19 jul. 2017

Mensaje 17 jul 2017 - Jacarei : Los que usen mi escapulario no conoceran las llamas eternas...

FIESTA  DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN
MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


“Queridos hijos, Soy la Señora del Carmen; hoy, cuando conmemoran Mi fiesta, Mi Aparición a Mi hijo San Simón Stock, Yo vengo una vez más del Cielo para decirles: “Usen Mi Escapulario del Carmen con amor.”

Aquellos que lo usaren toda la vida y murieren con él, no conocerán las llamas eternas y serán liberados por Mí del Purgatorio en el siguiente sábado al día de su muerte.

Usen Mi Escapulario del Carmen con amor, procurando también vivir una vida santa, para que entonces, la santidad de ustedes unida a la gracia de Mi Escapulario, pueda llevarlos a aquellas bellísimas moradas que Yo preparo para ustedes en el Cielo y los tornen dignos de ver a Dios cara a cara en el Cielo.

Usen Mi Escapulario del Carmen con amor, para que entonces, Yo esté siempre acompañando a ustedes por todas partes y cubriéndolos con Mi Manto, para que Mi enemigo no pueda hacer mal a ustedes ni pueda llevarlos por el camino de la perdición.

Amen, amen a Dios con el amor puro, con todo el amor de sus corazones, con todas sus fuerzas. El amor es Dios, Dios es amor y lo que Él desea en Mis Apariciones aquí es el amor. Continúo apareciendo aquí hasta hoy por tantos años buscando amor en el corazón de Mis hijos.

Que las oraciones de ustedes sean oraciones de amor. Hagan oraciones de amor Mis hijos, oraciones pidiendo el amor, oraciones deseando el amor, oraciones deseando a Dios con amor; para que esas oraciones verdaderamente lleven a ustedes a amaren más a Dios con obras, con el ‘Sí’, con la renuncia de ustedes, para producir frutos de amor para el Señor.

Si las oraciones de ustedes no llevan a un deseo mayor de Dios, a una unión mayor con Dios, sus oraciones no tendrán sentido ni tendrán mucho valor. Por eso, recen haciendo oraciones de amor, deseando más y más Mi Llama de Amor, para con ella amar a Dios, amarme y amar también a las almas, con ese amor que Mi hijo Marcos habló: el amor sobrenatural, ágape, el amor que llevará a ustedes verdaderamente a ser Llamas incesantes de Amor.

Sean amor, vivan de amor.

Conviértanse sin demora, porque están en la última media hora del día de Dios y estos últimos minutos de esta última media hora pasarán más rápido, para que todo el universo sea finalmente liberado del dominio de Mi enemigo y pueda conocer el culmen de su liberación y de su total renovación.

Recen Mi Rosario Mis hijos, haciendo el Rosario con amor. Que el Rosario de ustedes sea un Rosario de amor, deseando más a Dios, deseando el amor y después dando el amor que Dios pide en el día a día, en el sacrificio, en la oración, en el servicio, en el trabajo; en fin, en todas las cosas.

Conviértanse sin demora, es la última media hora del día de Dios y en breve Mis hijos sonará Mi hora, Yo tendré que ir y cuando Yo vaya, Mi Hijo mandará el Gran Castigo. Lo que impide el Castigo de venir ‘Soy Yo’, que estoy aquí en Mis Apariciones en Jacareí. Pero cuando Yo Me vaya y no venga más todos los días aquí, será retirado aquél que detiene el Castigo, o sea, Mi Inmaculado Corazón y entonces, verdaderamente, vendrá el Castigo.

Conviértanse sin demora, vivan el amor, sean el verdadero amor.

A todos Yo bendigo con amor: de FÁTIMA… de MONTICHIARI… y de JACAREÍ.”



MENSAJE DE SANTA EMILIA

“Amados hermanos Míos, Yo, Emilia, vengo del Cielo para decir a ustedes: “Sean amor renunciando a todo tipo de amor mundano, a las pasiones, a los placeres, que hacen a la naturaleza humana de ustedes decaer más bajo aún que los animales y abran sus corazones al Amor Divino, al amor sobrenatural; para que entonces, este mundo miserable y empobrecido por el pecado, pueda finalmente conocer el amor sobrenatural, el Amor Divino, que todo renovará y todo elevará hasta el mayor culmen de santidad que la humanidad jamás conoció.”

Sean el amor, viviendo el amor en el día a día, sobre todo, dando a Dios la respuesta de amor que Él pide a ustedes todos los días en el día a día y sobre todo, en la hora de la renuncia y en la hora del sacrificio. No sean almas hipócritas, que rezan el Rosario pidiendo un amor que niegan a Dios y a Su Madre cuando es hora de donarse, cuando es hora de amar, pero sean almas verdaderas, almas que de verdad piden el amor, quieren el amor y dan amor, siendo almas de verdadero e intenso amor.

Sean amor, procurando en todo, colocar el amor sobrenatural, para que entonces, hasta incluso las más pequeñas y a los ojos de los hombres, insignificantes acciones de cada día, esas acciones sean sobrenaturalizadas, o sea, el amor sobrenatural dé a ellas valor sobrenatural, poder sobrenatural con el cual ustedes agradarán mucho al Señor y también conquistarán muchos méritos para ustedes para la vida eterna.

Sean amor, sobrenaturalizando todas las acciones de ustedes, haciendo todo con amor sobrenatural, para que entonces, verdaderamente, la vida de ustedes sea preciosa, valiosa y rica a los ojos de Dios, y un día, toda esa riqueza de ustedes aplicadas a las almas, genere la conversión y la salvación de muchas y muchas almas.

Recen el Rosario. El Rosario rezado con amor, es un medio poderosísimo para conseguir el amor sobrenatural. Yo, Emilia, estaré al lado de ustedes para ayudarlos y para auxiliarlos en esta gran y la más importante tarea de la vida de todo hombre.  

Yo no soy la misma Emilia que ya apareció aquí. Vengo por la primera vez, porque amo mucho a Mi amadísimo Marcos, amo mucho el padre espiritual de él Carlos Tadeo y porque amo mucho a todos ustedes también. Protejo a ustedes. 

Ustedes no Me conocen, pero Yo los conozco. Sé todo lo que acontece con ustedes y rezo por ustedes delante del Señor. Quiero ser la amiga de ustedes. Llámenme en todo lo que precisaren de Mí y Yo vendré del Cielo para ayudarlos de la mejor forma que Me permita el Señor.

A todos ahora y a Mi amadísimo y predilectísimo Marcos, les bendigo con amor.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario