19 dic. 2013

Jacareí, Brasil 12 de Diciembre de 2013

(Diálogo entre el Vidente y la Madre de Dios)

(Marcos): “Sí, rezaré, sí. ¿Por cuantos quieres Señora? Sí, sí! ¿Por cuánto tiempo? Perfecto, sí, haré todo lo que mandes Señora. Sí, sí. ¿Ella viene también mañana? Santa Bárbara también! Sí, oh, sí!...Sí, sí, sí! Haré sí.
Si me permite Señora, me gustaría de preguntarte si usted Señora me permite dar una Imagen Peregrina para Doña Dina Fialho para que ella lleve a América, para que ella lleve la Imagen Peregrina en los programas que ella viene haciendo en la televisión de tus Apariciones. Ah, entonces te quedarás feliz Señora! ¿Va irradiar la Gracia? ¿Va tocar muchos corazones con ella? Qué maravilla, le diré, sí.
¿Estás contenta Señora con los programas que ella hizo hasta ahora? Sí. Sí! ¿Verdad? ¿Cierto? ¿Él también? Sí, diré a ella y le pediré que ella le diga a él. ¿Usted nos vio Señora? ¿Estabas allí? Y no me dijiste nada! Sí, perfecto. ¿Quiere de nuevo Señora? Sí! Le diré a él que usted Señora está agradecida por el sacrificio que hizo. Sí, sí, sí, sí…Y para este domingo ¿Qué quieres que haga? ¿Un Rosario?, no sé qué hacer. Perfecto, hago. Y para el próximo domingo ¿Qué película quiere que les muestre Señora? ¿De nuevo? Sí. Ah, y en el sábado aquel, sí, sí…”

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

“Amados Hijos Míos, hoy cuando contemplan el aniversario de Mis Apariciones en Guadalupe a Mi Hijito Juan Diego, vengo del Cielo nuevamente para decirles: “Soy la mujer vestida de sol, coronada de doce estrellas, con la luna debajo de los pies, Reina de los Ángeles, Madre del Verdadero Dios por quién vivimos.”

Yo Soy la siempre Virgen María, aquella que aplasta la cabeza de la serpiente. Yo Soy la Guadalupe!

Vengo para decir que en estos tiempos terribles en que están viviendo, estos tiempos malos, del predominio del pecado, de la apostasía y de Satanás. Yo avanzo todos los días con Mi Ejército Victorioso, llevando a todos Mis Hijos que verdaderamente Me aman y Me obedecen hasta la gran victoria de Mi Inmaculado Corazón.

Avanzo con Mi Ejército de almas que rezan Mi Rosario, que hacen todo lo que les tengo mandado en Mis Mensajes, que viven una vida pura, santa, de total donación a Dios y de total docilidad a Mi Voz como tenía Mi Hijito Juan Diego.

Conduzco todos esos Mis Hijos por la ruta de la Santidad, del perfecto cumplimiento de la Voluntad de Dios. Luchando siempre más contra Satanás y su ejército, que es formado por todos aquellos que no rezan, por todos los que están en pecado, por todos los que viven todos los días solo para ofender a Dios y entristecerlo y para matar en las almas la Luz de la Fe y del Amor a Dios arrastrando a sus hermanos para el precipicio del pecado.

También hacen parte del ejército de Satanás todos los que persiguen Mis Mensajes, sean ellos “Obispos, Sacerdotes o Papas”. También todos aquellos que viven únicamente para esparcir las tinieblas del mal y del pecado en el mundo y también todos los demonios que en estos tiempos salieron del infierno con Lucifer para tentar a las almas para el pecado, a fin de llevar a toda la humanidad a la rebeldía contra Dios y a la Perdición Eterna.

Vengan Mis Hijos Amados, luchen Conmigo, la Mujer Vestida de Sol contra el ejército del gran dragón infernal. Para que juntos podamos aplastar la cabeza siempre más: en el mundo, en las almas, en las familias y en la iglesia que él obscureció con su humo. Para que entonces, verdaderamente, podamos llevar al mundo entero al triunfo de Mi Inmaculado Corazón y a la completa liberación de todas las almas del predominio de Satanás.

Agarren Mi Rosario, récenlo, porque solamente por él puedo realizar milagros en sus vidas. Recen el Rosario que Mi Hijito Marcos compuso para Mi Hijita Lucía, porque él (Rosario) Me agrada mucho. Y aquellos que lo rezaren, verdaderamente, se convertirán Santos como Ella. Pues recibirán la Gracia de tener en sus corazones la Llama de Amor que Ella tenía y la Gracia de la imitación de Sus Virtudes.

Continúen haciendo Mi Trecena y la Setena todos los meses. No pueden imaginar cuantas familias ustedes salvan haciendo esas Oraciones que les pedí todos los meses. Y por medio de ellas, les uno cada vez más Conmigo y con Dios y derramo sobre ustedes cada vez más las Gracias eficaces de Mi Inmaculado Corazón.

Estas Mis Apariciones aquí son las últimas para la humanidad, es la última chance que doy al mundo para que se convierta y sea salvado. Esto significa que cuando Mis Apariciones aquí terminen estará agotado el plazo de la Misericordia que Dios ha dado al mundo para que se convierta y enviará el Gran Castigo que este mundo merece por sus crímenes y pecados diarios.

Conviértanse rápido Mis Hijos! No quiero verles sufrir en el futuro, por eso cambien hoy de vida, vuelvan a Dios, pues solamente así pueden ser salvados.

Si el mundo continua sordo a Mi Voz y no se arrepiente y no hace penitencia, fuego caerá del cielo y morirán los buenos junto con los malos. Porque los malos no dejan de ser malos, no tienen pena de continuar ofendiendo a Dios y los buenos no son totalmente buenos, no son ciento por ciento buenos, son buenos apenas un poco, o por un poco de tiempo, pero no son Santos como Yo quiero. Por eso es que Dios va a mandar Su Gran Castigo y como Yo dije en La Salette nadie escapará de él, nadie.

Por eso, si ustedes no quieren ser del número de esos infelices, conviértanse hoy, ahora y no dejen para mañana su conversión. No quiero que sufran en el futuro, por eso, conviértanse rápido, cambien de vida y atiendan esta súplica de Mi Corazón, del Corazón de la Madre Celeste de ustedes.

 Una Madre hace todo por la salvación de sus hijos y Yo como Madre de toda la humanidad, como Madre de ustedes, todo tengo hecho para salvar a todos ustedes. Aparecí, lloré, hice muchas señales portentosas aquí y en otros lugares en que aparecí, todo para conmover sus corazones, para tocar sus corazones y llevarlos a la conversión, llevarlos a obedecer Mis Mensajes, más que eso Yo no puedo hacer.

No puedo salvarles si sus corazones no se abren a Mí. Estoy delante de muchos corazones, pero ellos no quieren, no se abren a Mí. Recen para que los corazones duros acepten Mi Amor. Yo confío que ustedes nunca traicionarán Mi Presencia aquí. Imiten a Mi Hijito Marcos en su amor a Mí y ustedes, verdaderamente jamás Me traicionarán, ni nunca perderán Mi Amor, la Salvación y las Gracias que Yo derramé aquí sobre ustedes.

A todos en este momento bendigo con amor: de GUADALUPE en la Ciudad de México…, de MONTICHIARI…y de JACAREÍ.

La Paz Mis Hijos Amados. La Paz Marcos, el más esforzado de Mis Hijos.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario