vida, obedezcan Mis Mensajes y anuncien por todas partes que es error decir que nadie es obligado a creer en Mis Apariciones, que no es pecado desobedecer Mis Mensajes, porque la Segunda Guerra Mundial prueba lo contrario. Conviértanse, cambien de vida y todos ustedes tendrán finalmente la bendición de Dios y el mundo disfrutará de un largo y nuevo periodo de paz.

Deseo que en este mes ustedes den 10 Coronillas de la Misericordia número 24 para Mis hijos. Es preciso que ellos conozcan los mensajes y oraciones de esa Coronilla de la Misericordia, para que verdaderamente Mis hijos se conviertan lo más deprisa posible y en fin el mundo tenga paz.

En Barral como en Fátima, abrí Mi Corazón Inmaculado lleno de amor materno para con todos Mis hijos y allí verdaderamente derramé Mi Amor Maternal sobre todos Mis hijos con abundancia de Mis Gracias como nunca he hecho antes en la historia de la humanidad. Por eso, es preciso dar a conocer Mi Aparición en Barral tanto cuanto Fátima, ayuden a Mi hijo Marcos en esta misión, serán bendecidos y recompensados por Mí con la Vida Eterna aquellos que lo ayudaren en esta misión y en esta tarea.

Vayan y digan a todo el mundo que divulguen, obedezcan Mis Mensajes en Barral y que vayan allá en gran cantidad rezar y consolar Mi Corazón Inmaculado. Entonces, haré brillar sobre todo Portugal, Brasil y el mundo, Mi gran luz inmaculada y mística que quitará a Mis hijos ciegos de la oscuridad del pecado y los hará ver finalmente la luz de la gracia, de la paz y de la salvación de Mi Hijo Jesús.

Continúen rezando Mi Rosario todos los días, por medio de ello siempre más haré con que todos ustedes dilaten más sus corazones para Mi Llama de Amor y entonces, finalmente destruiré a Mi orgulloso enemigo por medio de los corazones de los pequeñitos que siempre más, sin medida, Me dejan vivir, reinar, actuar y operar maravillas en sus corazones.

A todos bendigo con amor y especialmente a ti Marcos, el más obediente y esforzado de Mis hijos. Y también a ti Mi amadísimo hijo Carlos Tadeo, que juntamente con Mi hijito Marcos, eres Mi consolación, eres la causa de Mi alegría y toda Mi esperanza.

Hijo amado de Mi Corazón: “No desanimes nunca, continúa yendo adelante llevando Mis Mensajes de amor y dando al mundo entero siempre más Mi Amor Materno y la luz de la verdad que está en Mis Mensajes.”

Continúa yendo con Mi Imagen Milagrosa y Peregrina hijo Mío, llevando la salvación para tantos de Mis hijos. Estoy felicísima contigo y con todo lo que tú estás haciendo por Mí. Si no fuese por tu “Sí” como bien dice Mi hijo Marcos, Mis hijos de Ibitira, de esa región, no tendrían ninguna chance de salvación en estos tiempos malos de predominio del pecado y de Satanás. Gracias a ti, a tu generosidad, Mi luz materna puede irradiarse de aquí hasta allí y cambiar, transformar la vida de tantos hijos Míos.

Por eso Mi hijo, hoy con Mi Corazón repleto de alegría y júbilo de una Madre que siempre más es por ti y por Mi hijo Marcos, amada, obedecida, glorificada, Yo te bendigo y a todos Mis hijos amados aquí también: de FÁTIMA… de BARRAL… y de JACAREÍ.”


(Vidente Marcos): “Madrecita ¿Puedes tocar Señora en estos escapularios de mi padre Carlos Tadeo y también en estos rosarios que hicimos para tus hijos?”

No hay comentarios:

Publicar un comentario