VIDA DE PENAS Y SUFRIMIENTO



¿Crees que Dios se ha olvidado de ti?

¿Crees que tus penas y sufrimientos demuestran que Dios no existe o no está contigo?

 Veamos lo que nos dice Dios Padre:(1)

Por eso les digo: ‘Les amo con todas Mis fuerzas y lo que quiero de ustedes es un amor fiel, leal, puro y verdadero, como el de Mi siervo Job. Sí, él verdaderamente Me amó. En su época no había hombre alguno como él: obediente, temiente a Mí, fiel observador de Mis Mandamientos, íntegro, recto, justo.

 Mi enemigo Me pidió permiso para quitar todo de él con la certeza de que Job se rebelaría contra Mí, se volvería contra Mí y Me traicionaría también. Yo permití y Mi enemigo quitó de él: sus bienes, los hijos, la casa, la riqueza y por fin hasta la salud. Y mientras la mujer de Job decía para él blasfemar contra Mí, Job con toda la paciencia y amor respondía: ‘Aunque Él me mate, yo confiaré en el Señor.’
Sí, nunca hubo un amor como el de Mi siervo Job por Mí, con excepción de Mi Hija Predilectísima María y de José, nunca hubo un amor así. Por eso les digo: ‘Imiten a Mi siervo Job en el verdadero amor a Mí, porque es este amor que Yo quiero de ustedes.’
Sí, un amor que por Mí todo sufre, todo soporta, un amor que todo espera, todo cree. Job creyó en Mi Palabra, esperó por Mi Providencia y por fin, cuando todas sus virtudes habían sido todas testadas y probadas por Mi enemigo, Yo entonces devolví a Job el doble de los bienes que tenía y lo coroné de nuevo de gloria y de victoria. Porque al justo que todo sufre por Mí y que Me ama principalmente en la penuria, en el sufrimiento y no traiciona Mi Amor, a ese Yo daré no sólo el doble como di a Job, pero 100 veces más, como galardón en el Reino Eterno que preparo para los que Me aman. 


Cuando venga la Tribulación ¿qué debo esperar de mi Dios?
"Verán cuán difícil es para el hombre reprimido sobrevivir sin lo necesario y a la vez si poseen fe como un grano de mostaza, no les faltará lo necesario para que sobrevivan, si esta es Mi Voluntad." (2)



¿Me daría Dios un mensaje para fortalecerme y animarme en mi tribulación actual?
Aquí lo tienes:(3)

Maravillosas son las recompensas que les esperan a aquellas almas que superando una y otra tribulación llegarán a una eternidad dichosa, donde Yo les espero.

Hay almas que sin ellas saberlo son verdaderos mártires en Mi iglesia. Sufren una y otra tribulación y ellas no saben que Yo lo dispongo así para mayor corona y para que crezcan en más virtud, y porque además esas tribulaciones sufridas por amor a Mí y por Mi gloria, atraerán a la eternidad dichosa muchas otras almas y algunas de ellas entre sus familiares.

Así pues hijos, no os desanime cuando os viene una y otra prueba. Mi enemigo mortal os quiere hacer sucumbir, que Me abandonéis y que le dejéis el camino libre para él obrar mal en favor de las almas, pero vosotros aguantando y ofreciendo, seréis mártires de Mi Verdad y seréis almas que arrastren -sin saberlo ni siquiera- a muchas otras. Por eso, alegraos cuando sirviéndome y siéndome fiel os salen las cosas adversas. No os preocupe la honra ni el reconocimiento de las criaturas, solo preocuparos de que Yo, Jesús, estoy con vosotros y aunque parezca que os tengo abandonados, no os dejo ni un solo instante. Yo, Jesús, os hablo.


Sé que si de vosotros dependiera y tuvierais ocasión, lucharíais por Mi Verdad en todos los colectivos. Sé que vuestros deseos es que Yo venza en esta sociedad y que en la Iglesia se Me dé el culto y la adoración que merezco por ser Dios y Señor. Y Yo, de forma que no os dais ni cuenta, hago realidad vuestros deseos aunque no los advirtáis, porque muchos de ellos se cumplen pero vosotros no tenéis conocimiento de ello. Por eso, almas Mías, queridos todos de Mi Corazón: coraje, amor, perseverancia y paz, Yo estoy con vosotros hasta el final y si vosotros no Me dais la espalda Yo tampoco os la daré, porque sois los que defendéis de verdad a Mi Iglesia, a Mi Evangelio y al verdadero Magisterio de la Iglesia.  


2 de Septiembre de 2017 
SANTA MARÍA
Queridos hijos, ¡quién mejor que yo puede hablaros del amor y del dolor de mi Hijo! He vivido con Él, he sufrido con Él. Durante la vida terrena he experimentado el dolor, porque fui madre. 

Mi Hijo amaba los pensamientos y las obras del Padre Celestial, el verdadero Dios. Y, como Él me decía, había venido para redimiros. Yo escondía mi dolor en el amor, y vosotros, hijos míos, tenéis numerosas preguntas. No comprendéis el dolor. No comprendéis que, a través del amor de Dios, debéis aceptar el dolor y soportarlo. Cada criatura de Dios lo experimentará en menor o mayor medida, pero, con la paz en el alma y en estado de gracia, la esperanza existe: es mi Hijo, Dios, nacido de Dios. Sus palabras son la semilla de la vida eterna que, sembradas en las almas buenas, producen numerosos frutos. Mi Hijo ha llevado sobre sí el dolor porque ha tomado sobre sí vuestros pecados. Por eso, hijos míos, apóstoles de mi amor, vosotros que sufrís, sabed que vuestros dolores se convertirán en luz y en gloria. Hijos míos, mientras soportáis el dolor, mientras sufrís, el Cielo entra en vosotros. Y vosotros, dad un poco de Cielo y mucha esperanza a quienes tenéis alrededor. 
¡Os doy las gracias!


14 de octubre de 2017
España
Hijos, no os desaniméis, el sufrimiento es moneda de gran valor y es tan necesario para las almas como la oración, por tanto, sed generosos y ofrecedlo a Dios, no lo evadáis, no reneguéis  de él cuándo os venga, simplemente aceptadlo y ofrecedlo a Dios por el bien de la Humanidad entera.


7 de noviembre del 2018
España
Hijos de Mi divino Corazón, veo con dolor que muchos de vosotros vivís agobiados y sumergidos en preocupaciones y problemas de toda índole. Yo, Jesús, os hablo.

Hijos, la vida no es una balsa de aceite en el que todo es suave y dulce, la vida es dura y para unos lo es más que para otros. Pero no os desaniméis, procurad llevad vuestras cargas con fe y amor, Yo os lo recompensaré en la otra Vida porque allí no hay dolor ni penas, solo alabanzas y amor. Todos en esta vida deben pasar más o menos purificaciones. Unos porque carecen de cosas que desean y nunca las tendrán, otros porque las cuentas no les salen bien, otros por problemas de salud o pérdidas de seres queridos, pero todos de una forma u de otra tienen sus sinsabores y, quienes Me los ofrecen Yo hago con ellos maravillas, porque hasta los niños tienen también sus pesares dentro de lo que en su edad pueden soportar. Yo, Jesús, os hablo.

Os lo dije en Mi vida pública porque os veía a todos sufriendo tantas amarguras y tanta incomprensión: Venid a Mí todos los que estáis cansados y agobiados que Yo os aliviaré (Mt 11, 28-30). Sí hijos, sí, quien viene a Mí y se desahoga Conmigo, notará en su alma una paz interior muy grande, y aunque los problemas no le hayan desaparecido se les harán llevaderos porque Yo les daré Mi gracia para que así sea.

Mi Santa Madre intercede por vosotros constantemente y Me expone vuestras amarguras para que Yo no os deje, pero aun así y aunque Mi gracia no os falta, vosotros no sabéis ver más que el dolor que os embarga, no veis más allá de ese dolor. Yo os vigilo, cuido de vosotros y estoy a vuestro lado, pero no os quito la prueba de una vez, porque deseo que tengáis más méritos para la otra Vida y vuestra corona sea más gloriosa. Yo, Jesús, os hablo.

Ofreced esas pruebas que padecéis no solo por el bien vuestro y el de vuestra familia sino por el bien de todas las almas. Por vuestras penas y lágrimas  unidas a Mis merecimientos, se salvarán muchas almas,  porque Yo haré de vuestro dolor actos de reparación y de salvación para las almas que viven olvidadas de Mí pero que en el plano humano no son malas. El mundo sobrenatural no tiene nada que ver con el mundo natural, es totalmente diferente. Mi Madre lo entendió muy bien en vida y aceptó en todo momento las pruebas que padeció desde Mi Encarnación. Ella llena del Espíritu Santo -tenía sus dones en plenitud- lo entendía todo muy bien, pero eso no le quitó  el sufrimiento que supuso para Ella padecer Mi Pasión y muchas otras pruebas que pasó. Porque cuando más iluminada está un alma más comprende los planes de Dios y, aunque los acepte, no quiere decir que no sufra, y así sucedió también con los santos y los bienaventurados del Cielo. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.

(1) 13 agosto 2017 - Jacareí - Brasil
(2) 3 agosto 2017 - Luz de María: Jesucristo

(3) 12 mayo 2017 - España

No hay comentarios:

Publicar un comentario