11 oct. 2017

Mensaje 7 oct 2017 - Jacarei

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

“Hijitos, hoy, Yo, Jesús, vengo con Mi Madre Santísima para decirles una vez más: ‘Amen el amor, amen Mi Sagrado Corazón que es amor, el amor Soy Yo.’
Vengo para decir que deben amarme como Mi Apóstol Juan me amó. Él que, a lo largo de su vida, Me amó con un amor tierno, profundo y sincero. Y amó también a Mi Madre con un amor profundo, tierno y verdadero.
Sí, ámenme como Juan, procurando siempre más darme ‘todo’, dar su ‘Sí’, dar su vida, dar su amor a Mí.
Ámenme como Juan. Él que estaba siempre cerca de Mí, siempre cerca de Mi Madre María Santísima y por estar siempre cerca de Ella, por amarla tanto, por ser tan amoroso, gentil, dedicado a Ella, cautivó Mi Sagrado Corazón y Me hizo amarlo y tornarlo el discípulo que Yo más amaba.

Ámenme y amen a Mi Madre como Juan amó, para que así, verdaderamente, ustedes puedan darnos ‘todo’ como él dio. Él nos dio su cuerpo, conservándolo siempre consagrado a Nosotros. Él nos dio su mente, pensando solamente en Nosotros, procurando solamente contentarnos, agradarnos, alabarnos, sirviéndonos en todo. Él nos dio su corazón, amándonos más que el padre y la madre, tanto que, cuando Yo miré para él y dije: ‘Ven y sígueme’, él dejó el padre y la madre, dejó su barco inmediatamente y Me siguió.
Él nos amó con todas sus fuerzas e incluso en el calvario, cuando Yo moría clavado en la cruz, él quedó al lado de Mi Madre Santísima y por eso, Yo lo escogí para tornarlo el primer hijo espiritual de Ella, el primero de entre ustedes, el primero de los innumerables hijos que Yo daría a Ella a lo largo de toda la historia de la humanidad.


Imiten el amor de Juan a Mí y por Mi Madre, y entonces, ustedes también serán amados de Mi Sagrado Corazón y del Corazón de Ella como Yo, como él, como Yo amé a Juan.


Ámenme, ámennos como Job, como Job Me amó, como Job amó a Mi Padre, ámenme como Job. Incluso habiendo perdido hijos, casa, riqueza, incluso habiendo perdido la propia salud, Job no blasfemó contra Mí, Job no se rebeló contra Mí y Mi Padre. Antes, Job permaneció fiel, Nos alabó y dio prueba de verdadero amor, porque el amor verdadero se conoce en la tribulación y en el sufrimiento.

Ámennos como Job que, verdaderamente probó que Me amaba con obras, porque la fe sin obras es muerta. Y muchos dicen que Me aman y que creen en Mí cuando todo les sucede conforme a su gusto y conforme a su voluntad. Pero cuando les suceden cosas desfavorables, entonces, se rebelan contra Mí, blasfeman contra Mí y Mi Padre, se revelan, mostrando así una fe muerta, sin obras, sin amor.


Por eso hijitos, ámenme como Job Me amó, para que su fe sea verdadera, su amor sea verdadero y su santidad sea real. Y así, el mundo pueda seguirlos e imitarlos en el camino del verdadero y perfecto amor.
Continúen rezando la Coronilla de la Misericordia todos los días y viniendo aquí, para que Yo y Mi Madre continuemos su conversión. Yo Soy el amor y aquél que venga a Mí y viva en Mí, vivirá en el amor y Yo viviré en él.
A todos Yo bendigo con amor: de PARAY- LE -MONIAL…de DOZULÉ… y de JACAREÍ.”

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Queridos hijos, hoy, nuevamente vengo para decir a ustedes: ‘Soy la Señora del Rosario, recen el Rosario todos los días.’


Quién rece el Rosario todos los días no será condenado, por el contrario, será amado por Dios y en el día de su muerte, verá Mi rostro en la hora de su tránsito y Yo misma con los Ángeles y Santos del Cielo, llevaré esa alma conmigo para el Paraíso.


Soy la Señora del Rosario, di Mi Rosario para Mi hijo Domingo, para que él convirtiese a los herejes con ello y esparciese esa devoción salvadora, esa oración poderosa, para todo el mundo, para así frustrar los planes de Satanás, salvar almas y obtener el mayor triunfo de Dios.
Recen el Rosario y propáguenlo como Mi hijito Domingo de Guzmán hizo, como Mi hijito Marcos hace y entonces, nuevamente volveré hacer gracias, milagros y conversiones retumbantes en la tierra como en el tiempo de Mi hijito Santo Domingo.
Soy la Señora del Rosario, a esta oración de poder Yo di todo el poder y todas Mis Gracias. Por eso, no habrá gracia que no sea alcanzada por la oración de Mi Rosario.  Récenlo, propáguenlo y entonces, verdaderamente, Mi Llama de Amor derramará las gracias eficaces de Mi Corazón sobre la tierra entera y Yo haré nuevamente con que la fe católica reflorezca, renazca donde ella secó y murió, y encenderé la llama de la fe católica donde ella no existe, trayendo a Mis hijos que aún están distantes de Dios para el conocimiento de la verdad, de Su Amor, de Su Gracia.
Soy la Señora del Rosario y a ustedes repito lo mismo que dije a Mi hijito Bartolo Longo, el Apóstol de Mi Rosario: ‘Si tú quieres salvarte y salvar las almas de los otros, propaga Mi Rosario.’
Propaguen Mi Rosario siguiendo el ejemplo de Mi hijito Marcos que, por obediencia y amor a Mí, hizo más de 300 Rosarios Meditados diferentes para tornarme conocida y amada. Ayuden a Mi hijo Marcos propagando los Rosarios Meditados para todos, para que así, todos lo recen y así, el mundo se convierta y tenga paz.
Yo Soy la Madre del amor y todo aquél que venga a Mí, conocerá el verdadero amor que es Dios, vivirá en el amor y Dios vivirá en esa alma.
Aquí donde di grandes señales para confirmar la verdad de Mis Apariciones, nuevamente pido: ‘Cambien sus vidas, abran sus corazones para el amor de Dios, para Mi Hijo Jesús que ya está volviendo en breve a ustedes en la gloria.’
A todos Yo bendigo con amor: de LOURDES… de APARECIDA… de POMPEYA… y de JACAREÍ.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario