22 jul. 2018

22 jul 2018 - España: Mensaje especial sobre Nicaragua

Hijos de Dios, os resulta doloroso todo lo que oís sobre el sufrimiento de los nicaragüenses, pero eso no es nada para lo que no oís. Yo, Jesús, os hablo.





No sabéis bien hasta que inmensidad llega el mal en ese país y en otros, donde las víctimas son las personas sencillas, el pueblo y hasta niños de pecho que no los consideran ni como personas. Es el infierno en esos países donde el mal es el protagonista y, prefieren morir antes que vivir en la represión tan grande que viven y en los sufrimientos tan duros que soportan. Con ellos hijos, sufro Yo también de nuevo Mi Pasión y no Soy indiferente a lo que está sucediendo. Me pedís ayuda para esos acontecimientos derrumbando al dictador, pero hijos, no Me pidáis que venza un mal con otro mal, Mi justicia llegará en su momento, pero vosotros debéis esforzaros en orar más y sacrificaros más por ellos, porque Yo recojo todo lo que Me ofrezcáis y lo aplico a los que más sufren. Yo, Jesús, os hablo.

No Me pidáis el derrumbamiento del dictador con su muerte o un atentando, no Me pidáis que Me convierta Yo también en un vil asesino. Pedidme su conversión, luz para sus acciones, pero no Me pidáis el mal ni siquiera para personas que hacen el mal tan abiertamente y parecen que están inmunes. No será así en Mis juicios, Yo sé lo que debo hacer, pero no Me pidáis que maten a ese hombre y se condene eternamente, más bien pedidme que él vea con claridad sus malas acciones y se arrepienta, porque si vosotros estuvierais en su lugar no sabéis si lo haríais aún peor. Yo no quiero la muerte del pecador, quiero que viva y se arrepienta (Ez 33,11). Yo deseo el bien para todo el mundo incluso para Mis enemigos y, os mandé que os amaráis unos a otros como Yo os he amado, (Jn 13,34) incluidos a vuestros enemigos (Mt 5,44) y a los Míos. Yo, Jesús, os hablo.

El mal toma terreno porque lo que os creéis buenos no hacéis nada de extraordinario para frenar tanta maldad y perversión. Satanás está muy contento con cristianos como vosotros tan mediocres, que vivís vuestra Misa diaria, algún que otro rezo pero no os quita el sueño el dolor de millones de personas que esperan de vosotros solidaridad y sacrificios. Renunciad un poco a vuestros gustos, a vuestros móviles, a vuestros coches, diversiones. Ofreced un día de encerramiento por causa de ellos y Yo Me complaceré en aplicarles ese sacrificio a sus sufrimientos como un bálsamo suavísimo que los ayude. Así que hijos, no Me pidáis el mal para vencer el mal, el mal solo se vence con el bien y con justicia y, eso es lo que Me tenéis que pedir, la conversión de estos dictadores que oprimen y masacran a su pueblo y encima creen que hacen bien. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario